Segunda suspensión definitiva contra Tramo 5

Con este fallo, el Juez Primero de Distrito frena nuevamente las obras del Tren Maya que se están llevando a cabo de Cancún hasta Tulum

MÉRIDA.- El Juez Primero de Distrito con sede en Mérida, Yucatán, Adrián Fernando Novelo Pérez, concedió una segunda suspensión definitiva a la construcción del tramo cinco del Tren Maya, que va de Cancún a Tulum Norte, en Quintana Roo.

Nóvelo Pérez concedió el amparo a la Asociación Civil Defendiendo el Derecho a un Medio Ambiente Sano (DDMAS), que impugnó el pasado 5 de abril que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y el Fonatur Tren Maya no contaban con los permisos requeridos para iniciar la construcción.

Con esta nueva suspensión definitiva, el juzgador frena nuevamente las obras que se están llevando a cabo de Cancún hasta Tulum.

Por otro lado, el juez negó otorgar este recurso a la organización que había argumentado que diferentes autoridades no habían obtenido diversos permisos relacionados con los ordenamientos ambientales y de planificación territorial.

Esta segunda suspensión se suma a otra que había otorgado el mismo juzgado el pasado 30 de mayo, al reconocer que la construcción no contaba con la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), que se requería para iniciar la obra; dicha suspensión fue ignorada por el gobierno federal al nombrar la construcción como obra de seguridad nacional.

El juez rechazó revocar la suspensión definitiva a las obras del tramo cinco sur del Tren Maya. Sin embargo, realizó cambios que hasta el momento no han sido publicados.

Dentro del amparo 884/2022, el juzgador estableció que “se mantiene la concesión de la suspensión definitiva de los actos reclamados precisados atribuidos a Fonatur y Fonatur Tren Maya, pero en los términos, con las precisiones y para los efectos señalados en la parte considerativa de esta resolución”.

A pesar de ser modificados, la resolución del juez especifica que la suspensión sigue vigente, por lo que el freno a la obra debería de seguir en pie.

Además de esta suspensión definitiva, también existen cuatro suspensiones provisionales, mismas que se tienen que resolver antes de que se pueda continuar con las obras. (La Razón / El Financiero)