SALVADOR CANTO

En situación desesperada por el embate del COVID-19, la autoridad estatal ha endurecido las medidas restrictivas a la población de la zona norte, sin atreverse a ejercer las que en realidad se requieren, y que representarían el cierre de las actividades turísticas que son sustento económico de la entidad

 

Luego de semanas de forzar el color amarillo en el semáforo epidemiológico estatal, aunque ya se había elevado la tonalidad a nivel federal, el Gobierno del Estado de Quintana Roo se vio obligado a ceder a la realidad, ante el incremento de los contagios y defunciones por COVID-19, y decretó el semáforo naranja para los municipios de la zona norte, en medio de severas conminaciones del gobernador Carlos Joaquín González a la población para que refuerce las medidas sanitarias de prevención.

Del 1 al 7 de febrero se cumple la segunda semana consecutiva en color naranja para los municipios de Benito Juárez, Solidaridad, Tulum, Cozumel, Puerto Morelos, Isla Mujeres y Lázaro Cárdenas y en ese sentido, los llamados del mandatario estatal han adquirido un literal tono de regaño hacia los ciudadanos, para quienes nuevamente se limita el aforo al 30% en playas y parque públicos, cines y teatros, centros comerciales, casinos, peluquerías y salones de belleza, servicios religiosos, inmobiliaria y manufactura.

Pero además se anuncia que bares, centros nocturnos, discotecas, centros de espectáculos, cantinas y similares deben cerrar sus puertas, aunque esto, al menos hasta el pasado fin de semana sólo era “sobre papel”, pues dichos negocios continuaron abiertos y en redes sociales cundieron imágenes de establecimientos tanto de zona hotelera como de la ciudad, Plaza de Toros, avenida Tulum e incluso avenida Las Torres operando sin restricciones, sin que muchos de los asistentes respetaran las medidas de distanciamiento social y sin usar cubrebocas.

Este doble rasero en la aplicación de las prohibiciones evidencia el dilema en el que se encuentran las autoridades, que más allá de limitar y responsabilizar a la ciudadanía del creciente número de casos de coronavirus, no se atreven a ejercer las medidas más drásticas que se requieren ante el evidente aumento en el número de contagios, los cuales de seguir a la alza podrían llevar a una inconmensurable afectación e incluso al cierre de la actividad turística, que es la principal fuente de ingresos para la entidad y pondría al pueblo frente a un nuevo embate de complicación económica en pleno arranque del 2021.

 

Vuelos cancelados

El imparable incremento de los contagios por COVID-19 en el mundo ha llevado a algunos países como Canadá a anunciar restricciones y suspensión de vuelos a destinos de México y el Caribe hasta el próximo 30 de abril.

De acuerdo con los hoteleros de Cancún, este tipo de medidas adoptadas incluso por Estados Unidos, donde se pide a sus connacionales que no viajen y que si lo hacen para retornar deben presentar pruebas de que están sanos, ha generado que se reporte un 30 por ciento en la cancelación de vuelos que ya estaban programados y confirmados para el Caribe Mexicano para los meses de febrero, marzo y abril.

Un informe de “Tendencias de Mercados Estratégicos del Caribe Mexicano, febrero-marzo 2021”, presentado la semana pasada por la Secretaría de Turismo, expone que los asientos de avión entre el 1 de febrero y el 31 de marzo de 2021 sería de 2.2 millones, una reducción de 12.4 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2020.

Sin embargo, la realidad es peor, pues la situación de contagios es más que complicada y así lo ven los propios transportistas del Aeropuerto Internacional de Cancún (AIC), quienes afirman que por las condiciones que se viven actualmente, “estamos en rojo pintado de naranja, sólo que el gobierno no lo dice así porque sería una catástrofe para Quintana Roo, pero la reducción de llegada de turistas ya es evidente”.

La tasa de contagios en Quintana Roo es muy alta: alrededor de 50 personas (en cifras oficiales) mueren por semana en el Estado a causa de la pandemia y no todo es culpa de la ciudadanía, como denotan los enérgicos regaños emitidos por el gobernador en sus recientes mensajes.

“Es verdad, hemos mostrado un descuido y una desobediencia a las recomendaciones oficiales replicadas desde diciembre pasado, como el no tener reuniones masivas y no acudir a lugares con aglomeraciones, pero por otro lado también el mismo gobierno tiene la culpa porque ha ponderando la parte económica y no han hecho nada para obligar a los dueños de restaurantes, bares y centros de diversión a reducir el número de aforo y que los turistas cumplan su parte  como el uso obligatorio del cubre bocas”, externó Julio Jesús Chan Romero, trabajador de un hotel de Cancún.

Y en efecto, de absolutamente nada sirven los esfuerzos de algunos cuidándose si la autoridad, privilegiando la reactivación económica a costa de la salud de muchos, sigue permitiendo que incluso los ferris que cruzan de Puerto Juárez a Isla Mujeres y de Playa del Carmen a Cozumel y viceversa, también atiborren de pasajeros las embarcaciones.

 

Más despidos y descansos solidarios

De acuerdo con Abelardo Vara Rivera, presidente honorario de la Asociación de Hoteles de Cancún, Puerto Morelos e Isla Mujeres, desde la semana pasada se comenzó a dar una nueva ola de despidos en la industria turística debido a las cancelaciones en las reservaciones en los diferentes hoteles del destino, principalmente de turistas estadounidenses y canadienses.

Lamentó que estos despidos se den en los primeros tres meses del año, pese a que se había considerado que ya no ocurrirían pero “si incrementan los contagios como se están dando, se atrasa el tema de las vacunas y la situación en lugar de mejorar empeora, tiene consecuencias negativas”.

Explicó que “hay hoteleros que nos la hemos visto apretado para las nóminas y ahora con las cancelaciones es peor y seguramente se avecinan más despidos, descansos obligados porque no nos queda de otra”.

El hotelero dejó en claro que estas cancelaciones son debido al aumento en los contagios y además, en el caso particular de Estados Unidos que ya solicita una prueba de PCR para el reingreso de sus compatriotas al país, con no más de tres días de vigencia y “la verdad, los turistas vienen a pasear, y hacerse las pruebas no está en sus planes originales”.

El líder hotelero sostuvo que ante este incremento en los contagios y el atraso que hay con el tema de las vacunas, los meses de enero, febrero y marzo están destinados a concluir hasta con un 40 o 45 por ciento de ocupación de lo proyectado que era del al menos el 60 por ciento.

De hecho, dijo que el segmento del spring break, que año con año es muy esperado, pese a que su llegada cada vez ha sido en menores cantidades en comparación con hace 10 años cuando arribaban cerca de 100 mil jóvenes estudiantes de Estados Unidos, es casi en un hecho que ahora por la situación de la pandemia su presencia podría ser nula.

 

AIC sigue como punto de riesgo de COVID-19

Pese a las medidas sanitarias reforzadas y una evidente baja en el movimiento de pasajeros, el pasado viernes el Grupo Aeroportuario del Sureste (Asur), dio a conocer un total de 324 operaciones, de las que 165 fueron llegadas con 69 nacionales y 96 internacionales, en tanto que 159 movimientos se dieron de salida con 66 nacionales y 93 internacionales.

Si bien los vuelos de llegada lo hacen con un máximo del 20% de su capacidad, según informes de personal del Instituto Nacional de Migración (INM), existe preocupación porque los vuelos llegan procedentes de Atlanta, Baltimore, Boston, Calgary, Charlotte, Chicago, Cincinnati, Dallas, Denver, Detroit, Filadelfia, Houston, Los Ángeles, Miami, Minneapolis, Nueva York, Orlando, Phoenix, Salt Lake, San Diego, San Francisco, San José, San Luis, Seattle, Tampa y Washington y en cuyas ciudades de Estados Unidos los contagios por COVID-19 no han parado.

“Sólo de manera aleatoria Sanidad Internacional realiza inspecciones de pasajeros, pues no tienen suficiente personal y la mayor parte del trabajo se hace mediante las cámaras térmicas con equipos infrarrojo que se han colocado tanto en las áreas de llegada como de salida para tomarle la temperatura a los pasajeros, lo cual no es una prueba eficiente para saber si vienen o no con algún problema sanitario”, platicó un trabajador de la aerolínea American Airlines que opera en la Terminal 3 del AIC.

El pasado fin de semana, varias aerolíneas canadienses acordaron cancelar todos los vuelos a destinos de México y el Caribe, de acuerdo a información vertida por el propio primer ministro, Justin Trudeau, quien planteó que “ahora no es tiempo de volar”.

La cifra de asientos del Caribe Mexicano representa una reducción de 12.4% frente al mismo lapso de 2020, resultado principalmente de una caída de 82.1% en la oferta de asientos de Canadá, temporada que está prácticamente perdida este año a causa de las restricciones por la pandemia del COVID-19 y en ese sentido, se calcula que serán aproximadamente 135 mil turistas canadienses los que no llegarán al Caribe Mexicano en los próximos tres meses.

 

Retraso en vacunación complica los planes

De acuerdo con el gobernador Carlos Joaquín González, el programa del esquema de vacunación federal que inició con el personal de salud de primera línea durante todo el mes de enero para que a partir del 1 de febrero se comenzara con la población civil con base en grupos de edad, se ha visto afectado por la llegada de las vacunas a nuestro país y por ende en México.

Dijo que hasta dentro de tres semanas se podría comenzar con la vacunación a la población civil, pero aclaró que todo dependerá de la llegada de las vacunas, aunque planteó que en algunas reuniones de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) con autoridades de salud, se ha hablado de la necesidad de algunas regiones para tener planes alternos o distintos a los programados originalmente y en ese sentido en que los estados turísticos como Quintana Roo se pueda vacunar lo más pronto posible a la gente que atiende a los turistas y visitantes, e incluso al personal de seguridad pública, de servicios públicos, aunque esto no se ha concretado.

Dijo que a pesar de que existen pronunciamientos y el interés de que los hoteleros compren vacunas, descartó que esto se pueda dar a corto plazo en virtud de que no hay por el momento, ninguna farmacéutica que tenga esa posibilidad, pues se les da prioridad a los países en general y no a sectores.

Mencionó incluso que los 117 mil empleos perdidos durante la pandemia, hasta el momento se han recuperado poco menos de 10 mil, lo que significa que hay un gran trecho por avanzar.

“Íbamos muy bien en los procesos de integración económica y estas medidas dictadas restrictivas no sólo por Estados Unidos y Canadá, sino por muchos otros países en el mundo, ha venido a afectar la llegada de turismo, se han tenido cancelaciones de viajes y aun cuando se han establecido procesos para se puedan tener las pruebas lo más fácil posible desde los propios hoteles, farmacias y lugares que sean accesibles y sencillos para hacérsela y que se pudo también obtener que sean pruebas de antígenos y no de PCR obligatoriamente, sobre todo en el caso de Estados Unidos, nos ha generado una disminución en la llegada de turismo que nos pega en los procesos de recuperación económica”, explicó el gobernador.

A pregunta concreta del porqué en Quintana Roo no se han pedido pruebas a los turistas que ingresen al estado vía aérea como lo realizan en otros destinos del mundo, Joaquín González apuntó que es debido a que el Consejo Nacional de Salud decidió que no es necesario.

“Se hacen pruebas en particular en la llegada de algunos vuelos  y de algunos países que por la información generada día a día, entendemos pueden ser sujetos a nuevas cepas o tener un incremento en el número de contagios como por ejemplo Inglaterra, desde donde recibimos entre cuatro y cinco vuelos a la semana de Londres en el aeropuerto de Cancún”, señaló.

Finalmente, en cuanto al pasaporte sanitario que ya ha sido aprobado en muchos países incluso México, dijo que aquí no hay una fecha establecida y sostuvo que esto tendrá que ir de la mano con la fecha de vacunación porque “ese pasaporte lo que va a indicar es que si estas o no vacunado para poder moverte con mayor facilidad a lo largo del mundo”.

 

Estafas en pruebas de COVID-19

Contar con una prueba de antígenos o de PCR para turistas extranjeros que buscan retornar a su país se ha vuelto una exigencia de varios países, y eso ha desatado un esquema de negocio fraudulento que no es atendido por ninguna autoridad sanitaria.

El Despertador de Quintana Roo consultó a personal de Sanidad Internacional respecto a este tipo de fraudes, pero se informó que ellos no revisan que los resultados que presentan los turistas ante las aerolíneas para poder abordar, sean buenos.

“Aquí en el Aeropuerto Internacional de Cancún se han colocado en las tres terminales unos laboratorios para detección de COVID-19 para turistas nacionales e internacionales, que realiza la empresa LabCare Diagnostika, la cual es una empresa privada que llegó a un acuerdo con ASUR”, explicó la fuente de Sanidad Internacional.

Al preguntarle sobre quién revisa que todo sea correcto, se informó que “eso ya depende de los turistas y las aerolíneas, incluso nosotros lo único que hacemos es que la gente al momento que esté formada cumpla con las medidas sanitarias”.

En un recorrido hecho por el AIC se pudo observar que en la Terminal 4 se instaló un módulo en la parte del estacionamiento, en la Terminal 2 se hizo en la zona del jardín, en tanto que en la Terminal 3, fue en locales adentro de la sala ambulatoria donde la gente se forma para obtener el documento que les exigen las aerolíneas para poder abordar.

En días pasados trascendió que este tema de dichas pruebas rápidas se ha convertido en un gran negocio que se podría prestar a fraudes porque no existe certeza de que realmente un turista esté sano o no.

 

En la ZH, turistas sin cubrebocas

Pese a que en la zona centro las autoridades han establecido que el uso de cubrebocas es obligatorio para asistir a lugares públicos, en la parte turística no se hace nada para impedir que los visitantes no los porten.

De hecho, en pleno semáforo naranja, hay bares de la zona de playas que anuncian sus espectáculos, lo cual demuestra el doble discurso de las autoridades en el sentido de que por un lado culpan a la ciudadanía de ser irresponsables y por otro, permiten que los empresarios aprovechen la estancia de los visitantes que hay en Cancún.

“Muy interesante cómo en Cancún estos bares se anuncian cuando se está en color naranja, y según las autoridades estos establecimientos no pueden abrir. Puras simulaciones, pero cada semana regañan a la gente y la culpan del incremento de casos”, afirmó la periodista Adriana Varillas en sus redes sociales, acompañada de una imagen del Congo Bar.

Este fin de semana, El Despertador de Quintana Roo hizo un recorrido por la zona hotelera y se pudo observar que muchos turistas recorren plazas y mercados de artesanías sin cubrebocas, en tanto que los trabajadores son obligados a portarlos.

Y aun peor, hay hoteles donde se tolera que dentro de sus instalaciones sus huéspedes se paseen de un lado a otro sin los protectores y no les dicen nada por el hecho de ser turistas.

En tanto que trabajadores de diversos centros de hospedaje afirman que si bien las medidas sanitarias para ellos son estrictas desde el momento que llegan a sus labores e incluso, periódicamente son sometidos a pruebas de COVID-19.

 

Otro fraude: la venta de oxígeno

Otro de los temas dentro del cúmulo de complicaciones generadas a causa del aumento en los contagios de coronavirus, es que en las últimas semanas han ido en aumento los anuncios para venta y renta de equipos de tanques oxígeno para atención de pacientes con COVID-19.

Y de la mano de este incremento, vienen fraudes como el ventilado en días pasados por una ciudadana que denunció que una empresa de nombre “Respira Tonic” le pidió hacer un depósito de 4 mil pesos para la entrega de un tanque de oxígeno que nunca pudo recoger, pues en la dirección a donde tendría que pasar a buscarlo, no hay ninguna compañía que se dedique a ese negocio.

“Pido que me ayuden a difundir un fraude que están haciendo, dicen ser una empresa que renta tanques de oxígeno y les piden un deposito de 4 mil pesos para poder recoger el tanque en el Edificio Okabe localizado en el bulevar Luis Donaldo Colosio, número 208”, expresó en redes sociales el administrador de dicho edificio al afirmar que no tienen a dicha empresa ahí y que a pesar de ello, han acudido varias personas que seguramente han hecho los pagos.

“Por favor ayúdenme a difundir este fraude para que no caigan más personas o conocidos que por la necesidad o urgencia, hacen cosas como esta para conseguir tanques de oxigeno”, comentó.

 

 

*****

Casos COVID-19 hasta el domingo 31 de enero

 

18 mil 827 casos positivos

2 mil 235 defunciones

Zona Norte:

Benito Juárez             9 mil 031 casos y 1 mil 408 defunciones

Solidaridad                        2 mil 402 y 255 defunciones

Cozumel                              601 casos y 111 defunciones

Lázaro Cárdenas                        383 y 29 defunciones

Tulum                                  366 y 27 defunciones

Isla Mujeres                              263 y 23 defunciones

Puerto Morelos                       41y 12 defunciones

*****

 

 

Ocupación hotelera actual

La operación permitida es del 60% de su capacidad, pero en cuanto a su operación se reporta que ronda por el 25 y hasta el 40 por ciento, dependiendo del tamaño del hotel.

 

General en ZH de Cancún, Puerto Morelos y Zona Continental de Isla Mujeres

Acumulada del 01 al 28 de enero: 36.3%

El día 28: 27.7%

 

Cancún

Acumulada del 01 al 28 de enero: 42.4%

El día 28: 32.8%

 

Puerto Morelos

Acumulada del 01 al 28 de enero: 34.1%

El día 28: 26.8%

 

Zona Continental Isla Mujeres

Acumulada del 01 al 28 de enero: 32.3%

El día 28: 24.0 %

 

Actualmente operan 186 hoteles que representan 48 mil 084 habitaciones

Todavía faltan 16 hoteles por abrir con 2 mil 237 cuartos sin operar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí