Cristina Torres, tras jaloneo con Lily Campos por la candidatura a la presidencia municipal de Solidaridad, abandona la bancada del PAN en el Congreso y se suma a Morena; Raymundo King, otro que se acoge al partido de la 4T, en pos de la alcaldía de OPB

GALO BURGOS

CHETUMAL.- En conferencia de prensa, la diputada local Cristina Torres Gómez anunció su renuncia al grupo parlamentario del PAN en el Congreso del Estado para sumarse a la bancada de Morena.

“Cualquier proceso que lleva a un cambio trae decisiones fuertes y determinantes, sería imposible decirles que llegar a este camino ha sido fácil, ha sido complicado, inclusive accidentado”, dijo, acompañada por los diputados de Morena Edgar Gasca, Erika Castillo, Tepy Gutiérrez, Linda Cobos y Luis Fernando Chávez; del PT Roberto Erales y los defenestrados Ana Pamplona y Hernán Villatoro; los verdes Tyara Schleske y José de la Peña; y José Luis Guillén, del MAS.

“Me sumo a este proyecto que lidera nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador, y agradezco la recepción de mis compañeros y compañeras”, externó, tras justificar su decisión como resultado de “un análisis profundo de hacia dónde va el futuro de este país y las condiciones para transformar con valores, con honestidad y responsabilidad, de analizar qué es lo que buscamos como seres humanos”.

La salida de Cristina Torres de las filas panistas era un rumor desde hace varios días, inconforme por no haber sido considerada para abanderar la candidatura a la presidencia municipal de Solidaridad, que le fue entregada a la también diputada Lily Campos Miranda, quien consideró al respecto que “no es una pérdida para la bancada”, ni “tampoco me preocupa como posible contrincante a la presidencia municipal de Solidaridad”, aunque calificó de “lamentable que se una a la oposición más violenta al proyecto del cambio que representa el gobernador Carlos Joaquín”.

 

Morena: se recibe de todo

Otra adhesión a Morena que se dio a conocer es la del exdiputado federal y exdirigente estatal del PRI Raymundo King de la Rosa, quien oficializó su separación de la militancia tricolor a principios de mes en una extensa –y, diríase, “romántica”– misiva cuyo contenido circuló en portales informativos este martes.

“Ha llegado la hora que los nuevos rostros del PRI desarrollen esa habilidad, tenacidad y coraje de tomar decisiones hacia los rumbos que mejor estimen y se les dé la oportunidad de construir nuevos puentes, nuevas rutas y nuevas conquistas”, apunta en el documento, y justifica su salida por “el hecho de que el PRI por primera vez no haya postulado candidato propio por el Municipio de Othón Pompeyo Blanco, mi querida Chetumal”, lo que “tuvo un alto impacto en mí” y “ha herido profundamente a los priistas de la capital del Estado”.

No resulta tan sorpresiva la renuncia de King de la Rosa al tricolor –luego de que semanas atrás él mismo procuró difundir en redes sociales sus acercamientos con José Luis “Chanito” Toledo Medina, líder de Movimiento Ciudadano (MC) y con José Luis “el Pelón” González Mendoza durante su breve estadía en la dirigencia de Movimiento Auténtico Social (MAS)– como su búsqueda de refugio en Morena, con todo y que el partido de la 4T ha demostrado una y otra vez su pragmática capacidad para el reciclaje de exmilitantes de todos los partidos políticos, independientemente de ideologías y de la buena o mala fama que les preceda.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí