Tren Maya, peligroso elefante blanco

0
359

Inviable, sembrar pilotes sobre cuevas y cenotes para sostener las vías, alertan ambientalistas; puede venirse abajo, pero “no quieren escuchar a los expertos”; pese a los ataques y empecinamiento del presidente, redoblarán acciones para frenar las obras

REDACCIÓN

CANCÚN.- Tras el impacto mediático del video promovido por la organización “Sélvame del tren” en el que numerosas celebridades del medio artístico llaman a frenar las obras del Tren Maya en la selva de Quintana Roo —lo que les valió ser incluidos por el presidente Andrés Manuel López Obrador, durante su mañanera de este miércoles, en el bando de los “seudoambientalistas”, “fifís” y “conservadores”—, organizaciones civiles reiteraron su convicción de que el tramo 5 que va de Playa del Carmen a Tulum amenaza con destruir el sistema de ríos subterráneos más grande del mundo, afectando la flora y fauna del lugar y deforestando los últimos bastiones de selva que quedan en México, además del peligro que representa su construcción sobre cuevas y cenotes, por lo que se podría venir abajo.

Otto Von Bertrab, fundador de la asociación Centinelas del Agua, consideró que “se están gastando el presupuesto de la nación en una obra que no tiene sentido financiero, que es una amenaza para los ecosistemas, que va a contaminar el agua potable y que va a afectar al patrimonio natural y turístico de los mexicanos”.

Destacó que la nueva ruta del tramo 5 atenta contra el Proyecto Arqueológico Subacuático Hoyo Negro, ubicado en Tulum, a cargo del Instituto Nacional de Antopología e Historia (INAH) desde 2011, y elegido en 2017 por el Shanghai Archaeology Forum (SAF, Foro Arqueológico de Shanghai) de la Academia China de Ciencias Sociales, como Premio Descubrimiento en Campo.

Además, el ambientalista afirmó que la actual administración se niega a escuchar a los expertos, que explican que no se podrán poner de manera segura los pilotes que se requieren para sostener las vías y el propio Tren Maya. “No van a poder ponerlos (los pilotes), pero no lo saben y no escuchan a los expertos, no nos permiten compartir la información que tenemos. Estamos en una situación dramática, necesitamos que nos escuchen. Ese tren no se va a lograr terminar y si se termina va a ser muy peligroso. Y si se cae va a quedar como un elefante blanco que fragmentó la selva”, enfatizó.

Recordó que se han documentado derrumbes y hundimientos en carreteras de la zona, por lo cual lo más probable es que con el tren, el peso y la vibración ocurra lo mismo.

“Si este proyecto sigue sin considerar los impactos en el medio ambiente, perderemos la riqueza natural que ha puesto a México como uno de los países más hermosos. Los cenotes que albergan vida, se destruirán. Las especies como el jaguar, símbolo de la herencia cultural maya, se quedarán sin su único hogar”, sostuvo la organización Greenpeace México.

“(Esto) es un llamado al Presidente de la República a que vaya a visitar nuestras cuevas, nuestros cenotes y para que venga a ver el trabajo que estamos haciendo con el monitoreo sistemático de fauna silvestre”, exhortó Raúl Padilla, presidente de Jaguar Wildelife Center.

Adicional a esto, comunidades mayas y ejidatarios son desplazados al verse obligados, por presión de la Guardia Nacional, a vender sus tierras para la construcción del Tren, ya que no fueron consultados ni informados debidamente ni en su idioma al respecto, apuntaron Ana Por y Adriana Uex, de Coordinadoras de mujeres mayas de Quintana Roo.

Los ambientalistas detallaron que la Selva Maya es de las regiones más saludables del país, con 114 especies de mamíferos terrestres, de las cuales más del 46% depende directamente de las cuevas y cenotes para su refugio y abastecimiento.

Agregó que la selva en Quintana Roo cuenta con mil 492 especies de plantas vasculares, 810 especies de hongos, 483 especies de aves, 106 especies de reptiles, 22 especies de anfibios, 89 especies de peces dulceacuícolas y fauna endémica.

Von Bertrab mencionó que se redoblarán los esfuerzos para parar la construcción del Tren Maya con la recién emprendida Campaña Nacional de Concientización Ciudadana para Salvar la Selva y el Agua, en la que participan activistas como Kate del Castillo, Omar Chaparro, Saúl Hernández y Eugenio Derbez, entre muchos más.