ZONA CONTINENTAL DE IM: NEGRO FUTURO

ZONA CONTINENTAL DE IM: NEGRO FUTURO

Una lección mal aprendida: su acelerado y anárquico desarrollo hotelero y urbanístico, en absoluta e impune transgresión a los instrumentos de regulación y control ambiental la ponen camino a repetir, multiplicadas, las problemáticas que hoy padece la zona turística de Cancún

 

SALVADOR CANTO

 

A pesar de ser un área con un alto potencial turístico, que crece a pasos agigantados con una docena de hoteles de lujo en funcionamiento y otros más en proceso de construcción, la Zona Continental de Isla Mujeres –donde se encuentran los desarrollos Playa y Costa Mujeres, que comprende además toda la parte conocida como Isla Blanca– corre el riesgo de padecer los mismos, graves, problemas ambientales que actualmente enfrenta Cancún, debido a que no se respetan las leyes y reglamentos al respecto.

ZONA CONTINENTAL DE IM: NEGRO FUTUROAdemás, existen polígonos que se mantienen como tierra sin ley, donde los despojos y litigios de predios continúan a la orden del día, pese a que toda esta parte debería de tener mayor atención, en virtud de que forma parte de la Gran Reserva de la Biosfera del Caribe Mexicano, decretada en diciembre del 2016.

Todo ello, aunado a los graves problemas de contaminación al subsuelo que ya se presenta en la parte urbana conocida como Ciudad Mujeres donde no existe drenaje, la venta de tierras para asentamientos humanos sigue de forma desmedida y sin control, además de la existencia de cuatro basureros (rellenos sanitarios), tres de ellos clausurados y uno en funcionamiento, que en su conjunto generan una grave contaminación al sistema lagunar Chacmuchuch con el escurrimiento de lixiviados, particularmente el conocido como “Sufre y Calla”.

De acuerdo con el biólogo Gonzalo Aldana Pech, en esta zona se violan todos los instrumentos de regulación y control ambiental, llámese Ordenamiento Ecológico, Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, Normas Oficiales Mexicanas 059 que regula las especies en estatus de protección, NOM-022 que protege los manglares, Ley de Vida Silvestre que prohíbe el deterioro de los manglares, Ley de Aguas Nacionales que prohíbe la contaminación por aguas residuales, Reglamento de Gestión Municipal que prohíbe tiraderos a cielo abierto y vertimiento de aguas residuales al suelo, decretos de área naturales protegidas creadas para hacer un manejo efectivo con una buena administración, entre otras cosas.

Por su parte, Aarón Díaz, experto senior del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) en calidad de representante en la Zona Sur Sureste con oficina en Cancún, advirtió que de mantenerse esa tendencia y de no respetarse las leyes y reglamentos vigentes que permiten construcciones hoteleras y de todo tipo en la zona continental de Isla Mujeres, además del descontrol en la parte urbana, se corre el riesgo de padecer, incluso en menos tiempo de lo previsto, la misma problemática que actualmente tiene la zona hotelera de Cancún.

ZONA CONTINENTAL DE IM: NEGRO FUTURO“No estamos en contra del desarrollo, lo que sí, es que estamos en contra del subdesarrollo, los delitos ambientales y los daños a los derechos como el tener un medio ambiente sano y al agua que se ven afectados”, aclaró.

Cabe destacar que después de los problemas de inseguridad, los delitos ambientales son los hechos que más dañan la imagen de Quintana Roo y la zona norte del estado, es un ejemplo claro de que con una maleta llena de dinero se puede devastar y afectar el medio ambiente para construir un hotel de lujo o cualquier otro proyecto, aún sin contar con los permisos conducentes.

Jesús Cahum Mex, presidente del Comité de Vigilancia y Educación Ambiental Río Chacmuchuch, dijo que las autoridades de los tres niveles de gobierno son omisas al no ponerle un freno a los abusos de los desarrolladores de la zona turística y tampoco hacen nada para atender sus responsabilidades como es el tema de los rellenos sanitarios y asentamientos irregulares en la zona urbana.

 

Los desarrollos turísticos

 

Durante los  últimos 15 años, detrás de pequeños hoteles y algunas viviendas vinieron los grandes desarrollos en la Zona Continental de Isla Mujeres  que comenzaron con proyectos como la marina-hotel La Amada, enclavada dentro de un polígono de poco más de 376 hectáreas adquiridas en su momento por el empresario Carlos Hank González para el desarrollo Playa Mujeres, que cuenta con un amplio campo de golf diseñado por el especialista Greg Norman, además de otros hoteles de firmas importantes y exclusivas de cadenas españolas como Excellence Group, Grupo Prestige, Grand Paladium, Riu Dunamar, entre otros.

ZONA CONTINENTAL DE IM: NEGRO FUTURO

Detrás de este proyecto vino Costa Mujeres, que ya cuenta con diversos hoteles de la cadena RIU, Majestic y Catalonia, además del complejo Planet Hollywood que aún no entra en funciones debido a la pandemia por COVID-19, pero que ya tiene un avance de cerca del 90%.

Es de mencionar que también están otros proyectos como el hotel El Palmar, así como el complejo Paradisus Playa Mujeres que será operado por el grupo español Melía Internacional, ambos cerca de la terminal marítima de Punta Sam; éste último en proceso final de construcción, pese a las evidentes violaciones ambientales como la devastación de mangle y construcción de una playa artificial con rompeolas.

De forma general, la Zona Continental de Isla Mujeres está compuesta por cuatro complejos turístico-residenciales (Playa Mujeres, Paraíso Mujeres, Costa Mujeres y Soto Lindo) aunque sólo dos de ellos se han desarrollado, y con todo esto es considerado el siguiente polo de desarrollo hotelero más importante de Quintana Roo, que tendría más de 35 mil habitaciones para los próximos 15 años, muy por encima de lo que establece el Plan Maestro que contempla 27 mil habitaciones. Actualmente existe el registro, ante la Asociación de Hoteles de Cancún, Puerto Morelos e Isla Mujeres, de 2 mil 514 habitaciones en funcionamiento.

En el 2012, la revista Proceso dejó al descubierto los millonarios intereses transexenales de hoteleros, desarrolladores y políticos del PRI y del PAN en torno a 200 hectáreas de Isla Blanca, un sitio de extraordinaria belleza que fue decretado parque nacional en 1972 y considerado uno de los lugares de mayor biodiversidad que se han conservado, a pesar del explosivo crecimiento hotelero y urbanístico de Cancún.

Se añade que entre estos terrenos existen algunos colindantes de la familia Hank González, así como de los hermanos Bribiesca Sahagún, hijos de Marta Sahagún, esposa del expresidente Vicente Fox.

De igual manera, se hizo hincapié en el desalojo de pescadores, ocurrido en el 2008 durante la administración municipal de Alicia Ricalde Magaña, que facilitó el cambio de uso de suelo de Isla Blanca, a través de un nuevo Plan de Desarrollo Urbano de la zona para permitir la construcción de desarrollos hoteleros y campos de golf, el cual impuso sin consultar previamente a la población.

Hay indicios de que políticos locales como el exgobernador Mario Villanueva, e incluso el expresidente Felipe Calderón, mantienen intereses en tierras dentro de Isla Blanca.

 

Riesgo ambiental en la Península Chacmuchuch

 

Con más de 10 mil hectáreas en su mayoría de humedales costeros, manglares, cuerpos de agua, matorral y dunas costeras, la Península de Chacmuchuch (Isla Blanca) es un ecosistema frágil que funciona como espacio para la alimentación, reproducción y desarrollo de especies silvestre en peligro de extinción y otras más con alto valor comercial; es aquí en estos cuerpos de agua donde se reproducen los peces que luego retornan al mar para nuestro consumo.

ZONA CONTINENTAL DE IM: NEGRO FUTURO

De acuerdo con el biólogo Gonzalo Aldana Pech, desde septiembre de 1999, el Gobierno del Estado de Quintan Roo estableció el primer instrumento de planificación territorial al que le llamo Decreto de Regulación Ecológica para la Zona Continental de Isla Mujeres, que tenía el propósito de evitar el deterioro ambiental y la proliferación de asentamientos irregulares, así como buscar programar los usos de suelo y el manejo de los recursos naturales procurando proteger el ambiente ya que los desarrollos turísticos de Cancún en los general se han caracterizado por provocar desequilibrios ecológicos que se presentan desde su etapa de construcción y su mantenimiento.

En ese sentido –añadió-, dicho instrumento de regulación ecológica le dio vida a la creación del Área Natural Protegida Laguna Chacmuchuch y Laguna Manatí,  y entre sus criterios ecológicos impedía la construcción de obras en tierras dedicas a la protección de la flora y fauna, con características históricas y arqueológicas; prohibía todo tipo de descargas de drenaje sanitario y de desechos sólidos en los cuerpos de agua, no se permitía la desecación de cuerpos de agua en general, y la obstrucción de escurrimientos de escurrimientos pluviales para la construcción de obras, prohibía la afectación de manglares y humedales.

Comentó que en la parte sur de Isla Blanca sólo se permitía 10 cuartos por hectárea y un porcentaje de desmonte del 40% del predio siempre y cuando no sean manglares y humedales; en la parte norte tan solo 5 cuartos por hectárea.

“Un Decreto de estas magnitudes no permitía complacer a los desarrolladores que buscaban las mayores ganancias, por ello, para complacer a la iniciativa privada fueron creado en mayo de 2001 los famosos Ordenamiento Ecológicos, primero los territoriales y luego los Locales, con lo cual los porcentajes de desmonte se incrementaron al doble y la densificación aumentaron al 100%”, afirmó.

Explicó que este desarrollo masivo, también trajo consecuencias al medio ambiente, principalmente por una mala gestión en el manejo de las aguas residuales y el sistema de alcantarrillado sanitario que hasta hoy en día continua provocando daños severos al sistema Lagunar Chacmuchuch.

Consideró que las mayores amenazas que está afectando a los cuerpos de agua, a los humedales, a los manglares y la causa de pérdida de biodiversidad y la extinción local de especies en todo este sistema, viene de una pésima gestión de la ciudad de Cancún, de Rancho Viejo y el desarrollo hotelero masivo de la porción sur de la Península de Chacmuchuch.

“El mal manejo de la ciudad de Cancún ha traído daños ambientales severos en detrimento de los humedales y manglares de Chacmuchuch y Manatí, grandes cantidades de basura, millones de litros de lixiviados y aguas residuales vertidas al sistema, son los principales dolores de cabeza”, acotó el especialista ambiental.

Por esa razón, consideró que en la Península de Chacmuchuch es donde se viola todos los instrumentos de regulación y control ambiental, por lo que es urgente establecer acciones concretas, actividades que frenen a toda amenaza e impactos ambientales que están ocurriendo hasta hoy en día.

De no hacerlo –subrayó–, los riesgos en el futuro cercano son evidentes, los humedales, lagunas costeras y manglares de esta zona continuarán mermando y su capacidad natural para contener la contaminación será rebasada con consecuencias trágicas.

“Si no valoramos ahora los Servicios Ecosistémicos que presta estos pantanos, no solo no cumpliremos con los tratados internacionales signados por nuestro país como es el Convenio Sobre Diversidad Biológica CDB y RAMSAR por citar algunos, sino estaríamos comprometiendo aun mas nuestro derechos humanos a contar con un ambiente sano”, comentó a El Despertador de Quintana Roo.

 

Cambios de uso de suelo irregulares

 

Para Aarón Díaz, experto senior del Cemda y representante de la organización en la Zona Sur Sureste, es claro que todo el complejo de Isla Blanca está corriendo el mismo riesgo, o hasta un punto más grave, de contaminación prematura como pasa en Cancún, lo cual “es preocupante porque en la Zona Continental de Isla Mujeres no existen los servicios públicos básicos como drenaje, lo que puede afectar el acuífero y sobre todo la disponibilidad de agua para consumo humano”.

ZONA CONTINENTAL DE IM: NEGRO FUTUROTambién –dijo– hay un alto grado de cambios de uso de suelo irregular y asentamientos irregulares, pues como se sabe, se han conurbado en una metrópolis Cancún y la Zona Continental de Isla Mujeres, y este crecimiento lleva una anarquía territorial bastante preocupante, ya que prácticamente no hay servicios de drenaje en una zona que ya tiene un alto grado de desarrollo.

“Es bastante lamentable que se estén lotificando terrenos en zonas de conservación que es como al norte del relleno sanitario, lo que sería el aérea agroforestal, en donde ya hay asentamientos humanos y sigue la venta de terrenos y obviamente todo esto ya está afectando la selva, no cuentan con servicios básicos y entonces todos estos desarrollos van generar un daño al acuífero porque ahí está el área de extracción de pozos donde se saca el agua para Cancún e Isla Mujeres”, explicó en entrevista con El Despertador de Quintana Roo.

Fue claro al exponer que las cosas se tienen que hacer con una planificación adecuada pues “un ejemplo de cuando las cosas se hacen mal es lo que está pasando en estos días en la zona hotelera de Cancún, donde la propia autoridad (Fonatur) o los que tienen las plantas de tratamientos de agua ya se oponen a nuevas obras porque están rebasados en cuestión de infraestructura y ya no pueden hacer un manejo adecuado de las aguas residuales para más desarrollos”.

Insistió en que “no estamos en contra del desarrollo, lo que sí es que estamos en contra del subdesarrollo, los delitos ambientales y los daños a los derechos como el tener un medio ambiente sano, al agua que se ven afectados; hay obras que se pueden hacer de manera conforme a derecho y que tanto técnica como ambientalmente son viables sobre todo en la parte Continental que sería la Zona Urbana de Isla Mujeres, donde existe un desarrollo urbano desorganizado que no tiene una presencia del gobierno municipal a través de Servicios Públicos y drenaje, además que se permiten más asentamientos irregulares con invasiones en la zona de pozos y eso genera el riesgo de que se colapsen en cualquier momento y es también preocupante que existen zonas inundables donde se pretenden hacer desarrollos y están previstos en los planes de desarrollo urbano”.

El experto del Cemda apuntó que es importante que el gobierno municipal actualice el Plan de Ordenamiento Ecológico Local (POEL), pues el que usan es el del 2008, es decir, ya tiene 12 años y hay desarrollos tanto en la parte turística como en la urbana que violan la reglamentación.

A pregunta concreta sobre qué pasa con las leyes y reglamentos, afirmó que “hay un alto grado de ineficiencia en la aplicación de los instrumentos, tanto en las leyes como en los de gestión territorial”, por ello comentó que “se tiene que actualizar el POEL que establece que debe haber una bitácora ambiental que dé seguimiento al cumplimento, pero sin embargo no se hace y no se sabe si se está cumpliendo o no; entonces todo eso provoca una anarquía en donde todo mundo construye sin considerar estos instrumentos de planeación y adicionalmente tenemos este fenómeno de impunidad de legalizar los delitos ambientales a través del pago de multas y eso es triste, que sea una acción frecuente de la autoridad que con esta multa ya regulariza o da por visto el delito ambiental cuando se debería llevar a la remediación y sin embargo no ocurre así”.

 

Saqueo de arena, despojos y oídos sordos de autoridades

Durante muchos años, la zona de Isla Blanca ha sido escenario de constantes saqueos de arena de empresarios de Cancún, así como de invasiones de valiosos predios costeros.

ZONA CONTINENTAL DE IM: NEGRO FUTUROEn el 2013, Carlos A. Castells, presidente de la Asociación de Colonos de Isla Blanca, denunció el saqueo de arena en el fraccionamiento Francisco Javier, en la Zona Continental, en una situación que ante la nula acción de las autoridades ha sido recurrente.

Recientemente, el mismo residente de Isla Blanca recordó que por la destrucción de 10 mil metros cuadrados de plantas nativas en el lote 14, fraccionamiento Santa Fátima ocurrido en el 2019, interpusieron una denuncia ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción en contra del presidente municipal de Isla Mujeres, Juan Carrillo Soberanis, y de su director de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente, Nivardo Fernández Martínez, por reiteradas omisiones a la protección del medio ambiente.

Lo anterior, porque habrían dado facilidades para la destrucción al medio ambiente por parte de las empresas “Grupo Malvistus S.A. de C.V.” y “Makinganentrance S.A de C.V.”, las cuales desde el inicio de los trabajos de desmonte y excavación de material pétreo, ignoraron las leyes y reglamentos existentes.

Otro de los graves problemas es el despojo de valiosas tierras que siguen a la orden del día en toda la zona de Isla Blanca, ante lo cual los mismos colonos piden a las autoridades poner atención a ello para evitar que “llegue la sangre al río”, debido a que hay muchos intereses de políticos locales y nacionales.

Hace dos semanas, la Fiscalía General de Quintana Roo puso a disposición del Ministerio Público a dos personas que rompieron los sellos de aseguramiento colocados en un predio de Isla Blanca invadido por un grupo de sujetos que desalojaron a la fuerza a vigilantes, para ingresar maquinaria con el propósito, presuntamente, de construir un inmueble.

 

Rellenos sanitarios siguen contaminando

Uno de los graves problemas de contaminación que existe en la zona, son los rellenos sanitarios y principalmente el denominado “Sufre y Calla” clausurado desde el 2005 pero del que hasta la fecha, por todos los rincones de la montaña de basura compactada, escurren cientos de litros de lixiviados diariamente que se van directo al subsuelo.

ZONA CONTINENTAL DE IM: NEGRO FUTUROEn un recorrido por dicho lugar donde funcionó uno de los basureros del lugar, efectuado recientemente por Jesús Cahum Mex, presidente del Comité de Vigilancia y Educación Ambiental Río Chacmuchuch, acompañado de funcionarios de la Procuraduría de Protección Ambiental (PPA) del gobierno del Estado, se pudo evidenciar la grave contaminación que existe en la zona.

“Existe una anarquía total, este relleno sanitario fue clausurado desde el 2005 y hasta donde sabemos debería ser atendido tras el cierre por la empresa Energreen SA de CV para la extracción del gas metano que sería convertido en energía eléctrica, pero la corrupción vuelve a salir a flote”, comentó a El Despertador de Quintana Roo quien dirige a un grupo de activistas ambientales.

En la zona que colinda con un rancho del ejidatario Saúl Alonso se observó que algunas de las reses que tiene pastan en la parte del fondo del basurero y en los alrededores donde corren ciento de litros de lixiviados que escurren por todos los puntos de la montaña de basura compactada, pues es evidente que los canales que fueron construidos para contener esos líquidos, están tapados.

La contaminación es más que elocuente y todo se está dirigiendo al manto acuífero que es trasladado de forma directa a la Laguna Manatí, a escasos metros del lugar y por ende, poco a poco se encaminan hacia la Chacmuchuch, que cada vez se aproxima a los problemas que actualmente enfrenta la Laguna Nichupté.

“Con esta contaminación se viola y transgrede el protocolo de Kioto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, al Convenio sobre Diversidad Biológica y la Norma Oficial Mexicana 059-Semarnat-2010 sobre especies sujetas en peligro de extinción,  la Norma Oficial Mexicana 022 que regula los manglares, viola el artículo 60 TER por afectar la integridad de los manglares y al Código Penal Federal por delitos contra el ambiente, a la zona núcleo de la Reserva de Biosfera Caribe Mexicano un Área Natural Protegida Federal”, afirmó el ambientalista; añadió que ya preparan una demanda penal ante la Fiscalía General de la República (FGR) en contra de los gobiernos municipales de Isla Mujeres y Benito Juárez por ser insensibles a este grave problema.

Mencionó que desde el año pasado interpusieron denuncias ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la misma PPA, pero dichas dependencias no han actuado, hasta ahora que la instancia estatal hizo un recorrido para constatar los hechos.

No obstante actualmente dicho lugar está abandonado, sin vigilancia y sin ningún tipo de tratamiento, y continúa escurriendo lixiviados que ya afectan los ecosistemas de manglares, humedales, lagunas costeras y dañan la productividad natural y la biodiversidad de peces, ya que estos ecosistemas corresponden a zonas de anidación, reproducción, refugio, alimentación y alevinaje, además de provocar daños a los servicios ecológicos de más de 30 mil hectáreas del Sistema Lagunar Chacmuchuch perteneciente a la Reserva de Biosfera Caribe Mexicano.

Es de mencionar que dicho comité ambiental que se encuentra certificado por diversas autoridades realiza frecuentemente recorridos tanto en la parte terrestre como en la costa a bordo de embarcaciones y en todo momento han evidenciado la problemática y contaminación permanente en el lugar.

 

Proyecta ejido IM gran pueblo de apoyo

ZONA CONTINENTAL DE IM: NEGRO FUTUROEn medio de todo este problema de contaminación y falta de atención de las autoridades en materia ambiental, el ejido Isla Mujeres, compuesto por 232 comuneros, proyecta en lo que es el último polígono de tierras de uso común de al menos 25 mil hectáreas que tienen enfrente de la Isla Grande de Holbox, un gran pueblo de apoyo.

De acuerdo con ejidatarios consultados al respecto, la idea surgió desde hace dos años y el objetivo es aprovechar una franja de por lo menos 36 kilómetros de costa adentro de la Reserva de la Biosfera del Caribe Mexicano, para establecer ahí un futuro pueblo de apoyo que serviría para complementar el desarrollo turístico de la Isla Grande de Holbox, pero a causa del COVID-19 que impide la realización de asambleas, no se ha vuelto a tocar el tema.

La última vez que se habló de ello fue en la asamblea del 8 de marzo del presente año (antes de la pandemia), en donde se planteó que de las 25 mil hectáreas que tienen aún de tierras de uso común, el ejido Isla Mujeres podría aprovechar unas ocho o 10 mil hectáreas.

 

 

*******

 

De acuerdo con ambientalistas, estos son los puntos clave de la contaminación existente:

1.- Basura, que hoy en día existen depositadas toneladas y toneladas de residuos entre los manglares. Tan solo de referencia el Comité Comunitario Río Chacmuchuch en colaboración con Ibanqroo y PPA han extraído 120 toneladas en 2 años, y quedan aproximadamente 500 toneladas más.

2.- Caldo de la basura en el relleno sanitario norte o conocido como Sufre y Calla, continúa produciendo desde 2005, millones de litros de lixiviados que escurren hasta llegar a todos los cuerpos de agua del sistema lagunar Chacmuchuch.

3.- Millones de litros provenientes del rebosamiento del sistema de alcantarillado sanitario de Cancún, aun en épocas no lluviosas y más aun en septiembre y octubre con precipitaciones pluviales rebosan discriminadamente y escurren hacia el humedal y saturan la capacidad de resiliencia de los humedales. Aguakan y el Ayuntamiento de Isla Mujeres y Benito Juárez están siendo irresponsables y débiles con este tema, no existe una ciudad de 100 como pregonan algunos políticos. Las autoridades ambientales estatales y federales que deben aplicar la Ley en temas de aguas residuales y residuos sólidos están siendo débiles en su actuar, se requiere mano dura con los infractores. A la empresa Aguakan urge que se le haga responsable por el vertimiento de aguas residuales ocurrido en 2018 en el arco norte donde durante un solo día por la ruptura de una tubería de drenaje de 32 pulgadas, vertió aguas residuales crudas al sistema lagunar.

4.- Cientos de hectáreas de asentamientos irregulares que están aumentado en toda la zona de Rancho Viejo no tiene para cuando parar. Estos predios son utilizados primeramente por los Sindicados de Transportistas de Carga y Descarga, como basureros clandestinos, los depósitos de basura se miden en cientos de unidades de volteo, luego los dueños o poseedores, fraccionan los predios y los venden a la gente aprovechándose de sus necesidades de vivienda, sin drenaje, sin servicios de recoja de basura, sin servicios eléctricos, sin educación.

 

Ante ello, proponen:

1.- El manejo Post-clausura del Relleno Sanitario Norte conocido también como Sufre y Calla.

2.- Acuerdo de cooperación con los administradores y manejadores de las aguas residuales para que se comprometan a mejorar la gestión del sistema de alcantarillado.

3.- Construir las casetas de control en las principales entradas para evitar el ingreso de basura y frenar los tiraderos clandestinos.

4.- Modificar el Ordenamiento Ecológico Local de Isla Mujeres y Benito Juárez, para disminuir las densidades.

5.- Mano dura con los propietarios y poseedores de tierra que se aprovechan de la gente para vender lotes sin servicios básicos.

6.- Destinar recursos financieros provenientes del Fideicomiso de Saneamiento Municipal, para implementar estudios y proyectos de rehabilitación del ecosistema.

7.- Que se ponga orden en el crecimiento desproporcional de los desarrollos hoteleros donde se respeten las densidades y se cumplan las leyes ambientales.

 

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario