Tramo 5: resistencia social, el siguiente paso

De pretender imponer la continuación de obras, AMLO deberá enfrentar a muchos “alumnos” y “a ver cómo pasa por arriba de la voluntad del pueblo”, advierten activistas

PLAYA DEL CARMEN.- Expertos en derecho ambiental acusaron que la falta de una Autorización de Impacto Ambiental, razón por la cuál un juez otorgó la suspensión definitiva del tramo 5 de la construcción del Tren Maya, no es el único problema.

En tanto, activistas advierten que en caso de que el gobierno federal pretenda trastocar la vía legal para continuar las obras a toda costa, están preparados para llevar la pelea al campo del activismo social.

El académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y experto en derecho ambiental, Raziel Villegas, expuso que el gobierno tenía que haber tramitado un cambio de uso de suelo antes de iniciar las obras, cosa que no realizó.

Según el abogado, el artículo 97 de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable obliga a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) a retrasar las autorizaciones para que continúen las obras.

“Cuando se remueve la vegetación forestal de manera ilegal, es decir sin contar sin autorización (…) la Semarnat no te da la autorización por un plazo de 20 años. Esto significa que lo que hicieron de manera ilegal, en el mundo del deber ser mataría el proyecto”, detalló.

Villegas agregó que el Gobierno no tiene los títulos de propiedad para los terrenos donde se está llevando a cabo la construcción, lo que sólo representa una imposición más a la construcción del Tren Maya.

Por ello, agregó que era imposible que se pudiera realizar el trámite ya que “un requisito para pedir la autorización es acreditar con los títulos de propiedad de que soy dueño de esos terrenos que les quiero quitar la vegetación, y no los tiene el Gobierno Federal”.

Por otro lado, el abogado ambientalista Luis Esparza explicó a que estos estudios se tenían que haber realizado antes de que se iniciara la obra.

Al hablar específicamente sobre la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), Esparza expuso que esta tuvo que haber sido presentada antes de que iniciara la obra, y no se podía mover “ni una piedra” mientras fuera autorizada.

Además, agregó que el decreto presentado por el presidente Andrés Manuel López Obrador para que esta obra no requiera los permisos no tiene ninguna validez, ya que lo que está haciendo es legislar en materia ambiental, algo que es facultad exclusiva del poder legislativo.

El especialista indicó que el presidente utiliza figuras que no aplican en el derecho ambiental; sin embargo, utiliza estos términos como un intento para seguir impulsando la construcción del tren.

“Cuando habla de una autorización provisional, pues eso no está establecido en la ley. (De igual forma) cuando dice que pasados cinco días no se otorga la autorización se entiende que hay una afirmativa, pues esta tampoco está prevista en materia ambiental”, concluyó.

Activismo social, el siguiente paso

José ‘Pepe’ Urbina, uno de los buzos ambientalistas que tramitaron el amparo con el que el pasado lunes se otorgó la suspensión definitiva del tramo 5 del Tren Maya, la pelea por frenar la construcción sigue, aunque ya se ganaron el segundo y tercer round.

Urbina lamentó que el primer round lo perdieron porque los tomaron desprevenidos al iniciar la construcción; sin embargo, celebró que la ley se haya puesto de su lado y se haya otorgado la suspensión provisional primero y luego la definitiva.

Según el buzo, el presidente Andrés Manuel López Obrador está enojado, y “se está dando cuenta que no va a enfrentarse a alguien que iba a dejarse golpear, que se iba a dejar maniatar”, por lo que continúa emitiendo descalificativos contra los ambientalistas.

Urbina también resaltó que los dichos del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) no tienen sustento, ya que la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) llegó demasiado tarde. “Está muy mal hecha, es patético su intento, y además está presentada fuera de tiempo. Pueden patalear y hacer lo que quieran, pero una MIA se debe hacer antes de impactar la zona. Ya está cometido el crimen”.

Urbina aseguró que están listos para seguir en el ring por la vía legal, pero advirtió que en caso de que se quiera doblar la ley para beneficiar a los deseos del gobierno, están preparados para llevar la pelea al campo del activismo social.

“La lucha pasaría a otro tablero, en donde se enfrentaría el presidente a la resistencia social (…) se va a enfrentar a muchos alumnos de él que aprendieron de resistencia social y a ver cómo pasa por arriba de la voluntad del pueblo”, advirtió. (Con información de El Financiero)