Y EN INVIERNO SE PONDRÍA PEOR | LA CASA DEL JABONERO

Niza Puerto

En algunos puntos del país como Quintana Roo se ha avanzado en el semáforo epidemiológico para situarse tan a sólo a un escalón de la normalidad, del color verde en el que, incluso, los niños ya pueden regresar a la escuela. Y, como era de esperarse, la situación se empieza a relajar y el valemadrismo se multiplica.

Sin embargo, especialistas de México como lo son seis exsecretarios de Salud advierten que lo peor en la crisis de salud estaría por venir en la época invernal si el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no se prepara para enfrentar la pandemia, es decir el contagio de influenza y al mismo tiempo de Covid-19 en el invierno.

Y realmente me estruja el alma ver este tipo de declaraciones y la forma en que –no hay de otra– le tiran la bolita, la responsabilidad al presidente López Obrador, quizá el menos oportuno en el momento más inoportuno, o sea, el peor presidente en el peor momento.

Por ello, los ex funcionarios que, me atrevo a decir que al menos algo han de saber, lanzaron propuestas para corregir la estrategia

Pidieron invertir 20 mil millones de pesos para aplicar 127 mil pruebas semanales a lo largo de 8 semanas continuas para detectar el virus SARS CoV2, realizar un mapeo nacional que permita tomar medidas de distanciamiento focalizado, generalizar y hacer obligatorio el uso del cubrebocas y revertir la reforma “que dio lugar –dijeron– al engendro del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi)”.

El presidente de la Universidad de Miami y exsecretario de Salud en la administración del panista Vicente Fox, Julio Frenk, dijo que en México “estamos llegando a un punto en el que empezamos a caer en la normalización de la catástrofe. Se vive una anestesia colectiva ante la magnitud de las pérdidas y una trivialización de la tragedia, más una gran indiferencia ante lo que sin duda es una falla brutal de liderazgo político”.

Cierto es que se requiere una sacudida de la conciencia colectiva. Esto no es normal, no podemos acostumbrarnos a una tragedia de esta magnitud en donde los números dejan tener significado, ni acostumbrarnos a que es normal que un gobierno equivoque de manera tan dramática y que no exijamos cuentas claras. El momento es oportuno porque se anticipa un crudo invierno que traerá la confluencia de los dos virus, el de la influenza y el de SARS CoV2.

Frenk observó una situación de fatiga social ante la pandemia y ante las medidas de contención, por lo tanto, es un momento de mucho reto para impulsar nuevas medidas que permitan contener el crecimiento del número de personas fallecidas: “Hay que hacer un golpe de timón y cambiar la estrategia que a todas las luces ha dañado y no podemos aceptar resignadamente el fracaso de las políticas públicas”, insistió.

En fin, los ex secretarios de Salud entregarán 14 propuestas al gobierno federal, pese a que ellos y nosotros sabemos que la soberbia y la altivez de ya saben quién se los pasará ya saben por dónde.

Que Dios no agarre confesados…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.