Rusia bombardea Odesa y Kiev

0
28

Un centro comercial en la capital ucraniana, entre los objetivos del fuego; tras más de dos semanas de asedio, intenta forzar la rendición de la ciudad de Mariúpol

AGENCIAS

KIEV.- Las fuerzas rusas bombardearon un centro comercial en Kiev y, por primera vez en 26 días de guerra, viviendas en Odesa, dos puntos estratégicos en el mapa de la ofensiva rusa junto a Mariúpol, ciudad portuaria a la que intentó obligar sin éxito a rendirse tras más de dos semanas de asedio.

En la capital, al menos ocho personas murieron en el bombardeo de un centro comercial que también destruyó seis viviendas en el distrito de Podilsk, en el que hay dos escuelas y dos guarderías, dijo en Telegram el alcalde, Vitali Klitschko.

El portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashénkov, afirmó que el centro comercial servía de almacén para lanzacohetes y munición, y estaba inoperativo, por lo que fue destruido por “armas de largo alcance de alta precisión”.

El lunes, el buque de desembarco “Orsk”, de la Flota del Mar Negro de la Armada rusa, atracó en el puerto de Berdiansk, ciudad controlada por Rusia y a tan solo 77 kilómetros de Mariúpol y bombardeó desde el mar edificios residenciales de la estratégica ciudad portuaria de Odesa, de 990 mil habitantes.

“Son edificios residenciales donde vive civiles. Que lo sepan los rusos enajenados, a quienes los dirigentes de su país les dicen que aquí no pasa nada de esto”, afirmó el alcalde, Gennady Trukhanov.

En Mariúpol, donde Rusia aseguró el viernes que las milicias separatistas de Donetsk combaten en la ciudad con los “nacionalistas” ucranianos, Rusia insistió en obligar al Ejército ucraniano a rendirse y abandonar la ciudad sin armas ni municiones, después de que el asesor del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, Oleksiy Arestovych, admitiera que Ucrania no tiene posibilidad de enviar refuerzos.

La ministra para la Reintegración de los Territorios Temporalmente Ocupados de Ucrania, Iryna Vereshchuk, rechazó una rendición, y respondió a Rusia que, “en lugar de perder el tiempo en ocho páginas de cartas, simplemente abra un corredor” humanitario.