Simulación, incrustada en la sociedad

Omisiones y transgresiones a la transparencia y rendición de cuentas, prácticas comunes no sólo en el gobierno, sino en la propia ciudadanía, fustiga Observatorio Legislativo

REDACCIÓN

CANCÚN.- El Observatorio Legislativo deploró, en un comunicado, que a pesar de que las autoridades de los diferentes órdenes de gobierno se encuentran obligadas por diferentes ordenamientos a transparentar toda la información pública, los diferentes órdenes de gobierno han simulado u omitido dicho cumplimiento.

Subrayó que en el Congreso del Estado la transparencia y la rendición de cuentas han ido en retroceso durante la actual legislatura, que ha dejado de publicar oportunamente la información obligatoria, especialmente la del uso y destino de los presupuestos; e igualmente el Gobierno del Estado, respecto del recurso público ejecutado en los rubros de Salud, Seguridad Pública y la Contraloría, secretarías a las cuales se les designó importantes cantidades de dinero.

De la misma forma, añade, en la administración municipal de Benito Juárez la obligatoria participación ciudadana en los diferentes órganos de consulta se ha limitado a invitar en forma reducida para su integración en los comités, como los de Siresol, en el de seguimiento al uso de los recursos del Derecho de Saneamiento Ambiental y otros más “en donde se selecciona incluso a personas que nada tienen que ver con los temas a tratar en esos grupos y faltando a lo que marca la ley para dicho fin”.

Mencionó, como “uno de los ejemplos en que mas burdamente se usaron las normas como una simulación de procesos democráticos y de participación ciudadana”, el nombramiento en mayo, durante una sesión “privada”, de Maria Fernanda Valencia Ojeda como interina de la sindicatura del Municipio —a pesar de que de acuerdo a la aprobación de planillas de integrantes del Ayuntamiento, esa posición corresponde al genero masculino—, luego de que Pablo Gutiérrez Fernández solicitó licencia en abril para dedicarse a la campaña electoral, en tanto que su suplente Eric Arcila Arjona adujo que por problemas de salud no podría asumir el cargo, aunque se le vio también acompañando a su partido en la campaña.

El Observatorio Legislativo mencionó que la simulación no solo está en el sector público: “muchas empresas y organizaciones civiles también lo hacen, teniendo facturación de empresas para la contratación de personal y así evadir el cumplimiento fiscal y social. También están organizaciones que solo se forman para obtener financiamientos para hacer eventos y declaraciones para justificar su presencia y apoyar políticamente a los funcionarios para validar sus conductas”.

Consideró que “es momento y una necesidad social hacer un recuento de qué funciona y qué habrá que desechar para que esta sociedad cambie”. Se precisa “dejar a un lado la simulación y la práctica de parte de los funcionarios y ciudadanos de usar las obligaciones de transparencia y rendición de cuentas como un concurso para ganar premios y puntos a su favor, sin que se adueñen de las demandas ciudadanas en sus discursos. Es un buen momento”, concluyó.