Sin avances en castigo a responsables de represión policiaca del 9N en Cancún; periodistas baleados denuncian anomalías e impunidad en la investigación

RAIMON ROSADO

 

CANCÚN.- Al cumplirse un mes de la represión policiaca a balazos del día 9 de noviembre en la Plaza de la Reforma, donde tres personas, dos de ellas periodistas, fueron lesionadas por arma de fuego, los comunicadores agraviados, Cecilia Solís y Roberto Becerril, denunciaron que las autoridades municipales de Benito Juárez y estatales de Quintana Roo, se han deslindado de su responsabilidad en lo ocurrido.

A 30 días de aquella manifestación feminista para pedir justicia por el feminicidio de la joven Bianca Alexis y el esclarecimiento de otros asesinatos contra mujeres, la cual fue reprimida a balazos cuando los inconformes violentaban la sede del Ayuntamiento, los periodistas heridos de bala en aquel acto ofrecieron una improvisada conferencia de prensa, para externar su descontento por la falta de justicia de la que su caso ha sido objeto.

Al afirmar que los expedientes judiciales de su caso, así como el de la también lesionada activista Wendy Galarza, han tenido múltiples anomalías, Cecilia Solís consideró que difícilmente podrán conocer quién o quiénes ordenaron y perpetraron los ataques a balazos, los cuales, insistió, iban dirigidos a los periodistas que daban cobertura informativa a la protesta.

“Parece que esa noche todos los policías sufrieron amnesia, que los gatillos de las armas se dispararon solos, porque nadie ha señalado a nadie”, afirmó Cecilia, quien destacó que la Fiscalía de Justicia de Quintana Roo nunca realizó el correspondiente resguardo del sitio donde se suscitó el ataque a balazos, por lo que muchas evidencias se perdieron.

Pese a la gravedad de lo sucedido, a un mes de distancia no han sido entregados como parte de la investigación los videos de las cámaras de vigilancia, tanto del Palacio Municipal como de la Avenida Tulum, donde se dieron las agresiones, además de que las autoridades municipales y estatales sólo se han limitado a separar de sus cargos a  sus secretarios de Seguridad Pública,  Eduardo Santamarina y Alberto Capella, quienes ni siquiera han sido citados a comparecer.

Roberto Becerril señaló por su parte que si bien el Gobierno del Estado lo ha ayudado de cierta manera con los gastos médicos de su recuperación y en otros aspectos, el Ayuntamiento de Benito Juárez se ha desentendido por completo. Y señaló que independientemente del rumbo que vaya a tomar el caso, lo importante es que jamás vuelva a darse un acto represor como el del 9 de noviembre, por lo que exigió mayores garantías en el ejercicio de la labor periodística en Cancún.

El abogado Javier Sotelo, quien encabeza la defensa de los periodistas afectados, recalcó que ante las deficiencias que presentan las instancias de justicia locales, difícilmente se podrá llevar una buena y satisfactoria investigación.

Luego de las declaraciones de los comunicadores lesionados, numerosos trabajadores de medios de comunicación realizaron una ofrenda simbólica al pie del monumento a Benito Juárez, para recordar a los periodistas agredidos y muertos en el cumplimiento de su labor y por la pandemia de COVID-19.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí