Investigador canadiense teoriza que habría formado parte de las fuerzas belgas o francesas instaladas en África, y que se vio obligado a comer monos para sobrevivir

AGENCIAS

LONDRES.- Un soldado de Primera Guerra Mundial, que se vio obligado a cazar simios para sobrevivir sería el nuevo “Paciente Cero” del VIH.

Jacques Pepin, un profesor canadiense que ha estado estudiando el origen del VIH durante de décadas, en su libro ‘El origen del sida’, rastreó originalmente el primer caso del virus de la inmunodeficiencia humana hasta un cazador del sureste de Camerún en la principios del siglo XX.

En su anterior libro, publicado en 2011, Pepin decía que un cazador nativo probablemente se había infectado de SIDA al cortarse cuando estaba en contacto con algún chimpancé; sin embargo, la teoría cambió y señala al soldado como el “Paciente Cero”.

El profesor explicó que el “Paciente Cero” estaba entre los 1,600 soldados belgas y franceses que viajaron por el río Congo desde Léopoldville, la capital de la colonia belga, hasta Moloundou, un puesto de avanzada remoto en Camerún.

Pepin estimó que el VIH inicialmente se propagó lentamente en la ciudad, principalmente debido a que los hospitales reutilizaron agujas sucias debido a la escasez, con sólo unas 500 infecciones a principios de 1950.

Sin embargo, en la década de 1960, la población de Léopoldville creció rápidamente, el comercio sexual floreció y el virus prosperó.

“Cada año las prostitutas tendrían hasta 1,500 clientes. Eso fue perfecto para la amplificación sexual del VIH entre estas trabajadoras sexuales de alto volumen y sus clientes”, dijo Pepin.

El virus finalmente se propagó a Haití, y desde allí se exportó a Estados Unidos y, finalmente, a Europa Occidental, dijo Pepin al Daily Mail.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí