SE VENDE: DIPUTADOS PLURINOMINALES

Rebasadas las circunstancias que motivaron su creación para incluir a las minorías en la época de un PRI hegemónico, hoy son moneda de cambio para cotos de poder, complicidades e impunidad, por lo que muchas voces piden su desaparición y, de paso, reducir los espacios de mayoría relativa

SALVADOR CANTO

Los diputados electos por el principio de representación proporcional, también conocidos como plurinominales, son actores que personifican a la plutocracia de los partidos —esto es, el sector privilegiado que detenta el poder mediante la fuerza del dinero—, algo así como las “vacas sagradas” de dichos institutos políticos, representan los intereses de los gobiernos en turno y el amiguismo a su máxima expresión, responden a los intereses de quienes manejan esos organismos como una monarquía y que son quienes los nombran para llegar al cargo y ser serviles a sus grupos sin importar torcer la ley.

Lo mismo sucede con los candidatos por mayoría relativa, muchos de los cuales son postulados sin considerar a las bases de sus institutos ni sus trayectorias, sino mediante acuerdos políticos en beneficio de los grupos de poder. 

Y justo este panorama es el que ha vivido Quintana Roo en las últimas ocho legislaturas locales, donde tanto plurinominales como diputados de mayoría han sido partícipes en la aprobación de un endeudamiento del estado cada vez mayor, de traslaciones de dominios y cesiones de predios propiedad de la entidad, así como del aval de cuentas y obras públicas poco transparentes de los gobiernos en turno, tanto municipales como estatales.

Son vox populi los acuerdos bajo la mesa entre diputados y gobiernos para manosear los votos a favor o en contra de determinadas iniciativas, mediante los popularmente conocidos “cañonazos” por cada legislador, que van desde los 500 mil hasta los cinco millones y a veces hasta de 10 millones de pesos.

En la actualidad, de cara al presente proceso electoral local, las expectativas no son mejores, pues muchos de los personajes inscritos por los partidos políticos para ocupar esos espacios cuentan con múltiples señalamientos en sus encargos anteriores, y algunos son enlistados como “chapulines”, oportunistas que solo buscan el poder por el poder.

En el caso concreto de los plurinominales, incumplen con la función de equilibrio que deberían representar en el Congreso del Estado, tienen la encomienda de ocupar coordinaciones de bancadas de los partidos y cargos importantes que les permitan tener el control de la legislatura en funciones.

A nivel federal la figura de plurinominales nació en 1977, durante las largas décadas de hegemonía del PRI, cuando dominaba los procesos electorales, mediante una reforma propuesta por el entonces secretario de Gobernación, Jesús Reyes Heroles, y lo que se buscaba era que hubiese un equilibrio en las cámaras (alta y baja) dando entrada a las minorías, y a la vez como una estrategia para otorgar legitimidad a la “aplanadora electoral” que constituía en aquellos años el partido tricolor.

El sistema de elección es relativamente sencillo y tiene que ver con la palabra que les da nombre, plurismo, que proviene del latín y quiere decir “muchos nombres”; en la entidad son 10 los espacios asignados para esta figura y 15 para mayoría relativa —es decir, por votación directa en las urnas—, en tanto que a nivel nacional son 200 diputados plurinominales y 300 electos en votación, mientras que en el Senado de la República 32 de 128 legisladores son plurinominales.

En Quintana Roo los primeros diputados por representación proporcional fueron David Espino Solís y Juan Manuel Domínguez Estrella (+), de los ya desaparecidos Partido Popular Socialista (PPS) y Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM) respectivamente, dentro de la II Legislatura, comprendida en el periodo 1978-1981.

“En un principio los plurinominales tuvieron una razón de ser porque había una hegemonía priista y los demás partidos no tenían representación, pero hoy ya no deberían estar porque no aportan mayores cosas”, expresó Eduardo Galaviz Ibarra, presidente del Observatorio Legislativo. Ciertamente, hoy las circunstancias políticas son muy distintas a las de hace décadas; perdida la supremacía del partido en el poder ante los contrapesos opositores, la finalidad de las representaciones plurinominales ha sido superada.

Como en cada proceso electoral, este 2022 los partidos políticos en lo individual y en alianza, además de haber inscrito a sus candidatos y suplentes para los diversos distritos de la entidad por mayoría relativa, también han nombrado a sus “gallos” en los primeros números de la lista de plurinominales quienes, sin necesidad de hacer campaña, llegarían al cargo si los institutos políticos que representan obtienen un determinado porcentaje de sufragios en la jornada electoral, como lo establece la ley.

Para el expresidente de la Barra de Abogados de Quintana Roo Colegio Profesional AC, Luis Armando Esquiel Orozco, los plurinominales suelen dejar mucho que desear en sus desempeños, pues no aportan iniciativas y además se caracterizan por ser quienes más faltan a las sesiones, por lo que sugirió que es necesario revisar si realmente es necesario contar con tantos diputados, no sólo los pluris, sino también los de mayoría.

Por si fuera poco, es de señalarse la acción ventajista ejercida por los dirigentes de los partidos en el estado, pues lejos de su papel de ejercer como fieles de la balanza y fomentar la igualdad entre su militancia, cinco de ellos están inscritos como candidatos a diputados plurinominales: Humberto Aldana, Candy Ayuso y Bárbara Ruiz encabezan las listas de Morena, el PRI y Confianza por Quintana Roo, respectivamente; y Faustino Uicab y José Antonio Monroy Mañón, dirigentes del PAN y del Movimiento Auténtico Social (MAS), ocupan el segundo lugar de sus listados.

Plurinominales, mal vistos por la ciudadanía

Para muchos ciudadanos, como Jesús Quintanilla Osorio, las diputaciones plurinominales no son democráticas, no se ganan, son solo un regalo para los partidos, pues “a veces ni siquiera conocemos al personaje que según nos representa”.

Además –dijo–, son una carga de dinero a los ya de por sí afectados contribuyentes, y a Chetumal, donde él radica, no le han ayudado en nada.

“Chetumal vive hundido en el desempleo, en las multas y en las promesas. Más bien, sobrevive. ¿Plurinominales? No, gracias. Si los quitan es mejor, por lo que urge un cambio en la legislación a la materia, que nos ahorraría un dinero importante. Basta ya de políticos que buscan sólo su beneficio”.

Por su parte, Rodolfo Romero consideró que los “verdaderos” diputados, es decir “los que son votados por el pueblo”, deberían de ponerse a trabajar y escuchar a la gente en torno al tema de los plurinominales y buscar un mecanismo para que ya no existan, en virtud de que está comprobado que solo sirven como un coto de poder de ciertos grupos del gobierno en turno y para establecer acuerdos entre los partidos políticos.

“La verdad existe un hartazgo y se debería de hacer algo al respecto, porque estos diputados no nos representan”, afirmó.

Es importante aclarar que en el caso de procesos federales, el tema de los diputados plurinominales juega un papel importante para la legitimación de la elección y muchas veces los asuntos se dirimen en los tribunales, en primera instancia en la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) con sede en Xalapa, Veracruz, en donde se encuentra la base de la Tercera Circunscripción a la que pertenece Quintana Roo y si ahí no se resuelve, el expediente llega a la Sala Superior del Tribunal, en la Ciudad de México.

En tanto que a nivel local, las controversias se resuelven ante el Tribunal Electoral de Quintana Roo y si el tema rebasa a esta instancia, también hay intervención federal a través de la misma Sala Regional de TEPJF y en caso extremo el camino jurídico concluye, de igual manera, en la Sala Superior.

Debe reducirse su número: Observatorio Legislativo

Para Eduardo Galaviz Ibarra, presidente del Observatorio Quintana Roo A.C., organismo creado para vigilar el trabajo de los tres Poderes del Estado, si se quiere dar un paso importante para cambiar la percepción de los diputados que llegan por la vía plurinominal, que muchas veces no funciona, se debería reducir su número: que en el caso local, de 10 pasen a cinco y a nivel federal, en lugar de 200 solamente sean 100 las personas que asuman a este cargo.

La rebatinga por llegar al Congreso del Estado y controlar la mayoría de las comisiones a favor del gobernante en turno va más allá de los intereses del pueblo y los partidos políticos lo saben y es por ello que desde hace muchos años han incrustado en la figura de plurinominales a sus más fieles escuderos, que tienen la encomienda de cuidar las espaldas de los gobiernos en turno.

“Yo considero que en el caso del Congreso local, en lugar de 10 diputados plurinominales se reduzca a cinco y que esos cinco sean como ya se está haciendo, que salgan de los partidos que obtuvieron mejores segundos lugares para que tengan respaldo de los votos y no sea por imposición; creo que con 20 diputados en total es más que suficiente”, explicó.

Añadió que en el Congreso federal se debería de aplicar igual, es decir, en lugar de 200 que sean 100 diputados plurinominales con el mismo modelo y de 300 por la vía de voto directo, que se reduzcan a unos 250.

Galaviz Ibarra recordó que en un principio la figura de plurinominales era para que hubiese representación de los partidos minoritarios en las cámaras, sobre todo en la época del predominio priista porque no había manera de tener diputados de oposición.

“Ahora creo que la situación es distinta, se debe de atender esta situación porque en el caso del Congreso del Estado hemos visto un deterioro y en algunos casos, hasta abuso de quienes han ocupado los cargos de plurinominales”, afirmó.

Reiteró que la XVI Legislatura de Quintana Roo, en donde hay 12 diputados plurinominales, pasará a la historia como un Congreso más que solo vio por sus propios intereses, en donde predominó la falta de transparencia en el manejo de los recursos, careció de debates legislativos, no hubo oposición que cuestionara si fue correcto o no más endeudamiento del estado y los municipios, además, tampoco hubo discusiones en las propuestas para el nombramiento de los magistrados de los tribunales de Justicia Administrativa y Superior de Justicia respectivamente.

Plurinominales no justifican su existencia

Luis Armando Esquiel Orozco, expresidente de la Barra de Abogados de Quintana Roo, consideró que muchos de los plurinominales no justifican sus nombramientos, pues no aportan iniciativas y además se caracterizan por ser los más faltistas en las sesiones.

“Muchas veces no son conocidos o populares, porque prácticamente representan a la plutocracia de los partidos, y los electores piensan que no los representan, sino que responden a los fines políticos de sus partidos y además nadie vota directamente por ellos”, mencionó.

Comentó que se ha evidenciado que estos diputados “dejan mucho que desear en sus desempeños”, al “no aportar iniciativas o tener muchas faltas de asistencia a las sesiones” y además, “existe una opinión generalizada de que los diputados plurinominales son los ‘premiados’ y por eso es que actualmente se pide que se disminuya su número o desaparezcan”.

Aunque creo –dijo–, que sí deben de permanecer en las democracias bien consolidadas; los sistemas mayoritarios no deben estar sobrerrepresentados y excluir a las minorías.

“El sistema de representación  proporcional debe buscar siempre representar y ser voz a las diversas opciones políticas que conviven en un Estado Democrático”, aclaró.

Urge figura de candidatos ciudadanos no registrados

“Definitivamente la figura de plurinominales ya no debería existir porque está comprobado que solo sirven de coto de poder del gobernante en turno, pues llegan para tapar desde el Congreso cualquier irregularidad que pudiera comprometer a la administración de la que muchas veces llegaron a formar parte”, señaló el activista José Alberto Pech Tzec.

Dijo que los ciudadanos “debemos hacer algo urgente para que esto cambie, pues no es posible que alguien que no hace campaña y no pertenece a ningún partido político y que además es gente con mala reputación llegue por la libre a ocupar un cargo con la encomienda de blindar y ser tapadera de ciertos grupos en el poder, incluso de los mismos partidos políticos”.

Planteó que si los nombres de los aspirantes a una diputación plurinominal aparecieran en las boletas, “te aseguro que la gente no vota por ellos, porque sabemos que son personajes de dudosa reputación”.

Insistió que a estas alturas “estos puestos no deberían de existir, pues ya estamos saturados con diputados que al no estar a la altura del pueblo también deberían de reducirse en número porque además no cumplen con lo más elemental que es probar su honestidad”.

El activista y principal promotor del “Museo de los Hampones” que está colocado debajo del puente de la avenida José Portillo con Bonampak, dijo que si las autoridades insisten en mantener la figura de plurinominales, “el pueblo tiene que alzar la voz y hoy es momento de lanzar a nuestros propios candidatos ciudadanos bajo la modalidad de no registrados, cuyos nombres tendrían que ser inscritos a mano por los votantes en la boleta en la jornada electoral”.

Se trata –insistió– de que el pueblo tenga representantes propios y no impuestos por los partidos políticos o el mismo gobierno en turno como es el caso de la extitular de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), Yohanet Torres que será diputada plurinominal por el Partido Verde, “con el único fin de ser tapadera de los malos manejos de los recursos del gobierno del estado”.

Finalmente, criticó que a las elecciones se les llame una “fiesta de la democracia” pero es la ciudadanía la que termina pagando por todo este festejo, sin permitirles participar, pues eso es monopolio de los partidos.

“Ya de plano se burlan de la ciudadanía, pues hoy son del PAN, mañana del PRI o de Morena, son eternos candidatos que no tienen compromiso con la ciudadanía”, comentó.

Tribunales electorales, muy activos

En medio de polémicas por el nombramiento de candidatos por mayoría relativa e incluso plurinominales, en el caso local, el Tribunal Electoral de Quintana Roo (Teqroo) ha comenzado a recibir quejas y denuncias por inconformidades de quienes afirman tener todos los elementos y argumentos para ser tomados en cuenta en las candidaturas.

El Teqroo es la instancia a nivel local en donde se dirimen todas las quejas relacionadas a posibles impugnaciones, ya sea por la inconformidad de posibles candidaturas o en su caso, al concluir la jornada electoral, sobre el tema de los resultados.

En el primer caso, ya ha comenzado a sesionar sobre múltiples casos y uno de ellos fue la inconformidad de Jorge Escudero Buerba por no haber sido designado candidato a diputado de mayoría por el Distrito 2 por el Partido Acción Nacional.

En días pasados, el Teqroo terminó que será la Comisión de Justicia del Consejo Nacional de dicho partido la instancia que tendrá que resolver lo conducente.

De forma directa, los magistrados declararon improcedente el Juicio para la Protección de los Derechos Político Electorales de la Ciudadanía Quintanarroense JDC/008/2022 interpuesto por Escudero Buerba en contra del Comité Directivo Estatal del PAN por la aprobación de candidatos a diputados de mayoría en los distritos 1, 2, 5, 8, 9, 10, 11 y 14 toda vez que no fue registrado como candidato a diputado local por el distrito electoral 2.

En ese contexto, la autoridad electoral decidió reencausar dicha queja a la Comisión de Justicia del Consejo Nacional del PAN, ya que consideró que el quejoso no agotó el medio de impugnación interno que contempla su partido antes de recurrir directamente a esa autoridad jurisdiccional.

Cabe mencionar que en el caso nacional existe también la instancia de la Tercera Circunscripción del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) a la que pertenece Quintana Roo y hasta donde llegan los casos relacionados a asuntos de impugnaciones federales.

*****

  • Repartición de diputados plurinominales

Morena olvidó la tómbola y optó por el dedazo

El partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) dejó a un lado la tan cacareada transparencia y no ser más lo de lo mismo para la asignación directa y por “dedazo” de las candidaturas de representación proporcional y aunque sus estatutos prevén la realización de una tómbola que asigne por sorteo las candidaturas plurinominales, en esta ocasión optó por aplicar el argumento de los “acuerdos y conveniencia” de la dirigencia nacional y estatal.

En ese contexto y para evitar cometer los “errores” del pasado proceso local en donde las candidaturas plurinominales les fueron entregadas a desconocidos que al final terminaron por traicionar al partido una vez dentro de la XVI Legislatura, en esta ocasión optaron por  dos exsenadoras, un expresidente municipal y el dirigente de dicho partido en la entidad.

Fue a chaleco y a dedazo que dicho partido inscribió en primer lugar a Marybel Villegas Canché –como parte de las negociaciones encabezadas desde la Secretaría de Gobernación para evitar un ruptura con su salida del partido–, seguido por Luis Humberto Aldana Navarro –dirigente estatal y figura cercana a Mara Lezama–, en tercer lugar a Luz María Beristain Navarrete, en cuarto al dirigente magisterial Fermín Pérez Hernández y en quinto sitio a Luis Gamero Barranco, una cuota de Marybel Villegas, aunque su candidatura fue desechada por el Ieqroo el pasado viernes, al estar inscrito dentro de los registros de Personas Sancionadas en Materia de Violencia Política contra las Mujeres en Razón de Género a nivel local y nacional como consecuencia de una denuncia de la actual presidenta municipal, la también morenista Yensunni Martínez Hernández, por lo que fue sustituido por Alana Cordero Santillán, la primera persona transgénero en cambiar su identidad en Quintana Roo, con lo que de paso cumple con su cuota de inclusión de un representante de la diversidad sexual.

PRI quiere recuperar algo de lo perdido

El otrora poderoso Partido Revolucionario Institucional (PRI) registró en su lista de candidatos a diputados plurinominales ante el Ieqroo a su lideresa Elda Candelaria Ayuso Achach y el exalcalde de Cozumel, Pedro Joaquín Delbouis en el primer y segundo puesto, respectivamente. Asimismo, en la tercera posición de los postulados se encuentra Elvira Monserrat Tun Tzuc; en la cuarta, José del Ángel Arjona Carrasco; y en la quinta, Delta María Sabido Ojeda.

PRD quiere repetir con añejas prácticas

Divido y enfrascado en una pugna interna entre las corrientes partidistas representadas por Gerardo Mora Vallejo y Julián Ricalde Magaña, sobrevino una ruptura que ganó el extitular de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA), quien logró quedarse en la primera posición de la lista de plurinominales y así asegurar un lugar dentro de la próxima legislatura. Detrás de Gerardo Mora fue inscrita Marcela Rojas López, quien fuera síndico de la administración municipal de 2016-2019 en Othón P. Blanco y es hermana de Leobardo Rojas, el dirigente estatal del sol azteca. En tercer puesto está Misael Asarias Lizama Pech y en la cuarta posición, Raquel Hernández Pool.

MAS solo busca tener presencia

El partido Movimiento Auténtico Social (MAS) anunció la inscripción de sus candidatos plurinominales con Diana Laura Nava Verdejo a la cabeza, seguida por su dirigente José Ángel Monroy Mañón, Alfonsa Leticia Padilla Medina, Alfredo Francisco Villaseñor Rodríguez y Lucía Caamal Garrido.

PAN, el poder por el poder

El Partido Acción Nacional (PAN) se ha convertido en una completa comparsa del PRD para este proceso electoral y en ese sentido, registró a la exregidora de Othón P. Blanco Cinthia Yamilie Millán Estrella, el líder estatal José Faustino Uicab Alcocer, María Teresa Simón Triay, José Ernesto Castillo Noh y Flor Elena Uc Ibarra para las diputaciones plurinominales.

PVEM acordó proteger finanzas estatales

En medio de toda la polémica por su alianza con Morena a nivel local el partido Verde Ecologista de México (PVEM) pactó proteger las finanzas estatales y de varios municipios de los gobiernos actuales y para ello anunció que la lista de plurinominales la encabeza la extitular de la Secretaría de Finanzas del Gobierno del Estado, Yohanet Torres Muñoz, seguida por Renán Eduardo Sánchez Tajonar, María José Osorio Rosas, Guillermo Andrés Brahms González y Alejandrina Albornoz Pastrana.

Movimiento Ciudadano quiere recuperar algo

El partido Movimiento Ciudadano inscribió a Maritza Deyanira Basurto Basurto, Johnny Monsreal Padilla –exyerno del candidato a gobernador José Luis Pech–, Martha Condado Yang, Eitel Sinuhé Villagómez Cobos y Sara Alicia Xiu Pérez en la lista de plurinominales.

FXM quiere tener un espacio por acuerdo de alianza

El partido Fuerza por México (FXM) inscribió a Manuel Federico Romero Angulo, Michelle Franco Castillo, Diana Nitzi Flores Mondragón, Leandro Cituk Chi y Verónica Marcela Romero Díaz.

En Confianza nadie confía

Con la esperanza de obtener algún escaño gracias a su alianza con el PAN, Confianza por Quintana Roo presentó sus cinco propuestas, encabezadas por Bárbara Ruiz Velázquez, quien funge además como presidenta del partido local, seguido del activista Alfredo Caamal Huchim y la excandidata a la presidencia municipal de Bacalar, Nelia Guadalupe Uc Sosa. En cuarta posición enlistó al también secretario general del partido y expresidente del Ejido Isla Mujeres, Ángel Martín Dzib Aguilar y Yosania Alejandra Dorantes Paredes.

Hernán Villatoro perdió el control del PT

A diferencia de otros procesos, el otrora líder estatal del Partido del Trabajo (PT) en el estado, Hernán Villatoro Barrios, fue hecho a un lado por la dirigencia nacional y en esta ocasión fueron ellos quienes optaron por nombrar a los candidatos plurinominales para la diputación local y en ese contexto inscribieron a María Trinidad Guillén Núñez, José Antonio Aguilar Quiroz, Lexi Yohana Pool Sáenz, Leandro Axel Pineda Manrique y Brian Echeverría Ramírez.

GALERÍA

Cozumel, 31 de marzo.- En un hecho historico, Alana Cordero Santillan, se convierte en la primera ciudadana en esta isla, en recibir su Registro de Identidad de Genero, luego de un proceso legal de mas de año y medio.