MÉRIDA.- Aunque la Península y el Estado de Yucatán son las zonas más privilegiadas del país respecto a la disponibilidad y abasto de agua, su contaminación podría ser un gran problema en un futuro, alertó el meteorólogo de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), Juan Vázquez Montalvo.

El problema, precisó, es que la población aumenta en las principales ciudades del Estado como Mérida, Valladolid o Tizimín, y las prácticas para el cuidado del agua cada vez son de menor importancia, lo que sin duda afectará la calidad, ya que el agua que se utiliza regresa al subsuelo.

Destacó que la contaminación del ser humano no sólo es en el agua residual sino también industrial y de empresas, además de la que se genera en el campo por el uso de herbicidas y pesticidas para ayudar a los cultivos, entre otras.

“No se trata del volumen, porque tenemos muchísimo, el problema del acuífero cárstico que alimenta de agua a la Península es que no tiene un sistema de drenaje sanitario, Mérida en particular, con su millón de habitantes, asusta al mundo cuando se le dice que usan el agua de abajo y la regresan ya contaminada y no tiene drenaje, aunque eso no es culpa de los que vivimos ahora sino de los gobernantes que nunca se preocuparon por crear un sistema, aunque sí hubo intentos, y eso es un gravísimo problema”, aseguró.

El especialista alertó que, de no empezar a atenderse los problemas que hoy se tienen respecto a la contaminación del agua, se estima que en unos 50 años el vital líquido podría no servir para uso humano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí