SU MAJESTAD EL NARCOTRÁFICO

0
126
  • La infiltración del crimen es una constante en todas las instituciones de seguridad, pese a que las autoridades federales tratan de hacer creer que las cosas están cambiando
  • Ocho de cada diez cancunenses vive con una percepción de inseguridad, con lo que supera a Ecatepec, considerado como uno de los municipios más violentos del país
  • Es común ya la presencia de menores de edad como vendedores de drogas en bares, bajo el amparo de las autoridades y con la protección del crimen organizado
  • Más allá de la mariguana que se ha convertido en un tema controversial por su legalización y otras drogas como cocaína en polvo y en piedra, hoy la que está “de moda” es el “cristal”
  • Creada como una organización de la sociedad civil para contribuir a disminuir la inseguridad, la Mesa de Seguridad y Justicia de Cancún e Isla Mujeres se ha convertido en un mero escaparate para las fotos

 

El poder de los grupos criminales en Quintana Roo y México ha rebasado todos los límites, ante la inacción de unas autoridades temerosas, corrompidas y carentes de un plan estratégico para enfrentarlos

 

EL DESPERTADOR DE QUINTANA ROO

Aunado al tema de la pandemia por COVID-19, Quintana Roo está a punto del colapso   por la creciente inseguridad y el control cada vez más permitido del crimen organizado en los principales destinos turísticos de la entidad como Cancún, Puerto Morelos, Playa del Carmen y Tulum, la complicidad y corrupción de los cuerpos de seguridad de los tres órdenes de gobierno han permitido una disputa abierta entre los diferentes cárteles del crimen organizado y el narcotráfico por el control de los negocios ilegales.

La venta de drogas en los bares que pululan en la ciudad de Cancún se ha elevado considerablemente, no sólo por la apatía, sino por la complicidad  del gobierno que no tienen un plan estratégico para el combate a los grupos delictivos o células cada vez más organizadas que operan de manera impune en todo el Caribe Mexicano.

Y es que durante muchos años el crimen organizado ha mantenido bajo la amenaza de “plata o plomo” tanto a empresarios como a comerciantes y ciudadanos en general, quienes se han convertido en víctimas de todo tipo de delitos como las extorsiones y cobros de derecho de piso que han derivado en el cierre de cientos de negocios, robos a mano armada de comercios, a casa habitación, asaltos en la vía pública e incluso levantones y ejecuciones a cualquier hora del día.

La “acapulquización” o “tijuanización” de Cancún es más que evidente pese a que lo nieguen las autoridades, pues hoy la venta de drogas ya la realizan inclusive niños, como un claro ejemplo de que no existen acciones concretas en materia de seguridad y prevención, y que al menos los encargados del tema han preferido la negación cínica o el silencio cómplice.

De hecho, la zona hotelera se mantiene bajo control del crimen organizado que emplea para ello a taxistas, personal de seguridad de las discotecas y bares que hacen la función de ‘dealers’, así como a los mismos elementos de la Policía Turística que dan protección pese a que las autoridades digan todo lo contrario, pues son decenas de elementos que aún se encuentran bajo nómina de las diversas organizaciones delictivas que tienen presencia y operatividad en el estado.

Para María Elena Morera, activista ciudadana en seguridad pública y presidenta de Ciudadanos por una Causa en Común A.C., el crimen organizado tiene en jaque no sólo a México, sino a toda su área de influencia en el Caribe y Centroamérica y esto ha llevado a que en todo América Latina la inseguridad se haya disparado en los últimos años.

Explicó que Quintana Roo, tanto por su ubicación geográfica, los destinos turísticos y el segundo aeropuerto más importante de México, representa uno de los puntos de mayor atracción de operaciones para los diversos grupos delictivos.

Lamentablemente el gobierno federal de la 4T no tiene una estrategia definida más que la de “abrazos, no balazos” para el combate a la delincuencia y eso se replica en los estados y en los municipios en donde es evidente la subordinación de los cuerpos de seguridad a  los grupos criminales, señaló.

Y es que lo grave de esto es que la infiltración del crimen organizado se mantiene como la constante en todas las instituciones de seguridad, lo que agrava aún más la situación pese a que las autoridades federales tratan de hacer creer que las cosas están cambiando y esto no es así, producto de compromisos políticos en cada uno de los estados del país.

Por ello, el llamado es sencillo: urge que el gobierno Federal y los gobiernos locales emprendan proyectos de fortalecimiento institucional para rescatar a los cuerpos de policías de la grave crisis institucional que padecen, pero sobre todo, es indispensable emprender una auténtica estrategia de seguridad que parta de la ineludible responsabilidad de enfrentar a las organizaciones criminales que tanto daño le hacen a la sociedad.

 

QUINTANA ROO, DE MAL EN PEOR

El crecimiento galopante de la inseguridad en Quintana Roo ha acabado con la tranquilidad  no sólo de empresarios, sino también de cientos de familias que han sido víctimas de múltiples hechos delictivos como extorsiones, robos a comercios, a casa habitación y asaltos en la vía pública.

Datos de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) que analizó 70 ciudades del país, indican que Benito Juárez está por encima de la media nacional al registrar un 66.6 por ciento de habitantes del país, de más de 18 años de edad, que dijo sentirse inseguro.

Es decir, ocho de cada diez habitantes de Cancún vive con una percepción de inseguridad, con lo que el Caribe Mexicano se convierte en el segundo de 70 municipios donde su población sostuvo esta idea durante el segundo trimestre de 2021, sólo debajo de Fresnillo, Zacatecas.

En dicho reporte se establece que Cancún Registra un 88.7 por ciento en este índice y está por encima de Ecatepec, Estado de México, por años considerado como uno de los municipios más violentos del país.

La encuesta concluyó que Cancún también está entre las tres primeras ciudades donde 90.9 por ciento de la gente manifestó sentirse insegura en el cajero automático localizado en la vía pública; en tanto que la estancia en un banco este indicador registra un 76.8 por ciento.

De acuerdo con Hernán Cordero Galindo, presidente de la organización civil “Ángel Ciudadano”, el precario sistema judicial del país ha demostrado ser incapaz de frenar esta corrupción, lo cual se catapultado hacia los estados en donde el problema mayor como en el caso de Quintana Roo son los Ministerios Públicos.

“Sin duda alguna cada vez hay menos denuncia, por lo tanto los datos duros y reportados de la autoridad cada vez son menos reales. Teníamos en el sexenio de Calderón sólo un 10% que denunciaba, con Peña Nieto entre 8% y acabó con cerca del 7% y ahora, aparece según el Sistema Nacional de Seguridad Pública en un 6% o menos y más como se las están gastando los Ministerios Públicos y la Fiscalía General en maquillar un poco las cifras”, declaró en entrevista con El Despertador de Quintana Roo.

Señaló que la percepción de inseguridad que tiene el ciudadano es real, y esta va a seguir en aumento si la Fiscalía General del Estado no cambia el “chip” de las fallas que tienen los Ministerios Públicos, pues “ya desde hace algunos años Cancún estaba posicionado como una de las principales ciudades en inseguridad, pero ahora estamos peor”.

Y agregó: “basta con ver los chats de denuncias que tenemos y en donde constantemente hay información de que asaltaron a alguien, que lo extorsionaron, que lo bajaron del coche a mano armada, cosa que era bastante difícil que sucediera, se roban el coche y todas las pertenencias, los taxis están poniendo algún tipo de sustancia con la que duermen a los clientes y aparecen completamente asaltados y robados, si es que no violados”.

Las extorsiones de todo tipo están la orden del día y entonces –dijo– es evidente todo esto y no estamos diciendo cosas ilógicas o fuera de la realidad, pues es algo que lo vivimos día a día los ciudadanos y que la autoridad lo evada o lo niegue, es absurdo y ofensivo para la ciudadanía que está constantemente viviéndolo y que todos sabemos que está en explosión el tema.

“Hoy tenemos los asaltos al salir del supermercado, en las combis, a todo tipo de gente, en los taxis, en la calle, en las casas y entonces, está disparado eso”, insistió.

Finalmente, Cordero Galindo destacó que desafortunadamente ningún partido político que ha llegado al poder, ha entendido que el principal tema es apuntar hacia los ministerios públicos locales, en donde haya una verdadera atención, una certificación, el que se rompa con la corrupción, el que se capacite al personal y lo peor de todo es que esto no implica gran presupuesto, sino nada más atender el tema para que de verdad, primero se pueda denunciar porque ni siquiera es posible hacerlo.

“Mientras no atiendan los delitos menores, que verdaderamente se resuelvan, se investiguen y se llegue a la sentencia, no va a pasar nada, vamos a ir cada peor y eso es nada más el inicio del estado de derecho”, acotó.

 

RADIOGRAFÍA DELICTIVA DE CANCÚN

Para nadie es extraño que en Cancún el crimen organizado sostiene una descarada operación bien protegida durante años a través de su nómina de elementos de Seguridad Pública, de la hoy Fiscalía General del Estado e incluso de la República, así como también de jueces locales y federales corrompidos, aunado a que en sus filas han tenido a su servicio a taxistas del sindicado “Andrés Quintana Roo” que ha sido considerado incluso un bastión de la delincuencia.

De hecho el pasado miércoles un nutrido grupo de taxistas de sitios de la zona hotelera hicieron un bloqueo en el acceso principal del área de playas en protesta en contra de la Policía Turística, particularmente acusando a su director, César Escamilla Pacheco.

“Fuera, César Escamilla”, “no más cuotas, no más robos, no más muertos”, “fuera Uber”, “nos obligan a entregar cuotas”, “vivimos con el miedo de que nos levanten o que nos siembren cosas”, se leía en algunas de las cartulinas que portaban los conductores.

Sin embargo, en contraparte, algunos policías consultados señalaron que detrás de este movimiento está la delincuencia organizada que opera en la zona hotelera, particularmente en los sitios de los hoteles, los bares y áreas de las discotecas.

Pero esto es apenas una de las situaciones que revela la corrupción y complicidad de las autoridades quienes conocen perfectamente y permiten la presencia del crimen organizado en Cancún, que desde hace 10 años fue el causante de la “muerte” de la avenida Yaxchilán, hoy convertida en la “Pequeña Habana” por la presencia de decenas de cubanos que han establecido ahí su residencia y han abierto negocios.

Existen decenas de negocios cerrados víctimas de las extorsiones, otros más han sido arrebatados a sus propietarios por los grupos delictivos y algunos han optado por no abrir más sus puertas porque las condiciones de inseguridad ya son insoportables, como lo hizo la Clínica del Doctor Sobrino, que en el abril pasado anunció su cierre por esta circunstancia y pese a la manifestación de un grupo de pacientes que con pancartas y gritos de, “justicia, paz y seguridad” en exigencia a las autoridades, dicho nosocomio que forma parte incluso de la historia de Cancún permanece cerrado.

También ha sido multiseñalado que en cada proceso electoral el manejo de los recursos que manejan tanto partidos como los propios candidatos no es nada transparente, pues hay indicios de que una importante cantidad proviene precisamente del crimen organizado y prueba de ello es que en las dos últimas elecciones algunos candidatos han sido asesinados por los grupos delictivos.

En la actualidad, en Cancún la situación se ha agravado, es común ya la presencia de menores de edad como ‘dealers’ en bares con permisos regulados y otros más en los clandestinos que se han convertido en expendios de todo tipo de drogas bajo el amparo de las autoridades pero también bajo la protección del crimen organizado, desde luego con el consabido pago de ‘derecho de piso’.

Existen incluso zonas de alto riesgo por presencia de grupos delictivos como son el área de El Crucero, Puerto Juárez, Villas Otoch, Corales, Rancho Viejo, que se han convertido en tierra sin ley.

De igual manera, la poca transparencia en la que opera el Centro de Reinserción Social (Cereso) permite que desde el penal continúe la operatividad de algunos grupos delictivos con el cobro de cuotas, llamadas de extorsión e incluso se planeen secuestros.

Todos los días, negocios fijos y semifijos son asaltados a mano armada, incluso ha ido en aumento la operatividad de la mafia colombiana que mueve los préstamos “gota a gota” de manera impune.

Hoy, las obras de construcción en proceso se encuentran señaladas como puntos estratégicos para la venta de drogas a los albañiles e incluso el cobro de derecho de piso a los ingenieros y arquitectos, lo que ha causado la muerte de muchos que se han negado a ello.

En torno a ello, la Fiscalía General del Estado dio a conocer hace dos semanas el hallazgo de tres fosas clandestinas en la zona selvática de Alfredo V. Bonfil donde se encontraron restos óseos de al menos diez cuerpos humanos, y el sábado pasado informó que en conjunto con la Comisión de Búsqueda de Personas en Quintana Roo trabajan en la localización de más ‘narcofosas’ en las inmediaciones de Isla Blanca.

 

LAS DROGAS CORREN DE FORMA DESMEDIDA

Más allá de la mariguana que se ha convertido en un tema controversial por su legalización o no, la distribución de drogas como cocaína en polvo y en piedra se mantiene activa tanto en bares del centro de la ciudad como en la zona hotelera, pero hoy la que más demanda tiene dentro del mundo delictivo es el “cristal” como una moda.

De hecho, existe un florecimiento que no respeta clases sociales en donde todos consumen, tanto turistas como locales, lo que refleja que los grupos delictivos continúan atendiendo la demanda de las drogas sintéticas.

Soilo Salazar García, exdirector del Centro de Integración Juvenil (CIJ) en Cancún y experto en manejo en el tema de las adicciones, advierte que ha sido exponencial el crecimiento del consumo de drogas sintéticas en el Caribe Mexicano, en donde las consecuencias son más graves de lo que aparentan.

El pasado jueves, autoridades del Hospital General de Cancún reportaron el fallecimiento de una persona por traumatismo craneoencefálico que se provocó al consumir “cristal”.

En un reporte que circuló a la prensa se estableció que la víctima fue identificada como Juan Antonio T. R. de 44 años de edad, originario del estado de Querétaro pero ya con varios años radicando en Cancún, en donde se desempeñaba como ayudante de mantenimiento.

Se pudo conocer que dicha persona tenía su domicilio en la región 102 y que era adicto a las drogas, según confirmó su propia esposa, quien fue la que pidió apoyo al 911 para que una ambulancia lo trasladara al hospital ya que al llegar a su domicilio lo encontró en medio de un charco de sangre golpeándose él mismo contra el piso, pues aducía que le dolía mucho la cabeza.

La mujer narró que encontró en la mesa del comedor unas bolsitas trasparentes, algunas ya vacías y otras con una sustancia que ella conocía como la droga “cristal” que consumía su esposo desde hace algunos meses.

 

MESA DE SEGURIDAD Y JUSTICIA, CÓMPLICE EN SILENCIO

Creada como una organización de la sociedad civil que tiene como objetivo contribuir a disminuir la inseguridad por la que atraviesa nuestro destino, en los últimos años la Mesa de Seguridad y Justicia de Cancún e Isla Mujeres (MSJCIM), ha optado por ser todo lo contrario, nada crítica y sólo acuden a tomarse fotografías con las autoridades.

De hecho, muy pocas mesas ciudadanas del país han entendido que el tema debe de ir en el sentido de atender a que mejore la seguridad, pues hoy la mayoría de ellos como el de Quintana Roo se distraen en estadísticas, en posar para las fotos, en beneficiarse con el puesto y en aprovecharlo para otros motivos o intereses y ni siquiera se han enfocado en presionar para que mejoren los ministerios públicos.

El Despertador de Quintana Roo buscó al actual coordinador, Marco Antonio Erosa Cárdenas, pero fue imposible su localización y en su oficina se informó que no estaba disponible para dar entrevistas por el momento.

Ante ello, se hizo lo propio con el empresario Francisco Córdova Lira, quien en las pasadas campañas electorales “regañó” a Isaac Jánix por criticar al Mando Único y hacer una pobre presentación de seguridad como entonces candidato a la presidencia municipal.

Sin embargo y aunque sí contestó los mensajes enviados para solicitar la entrevista, únicamente expresó: “te agradezco tu atención a mi persona, pero ya no soy el coordinador general de la Mesa de Seguridad y Justicia y además, en estos temas nos hemos comprometido a no hacer declaraciones públicas. Gracias una vez más”. Una vez más el silencio cómplice y omiso.

Para muchos empresarios de Cancún es evidente la ausencia de una estrategia adecuada y oportuna por parte de los tres niveles de gobierno y con ello, la crisis de inseguridad y violencia ha vulnerado gravemente el tejido social y la calidad de vida de los ciudadanos, ha vulnerado la actividad económica y ya se observan escenarios claros de ingobernabilidad.

 

EJÉRCITO HACE DE TODO, MENOS COMBATIR A LA DELINCUENCIA

La actual administración federal ha optado por relegar a la administración pública a un segundo plano y recurrir a las fuerzas armadas para desarrollar un sin número de funciones, menos el combate a la delincuencia.

En un reciente artículo compartido en sus redes sociales, el especialista en temas de seguridad Carlos Barrachina Lisón dijo que la corrupción, el autoritarismo tradicional, la falta de voluntad política real para luchar por vivir en una sociedad con una mayor calidad democrática, el desánimo de la gente, y un militarismo socialmente arraigado, se encuentran detrás de la idea de relegar a la administración pública a un segundo plano, y recurrir a las fuerzas armadas para desarrollar un sin número de funciones.

Actualmente las Fuerzas Armadas están enfocadas a los trabajos del aeropuerto de Santa Lucia, el Tren Maya, el transístmico que atraviesa de Salina Cruz a Coatzacoalcos, los bancos del bienestar, las aduanas y puertos y la refinería de Dos Bocas que son prioridades del gobierno federal y el tema del combate a la delincuencia se atiende con “abrazos y no balazos”.

En octubre del 2018, se inauguró en un predio perteneciente a Isla Mujeres, en la zona conurbada con Cancún, la 10ª Brigada de Policía Militar y se hizo el anuncio como si fuera la solución al tema de la inseguridad, la llegada de al menos tres mil 200 elementos para reforzar las labores de seguridad en todo Quintana Roo, lo cual no ocurrió y únicamente arribaron, si acaso, mil 500 militares.

Sin embargo, con llegada del gobierno de la 4T ese proyecto se desmanteló con la creación de la Guardia Nacional y el 60% de los elementos fueron desplegados a Michoacán como parte del nuevo proyecto de seguridad del gobierno federal, un 20% fue transferido a Durango y el otro 20% se distribuyó a otros estados del norte del país. Los elementos de la GN que están en la coordinación de Quintana Roo son de otras unidades y en total, no llegan ni siquiera a 500 uniformados, según información obtenida por El Despertador de Quintana Roo.

Es claro que el gobierno federal a tres años del inicio de la administración se encuentra sin una estrategia definida para el combate a la inseguridad y eso se refleja con la impunidad con la que se mueven los grupos delictivos en todo el país, y Quintana Roo no es la excepción por la absurda táctica de “abrazos no balazos”, pues a nivel local, los proyectos para este sector tampoco han funcionado.

Prueba de ello es que la impunidad con que actúan bandas delictivas permite la multiplicación de extorsiones, levantones, robos a negocios entre otros constantes hechos ilícitos que ocurren en la entidad y que en Cancún son el pan de cada día.

 

PIDEN EMPRESARIOS “CAMBIAR LA PERCEPCIÓN”

En medio de todo este panorama de preocupación por la inseguridad, Iván Ferrat, presidente del Consejo Coordinador Empresarial del Caribe (CCE), reconoció que Cancún se puede ver gravemente afectado, si la percepción que se tiene del destino no cambia.

Mencionó que las instancias de gobierno y de seguridad deben trabajar no sólo para combatir los delitos, sino también en lograr una modificación en la percepción que tienen los cancunenses sobre la situación que se vive en el destino turístico, de lo contrario es algo que afecta la imagen del lugar.

“Se publicó una encuesta (del INEGI) donde nos marcaban como una ciudad con mayor percepción de inseguridad y es también lo que hay que combatir, no solamente las estadísticas, digamos no estamos tan mal, pero en percepción sí hay un tema de que la gente se siente insegura”, expuso.

Tanto al interior del estado como en el mundo, dijo, se debe mostrar la labor que se está realizando desde instancias como el C5, así como los trabajos de prevención de delitos, para modificar tanto las estadísticas de la delincuencia, como la percepción que se tiene del tema.

 

PACIFICACIÓN DE MÉXICO, UNA UTOPÍA

El gobierno federal ha mostrado una completa indiferencia para pacificar al país como lo prometió en campaña, pues durante la actual administración, al menos 16 organizaciones delictivas operan en el país y cuatro de ellas tienen presencia en Quintana Roo.

En un reporte oficial difundido recientemente por medios nacionales sobre el mapa delictivo de México, se establece que en Quintana Roo operan además de los dos mayores cárteles del país como son el de Sinaloa (Pelones) y el Jalisco Nueva Generación (CJNG) con presencia principalmente en Cancún, Puerto Morelos, Playa del Carmen y Tulum, también están activos grupos de lo que fueron Los Zetas y el Cártel del Golfo.

A estos grupos se le suma la organización local conocida como “Cártel de Cancún” que tiene su centro de operaciones en la delegación de Alfredo V. Bonfil, cuya fundadora fue Leticia Rodríguez, “Doña Lety”, actualmente presa en un penal federal.

Las actividades delictivas que realizan estas organizaciones en Quintana Roo se dividen en tres rubros: narcotráfico y narcomenudeo; extorsión y cobro de “derecho de piso”, y delitos de alto impacto; robo a transportistas y trata de personas.

En tanto que el Cártel de Cancún, por su parte, es una organización de alcance regional con sede en la cabecera del municipio de Benito Juárez. En todo el estado opera en alianza con el Cártel de Sinaloa.

El esquema de “abrazos y no balazos” promovido por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, no es más que una completa burla para la ciudadanía que tiene que sufrir de un evidente incremento en la inseguridad.

Desde su campaña, AMLO ha “coqueteado” con diferentes organizaciones criminales, específicamente con algunos carteles, como el de Sinaloa, públicamente ha mostrado empatía hacia su líder “El Chapo” Guzmán y en octubre de 2019,  el día mejor conocido como “el culiacanazo” liberó a su hijo Ovidio cuando las fuerzas armadas ya lo tenían copado y listo para aprehender.

Unos meses después, en marzo de 2020, en el cumpleaños de Ovidio, AMLO tuvo un breve encuentro con el abogado del líder del cartel y con María Consuelo Loera Pérez, madre de “El Chapo”, quien le entregó una carta para solicitar su intervención para viajar a Estados Unidos y poder ver a su hijo.

Y resulta curioso que dentro de todo esto, el pasado viernes 30 de julio el mandatario emprendió una gira de trabajo por tres entidades del norte de México, comenzando precisamente en Badiraguato, Sinaloa, municipio natal de Joaquín “El Chapo” Guzmán, bajo el argumento de supervisar los trabajos de la construcción de la carretera Badiraguato-Guadalupe y Calvo.

 

EEUU RECLAMA A MÉXICO EL POCO AVANCE

Pese a los apoyos financieros establecidos en diversos programas como la Iniciativa Mérida”, en donde Estados Unidos ha puesto todas las herramientas disponibles para México con el objetivo de que pueda dar un combate frontal a la delincuencia organizada, pues a ellos también les conviene, en las últimas semanas ha habido un reclamo de la Casa Blanca hacia nuestro país.

El principal señalamiento es que no hay avance alguno y por el contrario, cada vez son más los grupos delictivos que expanden su área de operación tanto en México como en Estados Unidos.

Uno de los señalamientos concretos, es que las tácticas utilizadas en los últimos años no han producido los resultados que ninguna de las partes quería y que necesitan adaptarse a los nuevos desafíos.

El 11 de junio pasado, Christopher Landau, exembajador del gobierno estadounidense de Donald Trump en México, publicó un artículo de opinión sobre la “estrategia perdedora” de México en la guerra contra el narcotráfico y en dicha acusación extensa, explica cómo sucesivos gobiernos mexicanos no han logrado detener el flujo de narcóticos a Estados Unidos.

No obstante reconoce la importancia de capturar a líderes de las diversas organizaciones criminales de México, le preocupa que las “instituciones policiales y judiciales” del país no estén preparadas para la tarea. Tampoco está seguro de que la estrategia actual sea muy sensata.

El pasado jueves, México a través de Marcelo Ebrard anunció mediante una entrevista a un medio de Estados Unidos, que la iniciativa Mérida “está muerta”.

El tema de seguridad entre ambos países ha cobrado relevancia en el discurso político tras la nominación de Ken Salazar como próximo embajador de EEUU en México, sobre todo porque senadores demócratas y republicanos han externado sus preocupaciones por la violencia en el país vecino, acentuada en las últimas semanas por los asesinatos de diversos candidatos en las pasadas elecciones y el ataque contra periodistas.

Es de señalar que la Iniciativa Mérida, es un acuerdo de cooperación en materia de seguridad entre Estados Unidos y México implementado en el sexenio de Felipe Calderón, cuyo objetivo primordial fue el combate al narcotráfico y al crimen organizado.

El 13 de marzo de 2007 en la ciudad de Mérida, Yucatán, se fincaron las bases para este acuerdo durante una visita del entonces presidente George W. Bush al presidente Calderón Hinojosa.

La estrategia también incluía un paquete de cooperación con países centroamericanos como Haití y República Dominicana.

 

 

*****

  • Se estima que el impacto económico de la violencia en México representa alrededor del 10% del PIB.
  • El impacto económico del homicidio en el país ha aumentado 156% desde 2017, posicionándose con el mayor incremento entre los países de América
  • Latina y el Caribe.
  • Según el Índice Global de Impunidad, México es uno de los países con los niveles más altos de impunidad, tanto en el grupo de 69 países analizados, como en la región latinoamericana.
  • En los últimos dos años, la seguridad pública se ha militarizado aceleradamente, y se han reducido los fondos destinados a las policías locales.

 

*****

 

EL DATO A NIVEL LOCAL…

  • En enero del 2017, el crimen organizado marcó el rumbo para esta administración estatal al atacar a balazos la Fiscalía de Quintana Roo en Cancún.
  • La creación del Mando Único no ha ayudado en lo absoluto al combate a los índices delictivos.
  • La llegada de Jesús Alberto Capella Ibarra como Secretario Estatal de Seguridad Pública significó el aumento de los hechos delictivos en la entidad.

 

  • Durante muchos años han estado en completo abandono decenas de casetas de seguridad en las regiones de la ciudad, lo que refleja la poca importancia de las autoridades por emprender acciones de prevención.
  • En el mercado negro, los costos de las drogas varían dependiendo del lugar y la zona, pues hay áreas en donde una grapa de cocaína se vende en 100 pesos y en otros, hasta en 200 pesos. El Cristal como la nueva droga, está dentro del mismo rango, aunque las tachas en la zona hotelera a los turistas se las venden hasta en 500 pesos.

 

 

*****

El crecimiento de la inseguridad en Quintana Roo ha sido difundido desde hace varios años por medios nacionales e internacionales:

 

– Cancún: la guerra del narco que se libra en el paraíso del Caribe mexicano

https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-38672423

 

– Obras negras, blanco del crimen organizado en Cancún

https://aristeguinoticias.com/2803/mexico/obras-negras-blanco-del-crimen-organizado-en-cancun/

 

– Trabajadores de la construcción, bajo el yugo del crimen organizado

https://www.proceso.com.mx/reportajes/2021/3/28/trabajadores-de-la-construccion-bajo-el-yugo-del-crimen-organizado-260924.html

 

– Sangre en el paraíso del Caribe Mexicano, Tulum

https://www.reporteindigo.com/reporte/sangre-en-el-paraiso-del-caribe-mexicano-tulum/

 

– Quintana Roo ¿paraíso perdido por la violencia?

https://www.forbes.com.mx/quintana-roo-paraiso-perdido-por-la-violencia/

 

– ANÁLISIS: ¿Por qué se desató la violencia en Quintana Roo?

https://ibero.mx/prensa/analisis-por-que-se-desato-la-violencia-en-quintana-roo

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí