AGENCIAS

LONDRES.- Los zumbidos en los oídos siempre son molestos, pero cuando son constantes se vuelven insoportables; sin embargo, en esta nueva normalidad podría resultar en una preocupación y es que a quienes ya padecieron COVID-19 sin síntomas graves o incluso asintomáticos podrían presentar esta secuela.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Investigación sobre Salud del Reino Unido, las secuelas más comunes son fatiga severa, dolores de garganta e incluso confusión mental. Sin embargo, el zumbido en los oídos o mejor conocido en el mundo de la medicina como tinnitus es poco común, aunque sí se presenta.

Según el estudio, los zumbidos “dentro de su rareza” son el síntoma más común en la pérdida auditiva. Esta secuela puede durar desde pocos días hasta algunas semanas, pero también puede ser uno de esos síntomas persistentes.

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) aún no reconocen estas afecciones como síntomas de la enfermedad por coronavirus ni como parte de las secuelas, es común que las infecciones virales afecten el funcionamiento del oído.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí