Sí al desarrollo, pero ordenado y con legalidad: Reyna Gil

DE VIVA VOZ

El Tren Maya y el Puente Nichupté, benéficos siempre y cuando se cumplan los lineamientos, opina la bióloga y exdirectora municipal de Ecología; restricciones sobre el mangle, un tema polémico que requiere ser analizado

SALVADOR CANTO

“Es importante que el proyecto del Tren Maya cuente con todos los permisos y documentos claros de Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) para saber cuáles son esas medidas de mitigación y condicionante que a cualquier otro proyecto o desarrollador exigen las mismas autoridades, porque desde mi punto de vista se trata de una obra muy interesante que le dará mucho auge al desarrollo de toda la Península y las cosas se tienen que hacer bien”, expresó la catedrática de la Universidad La Salle y exdirectora de la dirección de ecología en el municipio de Benito Juárez, Reyna Alejandra Gil Hernández.

En entrevista con El Despertador de Quintana Roo, sostuvo que con el ánimo de que es un proyecto nacional, el gobierno le está dando mucho apoyo a ciertas tramitologías que a cualquier otro empresario para hacer un proyecto le cuesta un año de gestión ante la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), “pero acá han sido rápidos y cuestionados en algunas cosas”, comentó.

De Viva Voz, señaló que también ve con buenos ojos el proyecto del puente de la Laguna Nichupté y se mostró a favor de que se emplee la propuesta de los pilares que se instalen sean construidos en otros lados para afectar lo menos posible el ecosistema del lugar, mismo que, de por sí, ya tiene algún impacto.

Al celebrarse este 26 de julio el Día Internacional del Mangle, la bióloga sostuvo que hace falta más cultura para el cuidado del mismo, aunque dijo que también es necesario que el gobierno revalore la Norma 022 que enlista a cuatro especies de mangle, pero de ellas, hay una que más bien pareciera un árbol de la selva que no requiere estar sobre agua y su funcionalidad es distinta a las de las otras tres.

De igual manera, comentó que hay muchos proyectos que se han hecho o están en proceso pese a que ha habido mucha polémica porque están derribando mangle, aunque dejó en claro que en algunos casos existe el llamado “derecho adquirido”, que son los permisos que la autoridad otorgó hace muchos años con las leyes que había en su momento (antes de la creación de la NOM022) y los empresarios han estado a lo largo de los años renovando o construyendo sus diferentes proyectos poco a poco.

—Como bióloga, ¿cuál es su opinión del tema del Tren maya?

—Como proyecto se me hace muy interesante, porque de mil 500 kilómetros de todo el sur que está tan incomunicado, son 70 o 100 metros de ancho lo que hay de afectación y mucha parte del proyecto del Tren Maya ha sido al lado de vialidades, carreteras ya con afectación de que son la zona federal, otras en donde ya ha habido vías de tren y claro, hay una sección importante como pudiera ser la parte de Calakmul y la parte de Quintana Roo, la cual es una apertura nueva. Aquí déjame decirte que el proyecto se me hace muy interesante porque le dará mucho auge al desarrollo de toda la Península; realmente veo a mucha gente preocupada y ocupada por toda la afectación de la que se habla, pero la realidad es que en donde todos vivimos había árboles y changos antes de que llegáramos. Yo creo que el desarrollo debe de darse y de hecho hay programas de Ordenamiento Ecológico y de Desarrollo Urbano que permiten que haya ese desarrollo de manera ordenada, entonces, una vialidad nueva como la carretera que existe de Cancún a Tulum, había árboles ahí en su momento y cruzó igual las cavernas y toda la zona.

—Pero, ¿qué opina del tema de los permisos?

—Desde luego que hay que tener los estudios adecuados para no generar un accidente y generar medidas de mitigación adecuadas, pero yo creo que el desarrollo debe continuar con las medidas y estudios que actualmente se requiere y que creo que es ahí un poco lo que están planteando las personas inconformes, porque a lo mejor no ha habido los estudios adecuados en tiempo y forma como a cualquier mortal nos exige la Semarnat y en algunos casos hasta arbitraria desde mi punto de vista. Sin embargo, acá con el ánimo de que es un proyecto nacional, pues están dándole mucho apoyo a ciertas tramitologías que a nosotros nos cuesta un año de trámites ante la Semarnat, pero acá han sido rápidos y cuestionados en algunas cosas. Pero salvo desde mi punto de vista administrativo y en tiempo y forma, pues el proyecto es bueno, hay que valorar y que la gente tenga los documentos de Impacto Ambiental para saber cuáles son esas medidas de mitigación y condicionante que a cualquier otro proyecto y desarrollador exigen y que también las cumpla este proyecto y eso es lo importante, sobre todo en donde hay inquietud de la gente por la presencia de cavernas y todos estos ríos subterráneos, siempre saber que cuentan con los estudios pertinentes para hacer la infraestructura necesaria para no afectar esos ecosistemas. Yo me pongo a ver y toda Europa está llena de trenes, China, Japón y cualquier proyecto que veas son cosas impresionantes que cruzan ríos, superficiales pero cumplen un trabajo e igual se puede hacer este tipo de infraestructura, pero simplemente hay que tener la información y el personal que deben de buscar para que hagan el proyecto y las consideraciones pertinentes pero, más de eso, una cuestión de que no se tuvieron los estudios en tiempo y forma, pues insisto, el proyecto global es bueno y va a darle un impulso muy grande a todo el sur.

—Como especialista en tema ambiental, ¿cómo ve el proyecto del puente de la Laguna Nichupté?

—He visto algo en los medios en relación al puente y sí, tuve en su momento alguna información de este cruce que primero se decía era de Bonfil y ahora de Tajamar hacia el kilómetro 14 de la zona hotelera. Creo que hay que buscar línea de desfogue a la actual vialidad que tiene la zona hotelera que en todo momento está súper saturada, ya no es suficiente y esta posibilidad de una nueva vía que permite una salida más rápida de la zona hotelera, aunado a que en caso de alguna emergencia puedan contar con una vía alterna, pues es importante y creo que está bien. Ahora, en tema ambiental, la propuesta que vi y que no sé si sea la última versión de pilares construidos en otros lados y nada más colocados en el sitio, creo que es una buena propuesta porque de alguna manera es la forma de construir sin afectar el ecosistema que de alguna manera y las especies que están en la Laguna, pues son crías de las partes marinas y algunas especies particulares pero por lo menos en lista que yo he visto en general, no son especies que sean endémicas, particulares o que estén en peligro de extinción dentro de toda esta zona de construcción. Obviamente hay que estar muy vigilantes de que la construcción sea como se está marcando con todo el cuidado, colocación de geomembranas y cosas que van a proteger esas áreas de pilotaje para evitar el levantamiento de sedimentos y pueda generar un problema mayor en la cuestión de la contaminación niveles sólidos de las lagunas, pero más de eso, creo que también es un proyecto interesante y que de alguna manera le daría salida a tantos vehículos que tenemos y los tapones que hacen a cualquier hora sobre el bulevar Kukulcán y con este proyecto se resolvería fácilmente.

—En los próximos días se celebra el Día Internacional del Manglar y en Quintana Roo, parece que cada vez tenemos menos, ¿qué opina al respecto?

—El manglar está dentro de la Norma 022 como especies amenazadas y en peligro de extinción, por su fragilidad y la poca superficie que ocupan actualmente. Desafortunadamente muchos desarrollos los han querido hacer por años muy pegados a la costa y obviamente buscan eliminar estos ecosistemas de manglar, de hecho, dentro de México todo lo que es el sur, digamos toda la zona más importante que tenemos de manglar, entre ellos toda la Península, y hablando ya particularmente de Quintana Roo es toda la zona costera en la cual se ha disminuido sustancialmente y esa es la realidad. 

—¿Qué pasa con las leyes que protegen el mangle?

—Yo creo que debería de haber una supervisión más fuerte sobre la presencia de las zonas de manglar, pero bueno, no ha sido tal el caso y este ecosistema tan importante ha sido reducido de manera significativa. Hay que recordar que este ecosistema es una barrera contra los huracanes y ha sido una medida de mitigación ahí de protección para la parte terrestre y ese manglar va disminuyendo paulatinamente. La NOM022 surge a partir del año 2002 o 2003 y es cuando mayormente comienza a tener mayor cuidado sobre la cuestión del ecosistema del manglar y eso ha generado una serie de estudios de protección que se han venido haciendo sobre la zona costera, zonas de refugios y de protección para muchas especies marinas que vienen a reproducirse a esta zona de humedales cercana a la costa y sobre todo el filtro que ha significado este proceso de pasar el agua desde tierra adentro hacia el mar, pues se ha visto la relevancia que tiene de extracción de todos los contaminantes este ecosistema. Yo creo que esto es una revolución de conciencia por un lado y una cuestión de integrar este tipo de ecosistema a la naturaleza a los proyectos porque obviamente la NOM022 de la Semarnat, nos dice que el manglar tiene una suma relevancia cuando tiene un flujo hidrológico que permite esa posibilidad de que tenga continuidad este ecosistema y que de alguna manera cumple esta función biológica y ecológica que tiene. Sin embargo a veces se ha abusado un poco de esta situación también en el sentido de que se han encontrado un mangle o dos en un predio y la autoridad ha impedido el desarrollo de cierta zona por la cuestión que es una especie protegida y está adentro de la Norma pero en el lugar en donde está ya no tienen esa función que tienen los canales y toda esta zona de interconexión.

—¿Qué hace falta para que se haga conciencia sobre la importancia del mangle?

—Desafortunadamente hay que preparar mucho a la gente, a los desarrolladores sobre todo, y explicarles esta continuidad que debe de tener el manglar para que obviamente valoren todas las cuestiones ecológicas y biológicas que tiene este gran ecosistema, sobre todo los grandes beneficios. Ahí lo importante es que el mismo gobierno a lo mejor resguarde todas estas zonas pero de alguna manera o figura diferente a la que existe actualmente porque si lo ves del otro lado de los promoventes en donde el 80% o 90% de su predio que le salió como oro molido, pues corresponde a manglar y creo que ahí el gobierno debería de intervenir en el sentido de extraer o de resguardar estos predios y dar algo a cambio de las tierras nacionales u otro tipo de posibilidades para que la gente también no haga estas prácticas indebidas de tirar el manglar y que de alguna manera está teniendo una afectación. Déjame decirte que he oído muchas quejas de proyectos que están en proceso y que están tirando manglar, yo entiendo la preocupación y a veces me sumo también a esas situaciones, pero hay una cosa que se llama derecho adquirido que son los permisos que la autoridad otorgó en su momento con las leyes que había en su momento y han estado a lo largo de los años renovando o construyendo sus diferentes proyectos. Algún ejemplo de esto es Puerto Cancún en donde hay mucha molestia de la gente porque en esos proyectos se tira manglar, pero en realidad a veces no queda muy claro que esos proyectos que fueron aprobados desde el 90 o incluso antes y que simplemente han mantenido esas autorizaciones vigentes que les permite de alguna manera modificar cierto ecosistema. Obviamente el día de hoy sabemos las consecuencias que trae esto, pero la realidad es que son derechos adquiridos en donde tampoco se puede ir encima de ellos, aunque insisto, esto debe de quedar muy claro que cuando la gente ya obtuvo ese derecho, pues en su momento no era tanta la restricción como está actualmente y ahora yo veo que la autoridad se está yendo al otro extremo al decir que ni se toque nada que tenga manglar y eso no es cierto.

—¿Todas las especies de manglar están protegidas?

—Sí, pero hay una especie dentro de las cuatro que existen de manglar que más bien pareciera un árbol de la selva y ese es el botoncillo, no requiere estar sobre agua y pues en otras reuniones internacionales han intentado quitarlo de esa categoría de protección como está en México adentro de la Norma para pasarlo a otra categoría, porque su situación de desarrollo de funcionalidad no es tan importante como las otras especies. Sin embargo, si alguien presenta un proyecto ante la Semarnat por esta especie es rechazado y muy cuestionado pese a que fisiológicamente tiene otra función.

Entonces son a veces cuestiones de criterios que hay que valorar y digo, valorar es todo el entorno de la situación de esos ecosistemas de mangle y a lo mejor el gobierno tendría que tomar una mayor injerencia en el sentido de que si ya compré predio con manglar, ¿qué podemos hacer en esa zona para protegerla?, porque realmente a lo mejor la gente desista de desarrollar a través de algún apoyo en otro sentido, impuestos, o no lo sé, pero lo que sí sé es que hay que buscar alternativas porque finalmente la gente gasta porque quiere desarrollar y muchas veces no se informa bien de este tipo de situaciones y ya que se compró el predio y se tiene ahí, resulta que no se puede hacer nada.