La crisis que se vive por el COVID-19 provocó que 800 mil personas dedicadas a ese ramo perdieran su fuente de ingreso, según datos de la Cepal

MÉXICO.- La crisis de COVID-19 provocó que 33.2 por ciento de las mujeres en el país que se empleaban como trabajadoras del hogar perdieran su trabajo, y por la situación económica y sanitaria, muy difícilmente van a reincorporarse pronto a la economía, señaló la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

“Las trabajadoras del hogar de por sí tienen salarios bajos y no cuentan con seguridad social. Ahora, después de la pandemia en la que muchas de ellas perdieron su empleo van a trabajar en una situación mucho más precaria”, lamentó Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), registró al cierre de 2019 a poco más de dos millones 400 mil mujeres como trabajadoras del hogar, por lo que ahora cerca de 800 mil se quedaron sin empleo.

Durante la presentación del “Informe Especial COVID-19: La autonomía económica de las mujeres en la recuperación”, Bárcena comentó que el trabajo doméstico con salario ha sido golpeado por la crisis y muchas mujeres de este sector están en incertidumbre sobre su remuneración, sobre todo las que carecen de un contrato formal.

Datos del IMSS indican que sólo 5 por ciento de las mujeres que trabajan en el hogar y que reciben un salario cuentan con seguridad social, el resto no tienen una afore o un ahorro de dónde echar mano para enfrentar la crisis. (El Heraldo de México)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí