Riesgos ambientales y para el propio proyecto, obviados por la autoridad federal ante la aparición de socavones en la ruta donde correrán las vías, descontento de comunidades por incumplimiento de promesas, desinformación y retraso en los procesos siguen imperando en los distintos tramos de la obra emblemática de la 4T

SALVADOR CANTO

Contrario a la afirmación de las autoridades federales de que la construcción del Tren Maya se hace “de la mano” de los pueblos del sureste de México, en la Península de Yucatán existen serios conflictos por no respetar plenamente la diversidad, los derechos y autonomía de las comunidades, y todavía reinan la falta de información, la apatía y el desinterés gubernamental para que exista una verdadera vinculación con la gente ante una obra de gran relevancia para la región.

A pesar de la reciente promesa del director general del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), organismo encargado de la obra emblemática del Gobierno mexicano para el sureste del país, Rogelio Jiménez Pons, en el sentido de que a fines de este año el Tren Maya tendrá un avance de 30% “pase lo que pase”, la realidad es que el proyecto se conduzca hoy en día de manera errática y su avance sea lento en los tramos licitados, aunado a que se retarden más los otros trayectos que están en proceso de concurso y que se ubican en Quintana Roo, en donde además uno de los problemas graves son los riesgos por el suelo calizo y el sistema acuífero por donde pasarán las vías, y prueba de ello son los constantes socavones sobre la carretera Cancún-Playa del Carmen-Tulum que sin duda representan un riesgo para el cruce del Tren Maya, los pasajeros y la carga como lo han dado a conocer especialistas, como el grupo Círculo Espeleológico del Mayab.

Por otro lado, recientemente un Tribunal Colegiado en Yucatán ratificó la suspensión provisional de obras que había determinado en enero pasado el Juzgado Tercero de Distrito de la misma entidad federativa, particularmente dentro del tramo tres que comprende los trayectos Mérida-Izamal, por falta de transparencia y participación de las comunidades en el proceso de consulta sobre los trabajos, lo que generó que el colectivo de Derechos Humanos “Kanan” promoviera una demanda de amparo contra el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), pues alegaron poca información sobre los impactos ambientales que habría en la zona como consta dentro del expediente 613/2020.

En ese sentido, en Quintana Roo –donde se concentran cuatro de los siete tramos que comprende el proyecto general, así como nueve de las 19 estaciones establecidas dentro del plano principal– la problemática es todavía mayor porque no existe información actualizada respecto a las Manifestaciones de Impacto Ambiental (MIA), hay áreas realmente de riesgo por la fisura en varios tramos de carretera cercana a donde pasarían las vías del Tren Maya, aunado a que las licitaciones han sido poco transparentes y otras ni siquiera se han concretado, aunque hay otra que ya le fue asignada a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) que es el último tramo que va de Chetumal a Campeche.

Por ejemplo, en el tramo cuatro Izamal-Cancún, del cual el 1 de junio del año pasado el presidente de la República dio el banderazo simbólico para el inicio de los trabajos que lleva a cabo la empresa Ingenieros Civiles y Asociados (ICA) –que por cierto, obtuvo la licitación de manera directa–, las labores se encuentran lentas, con cambios de trayectos en algunos tramos y en donde las autoridades no han informado si ya tienen o no los permisos ambientales correspondientes, pues ahora serán vías eléctricas, lo que hace más caro el proyecto.

Además, en esta zona existe un reclamo de las comunidades porque aseguran no se les ha cumplido con la promesa presidencial de generación de empleos y tampoco han sido tomados en cuenta para ser los primeros beneficiados para la compra de material pétreo, pese a que han alzado la voz en múltiples ocasiones.

 

Socavones, una gran preocupación

Apenas el pasado 9 de febrero, la circulación vehicular en la carretera federal 307 se volvió a ver afectada y reducida a un carril por lado, a la altura del kilómetro 307, al surgir nuevamente una grieta debido a una cavidad en el subsuelo.

Pero esta no es la primera vez que ocurre, por lo que especialistas, como miembros del Círculo Espeleológico del Mayab, han externado su preocupación debido a que estos hechos han ocurrido justamente en la zona por donde pasarán las vías del Tren Maya.

Otro caso reciente ocurrió en junio de 2020, y lo que en primera instancia se pensaba era únicamente un socavón o hundimiento, resultó ser una cueva con aguas cristalinas y vestigios que datan de los periodos del Pleistoceno y Holoceno, hace 2.5 millones de años, conectada con otros ecosistemas que forman parte de la segunda red de ríos subterráneos más grande del mundo que corren bajo la zona.

En su momento, el biólogo Roberto Rojo, director del grupo de espeleólogos que intervino la zona para su estudio, explicó que bautizaron la caverna como “Me lleva el Tren”, con referencia explícita al megaproyecto Tren Maya que pasará por ahí.

“En espeleología se acostumbra a nombrar cavidades recién exploradas, así como algunas de sus secciones. Estando dentro de esta cueva pudimos escuchar el paso constante de los vehículos por sobre nuestras cabezas, lo que irremediablemente nos llevó a pensar en las afectaciones por los grandes desarrollos de la región”, comentó.

En el caso más reciente donde se detectaron fisuras, al norte de Playa del Carmen hacia Cancún, las autoridades procedieron a realizar obras de desvío provisional para no afectar el tráfico vehicular en la zona, pues eso genera mayor inquietud en virtud de que se trata del área por donde pararían las vías del Tren Maya.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) dio a conocer que adicionalmente se realizaron trabajos de monitoreo y calafateo de grietas a la altura del kilómetro 307+650 de esta vía, aunado a que desarrollan estudios técnicos para determinar las posibles causas.

Pese a ello, ninguna autoridad ha externado su punto de vista de forma concreta en torno a los riesgos que implica el proyecto del Tren Maya que se pretende establecer sobre la zona de suelo kárstico, no sólo en materia de afectación ambiental, sino para la propia obra y el turismo que se espera atraer.

 

No nos toman en cuenta: comunidades de Lázaro Cárdenas

Miembros del Foro Maya Peninsular delegación Quintana Roo dieron a conocer que desde el 22 de noviembre presentaron un pliego petitorio dirigido al Comité Técnico Interinstitucional del Tren Maya, encabezado por el director nacional de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, en donde se nombra también a Adelfo Regino Montes, director del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI); Román Meller, director nacional de Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y al propio presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

En dicho documento, del cual proporcionaron una copia a El Despertador de Quintana Roo, los representantes del Comité de Seguimiento del Proyecto de Desarrollo Tren Maya integrado por autoridades indígenas de las comunidades de Nuevo Xcan, El Ideal, Ignacio Zaragoza, El Pocito, El Tintal, Santo Domingo, Cristóbal Colón, Valladolid Nuevo, San Luis, San Cosme, así como los Sindicatos de Taxistas de Nuevo Xcan, Sindicatos Nacionales y Estatales de la República Mexicana “Gral. Emiliano Zapata Salazar” y de los gremios de mototaxistas adheridos a la Fesoc, CTC y CATEM, denuncian que no han sido tomados en cuenta y que tampoco les han aceptado la propuesta de que la compra del material pétreo que utilizarán para los trabajos, les sea adquirida de forma directa a los ejidos y no a través de terceras personas.

De acuerdo con Onésimo Chi Tuz y Rafael Dzul Chi, delegado estatal y municipal del  Foro Maya Peninsular respectivamente, existe un completo desinterés de ICA y del Comité Interinstitucional de mediar las demandas, y ante ello, advierten que existe la posibilidad de que se lleve a cabo una manifestación conjunta con los ejidos afectados y de ser posible, que una comisión viaje a la Ciudad de México por la nula respuesta de las autoridades a las peticiones que han hecho.

Recordaron que el último acercamiento que tuvieron fue con la licenciada Lilia González como representante de Fonatur, quien les dijo que les daría una respuesta en un lapso no mayor de 30 días, pero resulta que a dicha funcionaria la cambiaron a coordinar el tramo seis que comprende de Felipe Carrillo Puerto a Chetumal, y desde su transferencia ya no volvieron a tener información alguna de las autoridades.

“La gente de las comunidades se siente engañada y traicionada, pues Fonatur no cumple las promesas del presidente de la República y tampoco la empresa ICA cumple con la oferta de dar trabajo a las comunidades indígenas pues la gente que tienen laborando son fuereños y de otros estados, incluso algunos se hospedan en el Hotel Anahí en Ignacio Zaragoza donde en días pasados murió uno por sobredosis”, señalaron pobladores de El Ideal, en donde comenzaron los trabajos del Tren Maya de Quintana Roo desde el año pasado.

Dentro de los documentos firmados también por la delegada regional del Foro Maya Peninsular, María Rosalía Balam Caamal y los integrantes del Comité de Seguimiento, Martha Poot Kumul y Gabina May Dzib, subdelegada de El Pocito y San Cosme, respectivamente, así como por el líder de los taxistas de Nuevo Xcan, Jhoel Hau Cupul, reclaman que sean incluidos dentro del cambio de ruta, pues aducen que existen trayectos modificados dentro del proyecto original y no les han informado, al grado de que por un lado les dicen que sí habrá una estación ahí, y otros les informan que ya se canceló.

Por esa razón es que piden que las  autoridades de Fonatur, INPI, Secretaría de Gobernación (Segob), Sedatu, entre otras, los tomen en cuenta en las reuniones que realizan con autoridades indígenas, ejidales, delegados, subdelegados y alcaldes y se aclare realmente toda esta situación.

Sostienen que son más de 39 comunidades de la zona de Lázaro Cárdenas las que están en esta situación: “somos muchos los afectados y lo único que pedimos es que se nos tome realmente en cuenta”.

Otro de los reclamos de los pobladores va directo hacia la empresa ICA, pues señalan que no les están comprando todo el material de manera directa a los bancos de los ejidos, sino a intermediarios e incluso a particulares.

“Los ejidos son autónomos, y pedimos que nos respeten, pues desafortunadamente hemos visto que hay intermediarios e incluso terceras personas que si bien han adquirido terrenos en la zona, ellos son los que se ven beneficiados por la venta de material pétreo y no los ejidos como debería de ser conforme a la promesa presidencial”, explicaron miembros del ejido El Tintal.

De hecho, se menciona que uno de los beneficiados con la venta de material para este tramo del proyecto es el actual presidente municipal, Nivardo Mena Villanueva, pues ICA canceló varios acuerdos que ya había con al menos seis ejidos cercanos a la zona donde se realizan los trabajos para comprarse al alcalde.

Afirman que los bancos de los cuáles se ha extraído material pétreo de cinco meses a la fecha, se ubican en El Ideal, San Felipe y La Ceiba, y uno de los dueños de esos lugares es precisamente Mena Villanueva.

 

Falta de regulación de la tierra, principal pretexto

Por otro lado, a pesar de que el Tren Maya es un proyecto prioritario del gobierno federal y en donde uno de los principales objetivos es hacer detonar y beneficiar a las comunidades, Fonatur –que encabeza la gestión del Comité Técnico Interinstitucional– aduce que uno de los principales problemas que enfrentan las empresas que han ganado la licitación para negociar la compra de material es la falta de regulación de las tierras, de asentamientos donde las personas no tienen certeza legal del lugar donde viven, e incluso afirman que existe mucha especulación del uso de suelo y acaparamiento de inversionistas foráneos que afecta de manera directa a los ejidos.

Sin embargo, este punto no es nada nuevo, sino una situación que lleva muchos años debido a que el Registro Agrario Nacional (RAN) ha incumplido la encomienda de apoyar a los núcleos agrarios y ahora, en medio de este importante proyecto federal, se tiene como uno de los problemas para que se puedan hacer negociaciones para la compra de material e incluso, en dado caso la indemnización por derecho de vía en caso de que se requiera.

Las autoridades no tienen una respuesta clara al respecto, pues por un lado reconocen la existencia de una lucha histórica por injusticias sociales en donde las comunidades han forjado sus propios recursos, valiéndose de sus estatutos ejidales y de la organización comunitaria, pero por otro se establece que hay zonas donde el panorama no es tan claro de quién o quiénes son los dueños de las tierras y eso complica cualquier tipo de negociación por no haber tenencia.

Por esa razón, en el caso de Lázaro Cárdenas, se gesta desde hace un par de semanas una movilización de ejidatarios a los que se le podrían sumar de todo el estado, ya se trabaja en la conformación de un comité para viajar a la Ciudad de México y, de ser posible, buscar una respuesta directa del presidente para que las autoridades que coordinan junto con las empresas los trabajos del Tren Maya, realmente los tomen en cuenta y respeten sus derechos.

 

ICA avanza lento en el tramo que le “regaló” la 4T

Los trabajos del tramo cuatro del Tren Maya denominado Izamal-Cancún corren a cargo de Grupo ICA Constructora y desde el 1 de junio que se dio el banderazo simbólico es poco lo que se ha avanzado a pesar de que lo hacen sobre la propia autopista que ellos tienen concesionada.

De hecho, ese fue el motivo por el cual la federación les dio la obra en adjudicación directa, pues se argumentó que al tener la concesión de la autopista 180D desde 1992, misma que concluye en el 2052, se ahorraría mucho dinero y no habría algún tipo de indemnización por derecho de vía, aunado a que existen algunos candados que prohíben al gobierno mexicano a generarles competencia.

A casi ocho meses de iniciados los trabajos, hoy la carretera de cuota en el tramo Cancún-Mérida se encuentra convertida en un caos, en virtud de que está delimitada a una reducida circulación a dos carriles y a un límite de velocidad de al menos 40 kilómetros por hora en varios segmentos debido a las labores que se hacen sobre el cuerpo norte de la vialidad por donde pasarán las vías del tren.

Se pudo conocer que el lento avance es debido a las adecuaciones que se le hicieron al proyecto en donde se acordó que el sistema férreo de los tramos cuatro y cinco que son los más demandantes de todo el proyecto general, serán eléctricos y a doble vía, lo cual no solo elevó los costos, sino además hizo que las labores sean más tardadas.

 

Tramo cinco en análisis de licitación, pero con dudas

De acuerdo a un documento del Diario Oficial de la Federación, la licitación Pública Internacional Electrónica Abierta LO-021W3N003-E326-2020, consistente para la elaboración del proyecto ejecutivo y la construcción de la vía férrea electrificada del Tren Maya, incluida la adecuación de la plataforma carretera existente correspondiente al tramo Cancún-Aeropuerto a Playa del Carmen norte, se deberá concluir y anunciar el próximo 25 de febrero.

En un primer intento, la licitación se declaró desierta en septiembre pasado, por lo que las autoridades dividieron el tramo en dos segmentos: norte (de la zona del aeropuerto de Cancún a Playa de Carmen con una extensión de 46.1 km) y sur (de playa del Carmen a Tulum, que implica 59.1 km), los cuales requerirán de una inversión superior a los 20,000 millones de pesos en su conjunto.

En ese sentido, se pensó que el resultado se entregaría el pasado 10 de enero pero una vez más se pospuso y de nuevo las autoridades anunciaron que se oficializará el día 25 de febrero, argumentando que se requiere más tiempo para evaluar la cantidad de propuestas recibidas.

 

Tramos cuatro y cinco los más caros

Debido  que contarán con vías electrificadas, estas modificaciones hechas al proyecto original costarán una fortuna en comparación con los tres primeros que vienen desde Palenque, pasan por Tabasco, Campeche y Yucatán.

Medios nacionales dieron a conocer recientemente que el contrato para el tramo Izamal-Cancún, adjudicado directamente a ICA en septiembre pasado, es de 25 mil 849 millones de pesos más IVA por 257 kilómetros, es decir, dicha empresa cobrará 100.5 millones de pesos más IVA por cada kilómetro, pese a que la obra aprovechará el derecho de vía de una autopista que tiene concesionada.

El alto costo de electrificar las vías también se refleja en las ofertas para el tramo cinco Sur, de Playa del Carmen a Tulum, que se adjudicará el próximo 25 de febrero y en donde la oferta más baja es de 227 millones de pesos más IVA por cada uno de los 59 kilómetros, que además incluyen viaductos elevados.

 

Fonatur nombra enlaces territoriales

Ante el aumento de conflictos e inconformidades en diversas áreas de Quintana Roo, precisamente por la falta de información, el Fonatur determinó nombrar en cada tramo del Tren Maya en Quintana Roo a un enlace territorial que les permita tener ese acercamiento con las comunidades.

En ese sentido, para la coordinación del tramo seis se nombró a Lilia González Moreno, quien ya antes estuvo en el tramo cuatro (Lázaro Cárdenas), en donde se truncó el acercamiento que ya había con los pobladores que hoy reclaman abandono y desinterés del gobierno pues se trata de un trayecto donde ya hay trabajos de ese proyecto.

Pero ahora esta función la hace en 10 comunidades del municipio de Bacalar, donde ni siquiera existe licitación y ya realizan recorridos para levantar los indicadores sociodemográficos dentro del programa Diagnóstico Territorial “Vía Social del Tren Maya” en Quintana Roo, que busca lograr una planificación conjunta de la agenda territorial con la participación de los propios habitantes del sur de Quintana Roo.

 

 

 

*****

Algunos puntos del pliego petitorio de pobladores de Lázaro Cárdenas:

 

* Que el material pétreo que se ocupe para continuar con los trabajos del proyecto Tren Maya, sea adquirido de forma directa a los ejidos y no a intermediarios o terceras personas.

 

* Que les respeten pasos ganaderos en los ejidos donde cruzará el proyecto.

 

* Que se cumpla con la creación de fuentes de empleo y contrataciones de personal y/o bolsa de trabajo del proyecto en donde se beneficie a los habitantes de las comunidades indígenas de Lázaro Cárdenas sin intervención de una organización sindical o asociación civil.

 

* Que se generen fuentes de empleos a los taxistas en Nuevo Xcan y se les conceda una base de operaciones en El Ideal, Ignacio Zaragoza y Valladolid Nuevo.

 

* Que los dignatarios mayas del municipio de Lázaro Cárdenas tengan acceso de manera gratuita para trasladarse en el Tren Maya en los estados de Yucatán, Campeche, Quintana Roo y demás estados, con la finalidad de ofertar sus productos o en casos de enfermedad.

 

* Que se considere a los viveristas, artesanos, personas de la tercera edad y los discapacitados con residencia en las comunidades indígenas del municipio de Lázaro Cárdenas, a que tengan beneficios, incluso de vivienda digna.

 

 

******

La licitación del tramo cinco

– Cancún-Tulum –

 

* Luego de declararla desierta en septiembre pasado por considerar insolvente la única oferta económica que había de la administradora de fondos BlackRock,  Fonatur anunció el fallo para el 10 de enero, pero nuevamente hizo un cambio de fecha y ahora será hasta el 25 de febrero.

 

* Hacen equipo Grupo ICA Constructora S.A. de C.V., Impulsora de Desarrollo Integral S.A. de C.V., Mota-Engil México y Constructora El Cajón que ofertan una propuesta de 8,921 millones 921,147 pesos. Adicionalmente, ICA en solitario busca también obtener la concesión para la construcción del Puente de la Laguna Nichupté de Cancún que deberá darse a más tardar en marzo.

Cabe decir que Mota-Engil e ICA, ya tienen participación en los tramos uno y cuatro del Tren Maya.

 

* ASCH S.A. de C.V. en participación conjunta con Power China Internacional; Servicios Industriales; Constructora Antar; Asesoría Próser; Asfaltos Guadalajara; Construcciones y Proyectos Max Cam y Constructora Urbanizadora Muralla proponen 10,132 millones 698,077 pesos.

 

* México Compañía Constructora en participación con Acciona Infraestructura México y México Proyectos y Desarrollos, ofertan 10,348 millones 091,872 pesos.

 

* La Peninsular Compañía Constructora S.A. de C.V. en participación con Operadora CICSA S.A. de C.V. y FFF Construcción S.A. proponen 15,998 millones 183,745 pesos.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí