Investigadores franceses han descubierto que la concha, que se creía un vaso ceremonial, en realidad es un instrumento de viento usado por la cultura magdaleniense

AGENCIAS

PARÍS.– Una gran caracola de hace 18 mil años, con perforaciones para emitir sonidos y encontrada en la cueva ornamentada de Marsoulas (Francia) es el instrumento de viento más antiguo de su tipo conocido hasta ahora, según investigadores franceses.

La caracola, de 31 centímetros de longitud y 18 de diámetro, fue hallada hace 90 años en esa cueva, una de las más importantes del país por el arte rupestre pintado en sus paredes.

Ya entonces sus descubridores vieron que la caracola, de la especie Charonia lampas, había sido modificada por las manos humanas y sospecharon que se trataba de una especie de copa ceremonial. Pero tras el análisis mediante modernas técnicas de imagen, los investigadores observan ahora que la concha fue modificada para añadirle una boquilla y soplar a través de ella para emitir sonidos.

Para confirmar la hipótesis, los investigadores recurrieron a un músico de viento, que consiguió producir con ella tres sonidos similares a las notas do, do sostenido y re.

“Es un descubrimiento muy importante porque va a demostrar que en el Paleolítico se hacía música con objetos transformado además de las flautas”, explicó la autora principal de la investigación, Carole Fritz.

Los instrumentos de viento más antiguos conocidos son unas flautas de hace unos 35,000 años descubiertas en Alemania en 2004.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí