UNIDAD, PARA RECUPERAR CANCÚN: MADALY ROMERO ONGAY

0
95

La recién nombrada presidenta del Club Rotario Cancún Conmemorativo convoca a todos los sectores de la sociedad a conjuntar esfuerzos para recobrar la tranquilidad que alguna vez caracterizó al destino

 

 

SALVADOR CANTO

“Tenemos que unir esfuerzos todos para que Cancún recupere la tranquilidad que desafortunadamente se ha ido perdiendo por la inseguridad”, expresó Madaly Ivette de Guadalupe Romero Ongay, recién nombrada presidenta del Club Rotario Cancún Conmemorativo, perteneciente al Distrito 4195 de Rotary International.

Acompañada de Jesús Ordaz (Chucho), presidente del Comité Vecino Vigilante y Paz Positiva e Itzell Pedroza, secretaria adjunta y presidenta del Comité de Imagen Pública del Club, en entrevista con El Despertador de Quintana Roo Romero Ongay dijo que desafortunadamente no toda la gente que llega a Cancún lo hace con buenas intenciones y por ello insistió en que “debemos estar unidos para que haya más estabilidad en nuestra ciudad, que volvamos a ser ese Cancún en donde podíamos caminar y salir a las tres de la mañana y no preocuparse de ver a quién tienes al lado”.

Por ello, explicó De Viva Voz que uno de los proyectos que tienen como Club Rotario Cancún Conmemorativo es el programa Pro-Paz a través del esquema de Vecino Vigilante y Paz Positiva, que se ha logrado acuerdos con autoridades de seguridad pública, fiscalía y comercios para implementar acciones preventivas para frenar una serie de delitos.

 

—¿Cuáles son las funciones o labores de un Club Rotario y quiénes la integran?

—Lo integran en su mayoría empresarios, gente con cierto nivel académico de preparación, gente voluntariosa que da de sí antes de pensar en sí, la gente honorable y respetable de una ciudad que es guiada por buenos principios. Un Club Rotario posee una mesa directiva que cambia cada año y para pertenecer se requiere una invitación, Rotary no es para todos.

 

—Recientemente tomó posesión como presidenta del Club Rotario Cancún Conmemorativo perteneciente al D-4195, eso ¿qué significa para usted?

—Tener esta representación es un honor, es una gran responsabilidad con la sociedad, con mi ciudad, con mis compañeros socios, conmigo misma, es una manera de tratar de ver cómo podemos ayudar a nuestra comunidad a que mejore. Ver a dónde podemos llegar, ahí donde muchas veces no queremos ver o nos queremos olvidar. A nosotros se nos ha confundido con un club de ayuda social, aunque sí ayudamos, pero en proyectos grandes y por eso nuestro lema de este año es ‘Servir para cambiar vidas’. Tenemos claro que sólo uniendo esfuerzos podemos lograr mucho más y ser representante de un Club con 25 socios entre empresarios, líderes, es un gran reto. Para mí Rotary es una filosofía de vida, en el momento que acepté este cargo supe que no iba a ser una tarea nada fácil y ahora tengo la oportunidad de trabajar en lo que creo.

 

—¿Cuáles son los proyectos a corto, largo y mediano plazo para el Club Rotario Cancún Conmemorativo?

—Tenemos dos proyectos fundamentales, uno es la Casa de los Abuelitos en la comunidad de Leona Vicario que ya anteriormente compartíamos con Club Rotario Internacional. Desde el año pasado comenzamos con este proyecto que presentó uno de nuestros socios y se está construyendo una Hacienda Rotaria, un lugar en donde se busca reunir a la mayoría de los abuelitos que ya son como 160, a quienes se les lleva despensa una vez al mes, servicios médicos, sobre todo una comida, estar con ellos, pasar un día agradable. Ahí teníamos ya los espacios, pero los techos que eran de lámina con los huracanes del año pasado se voló todo y lo que hicimos durante la pandemia es visitarlos en sus casas, algunos desgraciadamente ya no estaban porque viven en completa soledad. Con todo eso se platicó y un compañero dijo que él iba a hacer el proyecto el cual comenzamos, ya está todo y para seguir avanzando, lo que pedimos es apoyo a toda la comunidad, nosotros no manejamos el dinero, lo que les pedimos es varillas, bloques, estamos tratando de hacer convenios con algunas empresas para que haya donaciones en especie para construir y en un lapso de tres meses se construya este lugar que tendrá un dispensario médico y será un lugar para que nuestros abuelitos puedan sentirse amados, para esos años mucho o poco que les queda y los puedan disfrutar. Quiero decirte que en conjunto estamos haciendo un acuerdo con el DIF municipal que nos invitó hace poco para apoyar una casa para abuelitos en Cancún y ya hicimos la primera donación. El segundo proyecto que tenemos es el de Pro-Paz, de Vecinos Vigilantes por lo mismo de la seguridad, para que haya más estabilidad en nuestra ciudad, que volvamos a ser ese Cancún en donde podíamos caminar y salir a las tres de la mañana y no preocuparte de ver a quién tienes al lado.

