Situación del sargazo es “alarmante”, admite Semar

El Caribe mexicano podría vivir el peor recale en cinco años; 32 mil toneladas en camino a las costas, dice el secretario de Marina

AGENCIAS

CANCÚN.- Tras calificar la situación del sargazo como “alarmante”, el secretario de Marina, Rafael Ojeda Durán, dijo que se espera que lleguen 32 mil toneladas a las playas del Caribe mexicano “Podemos decir que se ubica en una categoría ocho, que corresponde a una determinación de excesivo el sargazo que pudiese llegar”, señaló el pasado viernes, durante la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Ojeda Durán agregó que se va a tratar de evitar que esta alga llegue a las playas y que si así fuera, comenzarán a recolectarla.

El jefe de la Armada de México informó que del 15 de febrero a la fecha, se han recolectado 97 toneladas de sargazo en la franja costera del estado de Quintana Roo, así como nueve mil 400 toneladas en las playas de los municipios de Isla Mujeres, Benito Juárez, Puerto Morelos, Cozumel, Solidaridad, Tulum, Othón P. Blanco y Mahahual.

La Marina tiene 11 buques para la recogida del alga operando en la zona, pero sus propias cifras muestran que la cantidad recolectada en el mar baja cada año. En 2020, retiró el 4% del sargazo en el mar, mientras que el 96% se sacó de las playas. la cifra bajó al 3% el año pasado y a alrededor del 1% en lo que va 2022.

Con el avistamiento de más algas flotando en el mar, los expertos temen que 2022 pueda ser tan malo o peor que el catastrófico 2018, cuando se registró el peor episodio de sargazo hasta la fecha.

Rosa Rodríguez Martínez, bióloga en la localidad costera de Puerto Morelos que estudia los arrecifes y los ecosistemas costeros para la Universidad Nacional Autónoma de México mencionó que “en los últimos días han llegado grandes cantidades a la costa, y en lugares donde no vi siquiera en 2018”.

No todas las playas se ven afectadas por igual: muchos de los arenales de Cancún e Isla Mujeres han evitado hasta ahora las grandes acumulaciones de sargazo, que son más habituales en los de Riviera Maya.

Rodríguez Martínez recordó otro problema pendiente por atender: ¿qué hacer con las miles de toneladas de algas que se retiran cada año, principalmente por empresarios hoteleros? Algunos se limitan a arrojarlas a canteras de piedra caliza en desuso, donde la sal y los minerales que adquieren en el océano pueden filtrarse a las aguas subterráneas. Otros, simplemente las dejan en bosques o manglares, algo igual de perjudicial.

Aunque ha habido proyectos para convertir el sargazo en ladrillos o fertilizantes, la falta de políticas oficiales y de planes a largo plazo complica la obtención de grandes inversiones.