Sería Lozoya ícono de impunidad de la 4T: Lourdes Mendoza

0
463

DE VIVA VOZ

ENTREVISTA EXCLUSIVA

La periodista que exhibió al exdirector de Pemex cenando en un restaurante de lujo denuncia parcialidad de la FGR para beneficiarlo; han entorpecido su demanda por difamación, acusa; Pedro Joaquin Coldwell se opuso a la corrupción de Emilio Lozoya Austin

SALVADOR CANTO

“Dejar en libertad a Emilio Lozoya Austin, considerado el ícono de la corrupción del gobierno de Enrique Peña Nieto lo convertiría en un ícono de la impunidad en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador”, advirtió la periodista Lourdes Mendoza Peñaloza, quien evidenció el entramado de corrupción y la farsa en que se estaba convirtiendo el proceso legal contra el exdirector general de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el sexenio pasado, a quien fotografió cenando un pato pekinés en el exclusivo restaurante Hunan de la Ciudad de México, sin restricción alguna, pese a estar imputado por los delitos de lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho, tras haber sido detenido en el extranjero.

En entrevista exclusiva con El Despertador de Quintana Roo dijo que el hoy “criminal confeso” responsable de convertir a la multinacional como la más endeudada del mundo y quien a pesar de las circunstancias goza de una justicia selectiva, está negociando un acuerdo reparatorio para quedar en libertad, pese a que el delito que cometió es irreparable por el daño que le hizo al erario y a la propia empresa.

“Si Pemex y la UIF (Unidad de Inteligencia Financiera) aceptan un resarcimiento del daño que hizo Lozoya a Pemex y al erario menor a lo que tiene que ser, se vuelven responsables y corresponsables y así lo establece la ley en donde se indica que él no tiene derecho a resarcimiento del daño de esta naturaleza”, aclaró.     

De Viva Voz, sostuvo que los mexicanos nos indignamos con el gobierno de Enrique Peña Nieto porque fue corrupto y soberbio, pero Andrés Manuel López Obrador quien prometió que la corrupción se iba a limpiar y a barrer de arriba para abajo no está cumpliendo.

Al preguntarle qué papel jugó el quintanarroense Pedro Joaquín Coldwell, quien era secretario de Energía, en el entramado de corrupción que envolvió a Pemex, la periodista señaló que fue él quien alertó a Luis Videgaray Caso (entonces Secretario de Hacienda), cuando se estaba negociando la Reforma Energética, que Emilio Lozoya pretendía tener decisión sobre todos los contratos y licitaciones de Pemex.

“A Pedro Joaquín se le pusieron los pelos de punta y le dijo a Luis Videgaray lo que estaba pasando y se opusieron tajantemente”, explicó la periodista, señalada falsamente por Lozoya de haber recibido una bolsa de marca Chanel para favorecer desde la prensa a Luis Videgaray, una mentira fácilmente rebatible porque la tienda donde presuntamente se adquirió, según el exdirector de Pemex, fue cerrada antes de los supuestos hechos, lo cual ya fue demostrado en tribunales.

Pese a ello, en torno a la impartición de justicia, la periodista que ha sufrido daño moral por las acusaciones falsas en su contra que le costaron perder uno de sus empleos en Radiópolis, entre otras afectaciones en su vida privada y como profesionista y quien para defenderse ha transitado un viacrucis porque han pasado por encima de sus derechos humanos, de su presunción de inocencia, fue estigmatizada y sufrió violencias de género, profesional y política; durante la charla con El Despertador sostuvo que la Fiscalía General de la República, lejos de ayudarla para obtener justicia pertinente, le ha entorpecido el camino para que se haga cumplir la ley.

—¿Cómo va tu demanda en contra de Emilio Lozoya Austin?

De la denuncia que se filtró el 19 de agosto del 2020 y de la que dije que Emilio Lozoya me estaba difamando y que me iba a defender, que iba a presentar una demanda por daño moral y que iba a llegar hasta las últimas consecuencias, estoy ya en espera de sentencia; la Fiscalía General de la República no me ha ayudado para alcanzar la justicia pertinente para poderme defender y durante siete meses le tuve que pedir que me diera la denuncia que hizo Emilio Lozoya ante el Ministerio Público, ante la Fiscalía. Uno de los derechos que tenemos los mexicanos consagrados en la Constitución es poder acceder a una defensa justa y la FGR, lejos de ayudarme, entorpeció el camino; hasta la octava vez me entregó ya la denuncia, pero me la entregó testada, es decir, toda la denuncia venía en negritas y solo la página 35 y 36 y en donde vienen las mentiras que dijo Emilio Lozoya sobre mi persona, son las que me entregan. Al principio el Juez Civil dijo que con que tuviera la denuncia aunque fuera testada no habría problemas y después cambió y dijo que si no estaba toda la denuncia completa, no tiene contexto. Está probado el daño moral que este señor me hizo, también el que este señor dijo mentiras y ya se las probé porque dentro de la demanda que le puse por daño civil, probé que en la tienda en donde él dice que me fueron a comprar una bolsa no existía, había cerrado en el 2011, probé además y no solo yo, sino también los directores de Odebrecht y la propia Fiscalía, diciendo que el dinero, primero, no llegó como él dijo en maletas, sino que fueron transferencias directas a sus cuentas. Tanto la Fiscalía como la UIF (Unidad de Inteligencia Financiera) tienen documentado que el dinero está en sus cuentas y si no existe la tienda, pues ya no hay delito que perseguir en mi caso, entonces ya le demostré que me hizo un daño moral porque además me corrieron de Radiópolis, es decir, perdí un trabajo por las mentiras de este señor.

—Cuanto te mandaron la primera foto evidenciando que Emilio Lozoya estaba cenando en el restaurante Hunan, ¿dudaste en acudir al lugar?

No, yo hice mi trabajo como periodista. Yo desde antes hice mis columnas bien documentadas, así como ustedes lo hacen y no como nuevos periodistas que han inventado en las “mañaneras”, los que sí tenemos un oficio de verdad y respetamos nuestro trabajo nos enseñaron que la máxima de un periodista es no mentir y tener todo documentado, tú no puedes escribir nada si no lo tienes documentado y todas mis columnas están documentadas y pregunto, si Emilio Lozoya estaba tan enojado conmigo por lo que hice, mi trabajo profesionalmente durante el tiempo que él estuvo como director general de Pemex, ¿por qué no me demandó en ese momento?, ¿por qué buscó solamente hacerme un daño moral, que es lo que hace, quitarte tu credibilidad, afectar tu ética, tu moral y darme el raspón que me dio? Eso es atentar contra un periodista y eso es hacerle un daño moral. Que el juez diga o que las autoridades digan que no le voy a poder probar, digo, todavía no tengo la sentencia, pero así que digan que me están ayudando muchísimo para obtener sentencia favorable a mi persona, no lo veo; a la Fiscalía la veo totalmente parcial y no una Fiscalía imparcial en donde se esté buscando lograr que la justicia caiga en contra de quien tiene que caer que es el criminal confeso que es Emilio Lozoya.

Cuando la Fiscalía, hace más menos tres semanas o un mes, le hace ya directamente una acusación formal a Emilio Lozoya y le dice que “el dinero de Odebrecht es el dinero que te dieron a ti como sobornos y los únicos usufructuarios de ese dinero son tú y tú familia”, en ese momento mis abogados se pusieron a trabajar y presentamos desde hace tres semanas ante la Fiscalía General de la República una nueva demanda en contra de Emilio Lozoya Austin y en contra de quien resulte responsable por falsedad de declaraciones. ¿Qué significa eso?, tú le falseas declaración a una autoridad y ese delito se castiga con la cárcel.

—Se habla de que Emilio Lozoya está negociando su liberación con el gobierno de México, ¿qué sabes de eso?

Sería increíble. Lo único que nos falta es que nos dejen libre al ícono de la corrupción del gobierno de Enrique Peña Nieto, va a quedar libre y va a ser el ícono de la impunidad en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, cuya bandera como candidato era que en su gobierno no iba a haber corrupción y que en su gobierno iban a perseguir a los corruptos; si tú preguntas a mano alzada, en encuestas casa por casa, por teléfono o encuestas hechas por el INE a la gente si estamos hartos como mexicanos de la corrupción, no creo que haya una sola persona que te diga que no. Si tú les preguntas, “oye, ¿estás a favor de que se castigue la corrupción?”, todos los mexicanos estamos en esa misma línea. Te pueden gustar o no las formas del presidente, pero en eso todos los mexicanos estamos de acuerdo, estamos hartos de cómo ciertas personas del poder se servían con la cuchara grande y uno de ellos fue Emilio Lozoya.

Los daños que Emilio Lozoya causó a Pemex y al erario mexicano son irreparables. Los 10 millones que en su momento la Fiscalía le aceptó para que saliera y de eso nos enteramos por la prensa, son los 10 millones que le dio Odebrecht como guante para sobornarlo y tenerlo de su lado para que le diera más a ganar; entonces, qué: ¿regresas el soborno y ya no hiciste nada? Déjame decirte que durante el tiempo que Emilio Lozoya estuvo como director general de Pemex, del 2012 al 2016, duplicó la deuda de Petróleos Mexicanos, la dejó más o menos en 106 mil millones de dólares, significa que era la multinacional más endeudada del mundo, para que la gente tenga un contexto de cuánto estamos hablando; ¿y sabes cuánto dejó en caja? 50 millones de dólares que, claro, tú, yo o cualquier persona que nos lea lo quisiéramos tener en nuestras cuentas, pero si tú debes 106 mil millones de dólares y te dejan en caja 50 millones de dólares, no te sirven para nada. Si dijéramos que duplicó la deuda porque se puso a chambear, entonces mejoró la productividad de Petróleos Mexicanos, pero hasta antes de la llegada de la 4T ningún director general de Pemex, ningún neoliberal dijera el presidente, le había hecho tanto daño porque fue el director general que menos barriles de petróleo extrajo.

—¿Consideras que la 4T le ha quedado a deber a México en torno al tema del combate a la corrupción?

Sin duda, pero no nada más considero, los hechos ahí están. Déjame decírtelo de esta manera, yo no sé quién esté tratando de engañar al presidente, pues él siempre ha dicho que el petróleo mexicano es sagrado, el presidente incluso cuando fue candidato, toda su vida ha dicho que él iba a reconstruir a Pemex piedra por piedra, costara lo que costara y mira que lo estamos viviendo en este sexenio porque hay carretadas de dinero para Pemex. Puede gustar o no ese rescate porque muchos creemos que ya no va por ahí la situación; sin embargo, ¿vas a dejar en libertad al ícono de la corrupción de Enrique Peña Nieto? ¿Quién le está jugando las contras al presidente?, que creo que eso es lo que creo que vale la pena decir, porque lo único que nos falta es que Lozoya salga y que con esto se acabe la historia de corrupción, de que la Reforma Energética de Peña Nieto se hizo a base de cochupos y corrupción.

Emilio Lozoya acusó a 17 personas, una de ellas soy yo, la única mujer, no solo me denostó y aunque se piense que no fue un tema de género que en realidad sí es un tema de discriminación de género, es un tema de discriminación hacia la prensa, todos los tres expresidentes, los dos excandidatos, los legisladores, los gobiernos, todos los hombres están por miles de millones de pesos, yo la única mujer, yo la única de prensa y dicen que nosotros nos vendemos por una bolsa, cuando a diferencia de ellos, todos nuestros escritos y todo lo que hacemos como prensa cuando eres responsable, está escrito y tiene documentos y ese es mi caso. Así como su mamá anda diciéndole en la última audiencia: “no te preocupes mijito, ya vas a salir”, yo le diría, “ay señora, usted hubiera mejor educado a su hijo”. El presidente ha dicho que no se debe de mentir, no se debe de robar y lo más importante es la familia y pues ¿qué crees?, en mi casa lo importante es la familia, dos, yo no robé, yo no mentí y ya mis pruebas son irrefutables de que Emilio Lozoya Austin a mí me difamó. Yo le estoy enseñando a mi hija a defenderse, a defender su dignidad, a tener principios y valores, a no robar y a no mentir y entonces no me voy a detener.

—¿Lourdes Mendoza tiene miedo por todo lo que está pasando?

Sí, sí tengo miedo, pero eso no me puede paralizar, yo vivo en México y no tengo otro país a donde irme y lo que tengo que hacer es sembrar aunque sea una pequeña semilla para tratar de mejorar a mi país y por eso no me voy a callar, no me voy a detener aunque tenga miedo y muchas presiones para decirme: “ya desístete”, cuando veo que pareciera que ese señor es impune. Un ejemplo, recientemente cuando empezó la 4T hicieron Morena, el PT y el Verde una nueva Reforma Fiscal en donde equiparaban la defraudación fiscal con el crimen organizado y todos los legisladores de oposición dijeron que no lo hicieran, porque no se puede equiparar una empresa establecida con el crimen organizado, puede haber errores, no estamos diciendo que no se paguen impuestos, nada más que no puedes equipararlos… Fíjate lo que pasó el martes, el juez (Felipe de Jesús) Delgadillo Padierna, el juez de consigna de Rosario Robles, quien ha sido implacable con esa mujer, fue un pan de dulce con Emilio Lozoya y le dijo que debía impuestos del 2016 y como los quería pagar le dijo que se suspendía esa carpeta de investigación.

Otra cosa importante, que no se nos olvide que lo que está haciendo la Fiscalía es ilegal; de acuerdo con el Código de Procedimientos Penales, el Articulo 168 si no mal recuerdo, dice que para que tú resarzas un daño tu delito tenía que ser perseguido por medio de una denuncia, pero los delitos que se persiguen de oficio no pueden tener este beneficio, como los que cometió Emilio Lozoya, entonces la Fiscalía no nada más a mí me ha negado la facultad de defenderme, está ayudando al otro a hacer una ilegalidad y no quiero poner palabras de adjetivos, pero si Pemex y la UIF aceptan un resarcimiento del daño que hizo Lozoya a Pemex y al erario menor a lo que tiene que ser, se vuelven responsables y corresponsables y así lo establece la ley, en donde se indica que él no tiene derecho a un resarcimiento del daño de esta naturaleza.      

—Muchos periodistas han sido asesinados y otros más amenazados en México, ¿crees que el gobierno de la 4T no está garantizando la libre expresión?

Hace una semana y media se dio el reporte anual de Artículo 19, una de las ONG´s de periodistas más importantes del mundo y en ese reporte viene contada mi situación, pero no solo eso, ahí lo que dice ese reporte se llama negación, en donde te dicen que el gobierno mexicano está negando lo que sucede con la prensa. Lo que la gente no entiende es que sin prensa libre no se tiene el país democrático que se necesita y vuelvo a repetir, hay de periodistas a periodistas, pero claramente Artículo 19 dijo que nunca en la historia de México había habido tantas agresiones en contra de los periodistas y todo mundo dice que no nos preocupemos, que no pasa nada. Vamos a recordar tristemente el caso de Lourdes Maldonado, quien fue a una “mañanera”, pidió ayuda y ¿en dónde está hoy Lourdes Maldonado?, enterrada. Ese es el tema, nunca antes se había temido, la agresión ya no viene del crimen organizado en primer lugar, la agresión hacia la prensa viene directamente de las autoridades y yo aquí puedo decir: a mí me difamaron, tengo las pruebas, defenderme ha sido un viacrucis, a mí me pasaron por encima de mis derechos humanos, de mi presunción de inocencia, perdí trabajos, me estigmatizaron, me hicieron violencia de género, violencia profesional, política y entonces el señor (Emilio Lozoya) regresa los 10 millones de dólares que le dieron de guante para corromperlo y ¿con eso se nos olvida lo que le hizo a Petróleos Mexicanos? 

—Dentro de todo este entramado de corrupción donde se involucra a Emilio Lozoya, ¿qué papel jugó Pedro Joaquín Coldwell?

Hasta donde tengo entendido, Pedro Joaquín es quien alerta a Luis Videgaray cuando se está negociando la Reforma Energética, en donde Emilio Lozoya dice: “vamos a hacer que todos los contratos o licitaciones de Pemex nosotros decidamos a quién se los entregamos”. Entonces a Pedro Joaquín se le ponen los pelos de punta y le dijo a Luis Videgaray lo que estaba pasando y Videgaray se opone tajantemente. Los farmouts (un esquema de asociaciones entre Pemex y el sector privado incorporado en la Reforma Energética de Enrique Peña Nieto, N. de la R.), esos contratos tan importantes, no los asignó directamente Pemex, hicieron un modelo para tratar de contener y tratar de evitar la corrupción al máximo.

—¿Crees que esa Reforma Energética era perfecta?

Lo que te puedo decir es que no era una mala reforma, y si dicen que se hizo con corrupción como lo dijo el presidente el pasado lunes, yo hasta hoy no he visto una prueba, pero lo que sí he visto es que a Emilio Lozoya Austin le sacaron una orden de aprehensión y se les escapó, lo fueron a recoger a España con un avión privado, no lo trajeron en turista esposado para que todo mundo lo viera, a la prensa se le engañó porque todos nos fuimos al reclusorio mientras era trasladado del aeropuerto hacia el hospital porque venía “malito”, porque tenía reflujo y estaba anémico, luego en lugar de prisión preventiva fue enviado a su casa con un brazalete. Yo lo agarré en un restaurante cenando casualmente y te voy a decir una cosa, a mí este señor me mandó a hacer cuatro pruebas psicológicas para demostrar que yo mentía, que yo manipulaba y que yo anteponía mis principios y mis valores ante el dinero, cosa que fue totalmente al revés. ¿Sabes qué me pasó después de estas cuatro torturas? Porque nadie sabe lo duro que son estas pruebas que durante seis horas te estén atacando durante cuatro ocasiones, no las presentaron en mi juicio ¿y sabes por qué?,  porque decían totalmente lo contrario, que sí tenía daño psicológico, que sí tenía un daño emocional y que yo no era lo que Emilio Lozoya sí es, un criminal confeso que antepone el dinero a sus principios y sus valores.

—¿Algo más que nos quieras comentar?

Los mexicanos nos indignamos con el gobierno de Enrique Peña Nieto porque fue corrupto, porque fue soberbio y con Andrés Manuel López Obrador que como candidato de Morena nos prometió que la corrupción se iba a limpiar y a barrer de arriba para abajo, creímos en algo que no se está cumpliendo. Lo único que nos falta es que dejen a Lozoya, ícono de la corrupción con Peña Nieto, en libertad y se convierta en el ícono de la impunidad de López Obrador.

*****

  • Lourdes Mendoza es una periodista y conductora de radio y televisión, quien actualmente publica columnas para Grupo Expansión, Eje Central y El Financiero.
  • Es parte del grupo fundador del canal Proyecto 40; participa en la mesa de análisis político República MX del canal ADN40 junto a Sergio Sarmiento y es directora del equipo del sitio digital Noticias en la Mira.
  • Ella es la única mujer que figura en las acusaciones de Emilio Lozoya, en las que involucra a personajes de la alta cúpula política como los expresidentes Felipe Calderón, Carlos Salinas de Gortari e incluso Enrique Peña Nieto, así como exlegisladores.