 

—El tema de la pandemia sin duda ha sido una situación más que complicada para las familias, ¿cuál es el panorama que vislumbran para Cancún para los próximos años?

—Cancún es una ciudad muy generosa, he tenido la oportunidad de verla casi nacer porque crecí con ella, y la gente que hay que es de todos lados, pero al final te enamoras; dicen por ahí que si Cancún no te acepta te vas. Lo que percibimos con la unión y todos estamos poniendo un granito de arena, es que hay que ayudar a concientizar, recordarle a la gente que ya sabemos cómo se puede combatir, ahora hay que aplicarlo con la ayuda incluso de los medios de comunicación, con lo que vamos a superar este proceso que yo le llamo tal vez una purificación que estamos pasando. Probablemente como ciudad, como lugar turístico habíamos llegado a un punto que no se sabía ya para dónde ir, era sólo construir y construir, ya no se estaba dando un servicio de calidad, se había perdido mucho y con esta purificación creo que lo estamos retomando, se están valorizando de nuevo los empleos al turismo y veo que estamos yendo para adelante y cada día falta menos para lograr tener un Cancún mejor de lo que ya teníamos.

 

—Como experta en el tema educativo, ¿qué opina del regreso o no a clases presenciales, considera que existen realmente las condiciones para ello?

—Tenemos que seguir adelante, esto no va pasar mañana ni dentro de un mes, estamos aprendiendo a convivir con el virus. Regresar a las escuelas es positivo porque a los niños les hace falta el compañerismo, le hace falta la actividad, el contacto con otros seres vivientes y no con una televisión o una tablet. Las escuelas públicas se cerraron completamente y muchas fueron saqueadas, tienen daños en la infraestructura y los colegios particulares ¿qué sucede?, al final se cree que tienen todo el dinero para invertir, cuando desgraciadamente no es así porque a ellos no les dan nada y han tenido que bajar colegiaturas, no es fácil. Probablemente el gobierno y otros sectores deberían apoyar a las escuelas privadas y también a las escuelas públicas. Por todo esto, sí, que regresen los niños pero con las debidas medidas y que haya un apoyo para poder presentarles un lugar digno para ellos porque no nos olvidemos que son nuestro presente y lo que ellos estén viviendo, es lo que el día de mañana van a transmitir, así como nosotros lo estamos haciendo ahora.

 

—¿Qué opina del empoderamiento de la mujer?

—Tenemos que identificar que la mujer ha logrado tener un reconocimiento, que se les dé un lugar, que puedan hacer cosas que antes no se podían, es muy importante, pero no confundamos eso. En Rotary hasta los años 60 existían las Damas Rotarias que eran las esposas de los Rotarios; México tiene menos años, en los 80 fue cuando comenzó a entrar la mujer ya como Rotaria, en Cancún fue en el año 2000. Por ello es muy importante lo que como mujeres hemos adquirido o recuperado tal vez, mediando probablemente de que estamos entre paridad de los deberes entre hombres y mujeres. Pero no nos equivoquemos y no dejemos que el ego nos nuble el camino de lo que estamos haciendo.

 

—En la actualidad en México y en Quintana Roo no es la excepción, se viven momentos complicados en materia de seguridad, en ese sentido, ¿qué consideran que debe de cambiar el gobierno para darle tranquilidad tanto a empresarios como a las familias?

—Desgraciadamente no toda la gente que llega lo hace con buenas intenciones, hay de todo. Nosotros tenemos un programa que es Vecinos Vigilante que se lleva en varias partes de la República y me gustaría que fuese “Chucho” quien hablara de ello.

 

—Jesús Ordaz, ¿qué nos puedes comentar al respecto?

—El tema de la seguridad es algo en el que tenemos que participar todos, nosotros como Club Rotario Cancún Conmemorativo le estamos apostando a la cultura de la denuncia porque sin denuncia no hay delito.

 

—¿Qué funciones tiene el Comité Vecino Vigilante?

—Hemos firmado un acuerdo de colaboración con la Fiscalía General del Estado, la Policía Estatal, la Guardia Nacional en donde la idea es que todos vamos a colaborar en una sola voz; lo que buscamos, es que la gente denuncie los hechos al 911 o al 089, estamos mandando a hacer placas disuasivas que tienen como objetivo que los ladrones o la gente que quiera robar, al ver la placa no sabe si hay una cámara o si alguien realmente lo está vigilando y va a avisar a las autoridades y eso hace alejarlo del lugar. Es un programa importante porque intervienen jóvenes, adultos en la cultura de la denuncia, además estamos insistiendo en el uso de las aplicaciones de seguridad en los teléfonos que muchos no las sabemos usar como el 911 nacional, el PF móvil que son de ayuda inmediata, pero que si aprendemos a usar, los cuerpos policiacos en el estado o el municipio, tienen que intervenir inmediatamente.

 

—¿Cómo insistir en la denuncia si muchas veces la gente no confía en las autoridades?

—Muchas veces no denunciamos porque se cree que no se nos hará caso y por eso es que se firmaron estos acuerdos de colaboración con las autoridades. Nosotros sí estamos confiando en las autoridades, porque si no lo hacemos, ¿en quién creemos?, no hay más policías, no hay más fiscalías que las que tenemos y por eso tenemos que confiar en ellos. Pero a su vez, nosotros presionamos con las llamadas, con las denuncias y el apoyo de la prensa.

 

—¿Consideras que estamos en una situación complicada en materia de seguridad?

—Sí, estuvimos un año encerrados, obviamente al no salir los delincuentes hicieron de las suyas, sin embargo había patrullajes, sí están trabajando las autoridades y hay que poner la confianza en ellos, pero también tenemos que actuar nosotros mismos como ciudadanos. No vamos a arriesgar que nuestras hijas o hijos anden de noche quién sabe en dónde, ¿qué es lo que consumen o con qué amigos se llevan?, eso me corresponde a mí como padre y no le tengo que dejar todo al gobierno y hoy se han perdido esos valores y esas costumbres.

 

—¿Crees que sea necesario que en México se regularice el tema del uso de armas?

—Nosotros somos Pro-Paz, si hacemos que la gente compre armas, imagínense la escalada (de violencia) que vamos a tener. Estados Unidos lo tiene, pues hasta en Walmart compran una pistola. ¿Cuántos hechos delictivos ha habido o acciones en donde el hijo tomó el arma del papá y va a la escuela y mata a la maestra y a compañeros?, por eso creo que aquí en México no es por ahí la solución, esto es educación y principios. Nuestro trabajo como Rotarios es proponer cosas por la paz.

 

—¿Algo más que nos quieras comentar?

—Vamos a seguir trabajando con este programa vinculado a “Vive Seguro” y estamos viendo la manera de adquirir alarmas vecinales y sobre todo, insistir en que la gente denuncie, impulsar la cultura de la denuncia porque si la gente no denuncia, los actos van a seguir. Ahorita tenemos un C-5 maravilloso, pero tenemos que saber cómo funciona. Esos cuerpos policiacos que anteriormente venían funcionando mal, ya no están y me he dado cuenta que sí están llevando exámenes de control y todo esto ha costado un proceso de dos años y medio para una depuración, aunque no te digo que el 100% de los policías son buenos, porque no es cierto, muchas veces ellos se coluden, podrás tener una buena intención y pasar los exámenes, pero si la mala llega y les ofrece un cañonazo de 10 mil, 20 mil, 30 mil o 100 mil pesos,  lo aceptan y se quedan callados, no nos hagamos, la situación en el país es muy difícil ahorita.

 

*****

¿Quién es Madaly Ivette de Guadalupe Romero Ongay?

  • Nació hace 50 años en Mérida, Yucatán y en 1973 llegó a vivir a Cancún con su familia.
  • Su mamá tenía uno de los primeros restaurantes en el Parque de Las Palapas, del que hoy los verdaderos pioneros y fundadores de la ciudad se acuerdan.
  • Tras el fallecimiento de su mamá se fue a vivir 20 años a Roma, Italia y hace cinco años regresó a Cancún.
  • En lo que se refiere a su carrera rotaria, desde los 18 años tuvo la oportunidad de ser una de las fundadoras del primer Club Rotaract de Cancún que son los jóvenes Rotarios.
  • Al regresar a Cancún se integró de lleno a un Club Internacional y posteriormente retornó al Club Conmemorativo Distrito 4195 del cual fue fundadora y recientemente fue electa presidenta para el periodo 2021-2022.
  • Es licenciada en Ciencias de la Educación y de la Formación, se recibió en Italia y durante muchos años se dedicó a la vulnerabilidad social y de jóvenes, adolescentes y niños.
  • Actualmente labora como psicopedagoga en un colegio de Cancún.
  • Es divorciada, tiene un hijo de 24 años que está estudiando en Italia.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí