DE VIVA VOZ

SALVADOR CANTO

No es momento para un nuevo cobro a los turistas sino de incentivarlos, insiste el líder hotelero; las obras elevadas del Tren Maya sí afectarán al destino, se debe retomar el proyecto original; “guerra sucia” entre políticos daña la imagen de Cancún, deplora

No nos oponemos a que se cobren nuevos impuestos porque de alguna manera el Estado tiene que obtener recursos, pero los hoteleros mantenemos la idea de que no era el momento de autorizar un cobro más a los turistas extranjeros que ingresen a Quintana Roo que se comenzará a aplicar a partir del 1 de abril, pues lo que más se necesita en estos momentos en donde la pandemia ha golpeado mucho a la economía mundial es incentivar los viajes, y prueba de ello es que nosotros mantenemos las tarifas bajas, e incluso con promociones para que la gente venga al Caribe Mexicano, expresó el presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún, Puerto Morelos e Isla Mujeres, Roberto Cintrón Gómez.

Lamentó que se haya tomado esa decisión bajo el argumento de que al tipo de turistas que está viniendo a Quintana Roo no le causará una afectación económica porque se trata de clientes con un alto poder adquisitivo; “si esto fuera correcto, nosotros ya habríamos elevado las tarifas y no reducirlas aún más en algunos casos para que la gente venga; consideramos que era mejor proponer ofrecerles las pruebas e inclusive la vacuna, ya que la recuperación real se verá hasta el 2023”, insistió, en entrevista con El Despertador de Quintana Roo.

De Viva Voz, sobre el tema del Tren Maya dejó en claro que no se oponen al proyecto, sino al contrario, lo apoyan pero no en la forma y la zona por donde insiste el gobierno federal, sobre la carretera y de manera elevada: “para nosotros lo mejor es que se respete el plano original por el derecho de vía que se tiene en el tendido eléctrico que corre paralelo a la carretera Cancún-Tulum”.

El también heredero de un gran legado dentro del ámbito turístico forjado por su padre, el señor Roberto Cintrón Díaz del Castillo, comentó que si bien todavía no tienen un cálculo tan preciso en cuanto a las afectaciones económicas que ha generado la pandemia al sector hotelero, apuntó que son “multimillonarias en dólares”, pero dejó en claro que aún no hemos salido de toda la problemática causada por el coronavirus y prueba de ello es que mantienen un 40% de ocupación con tarifas muy bajas, aunado a que la implementación de los protocolos sanitarios les ha costado también muchísimo dinero.

Otro punto abordado en la entrevista y que, reconoció, ha sido algo más que complicado para ellos como generadores de empleos, es el hecho de haber tenido que prescindir de los servicios de muchos colaboradores en un momento difícil para el mundo, pero necesario para la sobrevivencia de las empresas.

Con respecto al ámbito político, aunque afirmó que siempre se han mantenido ajenos por estatutos de la asociación, lamentó que la “guerra sucia” que llevan a cabo muchos de los aspirantes a puestos de elección popular daña la imagen del destino.

 

—Recientemente te volvieron a dar el voto de confianza para dirigir la Asociación de Hoteles, ¿qué significa eso para Roberto Cintrón?

—Es un enorme compromiso personal que asumo con mucha humildad, pero a la vez con mucha responsabilidad. Creo que ese voto de confianza es el resultado de un trabajo en equipo de todo lo que hemos logrado y hecho en conjunto la hotelería de Isla Mujeres, Cancún y Puerto Morelos; creo que vamos por muy buen camino, necesitamos apuntalar algunas cosas adicionales para el rumbo que fijamos desde el seno del consejo de la asociación y tuve la confianza, primero del consejo y luego de la asamblea que es el órgano máximo de la Asociación y que es la que nos rige, de que me dieran esta responsabilidad un año más.

 

—Eres heredero de un gran legado dentro del ámbito turístico dejado por tu padre, don Roberto Cintrón, en ese sentido, ¿cómo asumes ese compromiso?

—Claro que es un legado muy bonito, tengo un enorme y doble compromiso porque él por muchos años luchó por el destino, lo promovió, estuvo en dos ocasiones al frente de esta organización y fallece estando dirigiendo a los hoteleros, y raíz de la fecha de su fallecimiento, han surgido un sinfín de cosas. Este periodo que me ha tocado a mí no le había ocurrido a nadie en la historia de la asociación, con pandemia, huracanes, sargazo, inseguridad y warnings, todo junto. Esta es parte de la unión y nos ha demostrado cómo podemos hacerle frente a estas cosas y hemos podido ir sorteándolas de una en una. Estoy consciente del enorme legado de mi padre, era un hombre muy querido, de una inteligencia emocional muy grande, de mucho conocimiento del ramo turístico y espero poder hacer que desde en donde se encuentre esté orgulloso de lo que estamos haciendo por la hotelería en conjunto todos nosotros.

 

—Roberto, cuando se declaró la pandemia, comenzaron los contagios en el Caribe Mexicano y se anunciaron cierres de hoteles, ¿cómo afrontaron esa situación?

—Fueron momentos de mucha incertidumbre, situaciones que pegaron en el estado de ánimo y en donde no tuvimos de otra más que obedecer las indicaciones de las autoridades y de manera correcta ver hacia adelante y pedalear la bicicleta; sabíamos que esta iba a agarrar velocidad si lo hacíamos varios a la misma vez y hubo un entendimiento absoluto de la línea que se tenía que seguir. En cuanto se anunciaron fechas de reapertura, nosotros en la asociación tomamos la decisión de establecer acciones como una sola promoción y publicidad, la elaboración de nuestros protocolos, que se dieran a conocer para atraer la mayor cantidad de turistas posibles en momentos donde la economía mundial estaba completamente golpeada.

 

—¿Consideras que ésta ha sido la etapa más complicada para el sector hotelero del Caribe Mexicano?

—Por supuesto, pues a pesar de que año con año tenemos el tema de los huracanes y que en los últimos años se le ha sumado el asunto del sargazo que nos ha pegado muy fuerte, aunado al tema de la inseguridad, los warnings, sin duda, el asunto de la pandemia ha sido un parteaguas.

 

—En concreto, ¿cuáles han sido las afectaciones reales del sector hotelero por la pandemia de COVID-19?

—Todavía no hemos hecho un cálculo tan preciso en esta zona, aunque sí fueron afectaciones multimillonarias en dólares, pero hay que aclarar que no hemos salido de toda la pandemia, tenemos un 40% de ocupación hasta este momento, con tarifas muy bajas y gastos muy elevados porque todos estos protocolos que se han implementado cuestan, el pago de impuesto en el orden federal no se postergó, tampoco el pago de la luz, del agua y ninguno de estos gastos disminuyeron, y aun así tratamos de conservar el mayor número de nuestros colaboradores y de pagarles su salario a como lo tenían.

 

—No obstante que muchos lograron mantener las plantillas laborales, hubo muchos más que desafortunadamente prescindieron de los servicios de colaboradores en un momento muy difícil. ¿Cómo asumen esa situación?, porque fueron miles de familias afectadas sin ingresos.

—Es un tema muy difícil y es cierto, a los primeros que ya no pudimos darles recontratación fue a los eventuales y por eso insisto en que es un tema triste, y espero ser muy claro en el sentido de que no es algo que a nosotros nos guste; lo que nos gusta es generar empleos y riqueza y sentimos como de nuestra familia a muchos colaboradores, así que el hecho de tener la necesidad, por la supervivencia de las empresas, de haber tenido que prescindir de sus servicios fue algo muy feo. Sin embargo, hubo el entendimiento también por parte de ellos por las condiciones y hubo el compromiso de que cuando comenzaran a mejorar las cosas se diera el regreso de estos mismos colaboradores, y ya se está dando.

 

—¿Qué tan difícil ha sido para los hoteleros implementar medidas sanitarias, tanto para los colaboradores como para los turistas?

—Demasiado, no solamente se trata de que tenemos tarifas muy bajas: el turismo que llega no está gastando mucho, y a pesar de ello, los gastos que asumimos para las pruebas PCR para que regresen a sus países las incluimos dentro de las ofertas hoteleras y eso nos representa más gastos, a nuestros colaboradores también se les hacen pruebas periódicas y todo esto es muy difícil.

 

—¿Compartes la opinión de que se debe de considerar a los trabajadores turísticos como prioridad para recibir las vacunas en contra del COVID-19?

—Desde luego que sí, pues estamos viendo que el turismo va teniendo una recuperación más pronta que en algunas otras industrias; en Quintana Roo se debió considerar al turismo como una actividad esencial para el país y con base en eso hubiéramos entrado dentro del Plan Nacional de Vacunación, y es algo que seguimos peleando que así se haga, no hemos quitado el dedo del renglón. De haber tenido la vacunación para nuestros colaboradores, no solo hubiéramos garantizado su seguridad, también la de sus familias y un retorno mucho más franco de los turistas nacionales e internacionales a Quintana Roo.

 

—¿Entonces el turismo sí debería ser considerado una actividad esencial en México?

—Desde luego, por ahí el licenciado Miguel Torruco (secretario de Turismo) tiene una propuesta con el Ejecutivo federal junto con la Secretaria de Economía para que el turismo sea una actividad esencial o prioritaria para el país, esperemos que fructifique, que así sea y que nos pueda dar buenos resultados próximamente.

 

—¿Cómo ves el futuro turístico de Quintana Roo y cuáles son los retos que hay por delante?

—Es un tema en el que, en la medida de que todos sigamos trabajando de la mano, con el mismo interés y el cariño de lo que es Cancún, Puerto Morelos, Isla Mujeres y por supuesto, a Quintana Roo y a México, vamos a salir adelante. Ya hay varios indicadores que nos dicen que para julio y agosto podremos tener otros índices de ocupación. Lo que no podemos permitir y perder de vista es que muchos de estos protocolos que se implementaron deben continuar, tenemos que seguir cuidándonos, cuidando a nuestros turistas porque estamos frente a temas en donde con más ocupación hay más empleo, pero también con más movimiento de gente la inseguridad tiende a incrementarse, en fin, vienen otros retos adicionales a este tema del COVID-19 y vamos a tener que irlos sorteando como se ha hecho hasta ahora, de uno en uno, pues no estamos libres de que no nos llegue otra vez el sargazo, de que se incremente la inseguridad, de que pueda haber alguna mutación rara de esta enfermedad en el cual la vacuna no sirva o alguna otra pandemia, o que nos peguen otros dos o tres huracanes… Son retos que están ahí y como ya sabemos que existen y están, lo mejor que podemos hacer es prepararnos y esta experiencia que nos ha dado el 2020 que ha sido de muchísimo aprendizaje, debe de conservarse y prevalecer por mucho tiempo.

 

—Por otro lado, ¿qué opinas que a tres años del inicio de la administración federal, no se ha cumplido la descentralización de la Secretaría de Turismo hacia Quintana Roo?

—Lo que a nosotros nos comentan es que hay un tema sobre la tenencia del inmueble y que se tenía que hacer un contrato de comodato y que todo esto es lo que ha atrasado la llegada de la Secretaría de Turismo.

 

—En medio de todo esto, ¿qué opinas sobre el nuevo impuesto a los turistas que se cobrará a partir del 1 de abril?

—Nosotros desde que fuimos al Congreso en noviembre del año pasado, dijimos que no era el momento, no nos negamos a que el gobierno tenga una mayor captación; sin embargo, lo que nosotros visualizábamos es que el 2021 y todavía el 2022 serán años de recuperación. El tema de la vacuna sigue y aunque ya hay, en México se está vacunando a 20 mil personas diarias y entonces este proceso es muy lento, y lo que nosotros decíamos es sí se diera el impuesto pero para el 2023, no ahora, pues lo que se requiere en estos momentos es incentivar a que la gente venga. Además, era mejor propuesta ofrecerles las pruebas e inclusive la vacuna, pero finalmente tomaron la decisión con base en unos argumentos que dio la Secretaria de Turismo, Marisol Vanegas, quien afirma que al tipo de turistas que está viniendo a Quintana Roo no les va mermar su economía porque son clientes con un poder adquisitivo superior. Si eso fuese cierto, las tarifas hoteleras que tenemos nosotros no estarían tan bajas, ya se habrían incrementado, pero estamos observando la falta de recursos que tienen nuestros turistas y por eso no estoy de acuerdo en lo que comenta la secretaria. Es importante dejar en claro que, a todas luces, la pandemia es un tema de economía mundial y no podemos salir, en un momento en donde aún no hay recuperación, con el cobro de un nuevo impuesto a los turistas; vaya, no es oportuno en estos momentos, pero bueno, ya lo aprobaron y estamos a unos días de que se comience a hacer este cobro, ahora veremos cuál es el efecto y veamos cómo es que lo piensan cobrar.

 

—¿Qué opinas de que la zona hotelera ya no soporta más desarrollos hoteleros?

—Es un tema difícil, considero que la inversión debe fluir, pero de una manera ordenada, debe ser con estudios y que vengan con proyectos compensatorios dentro del marco de la legalidad, es decir, que vengan proyectos que contemplen plantas de tratamiento de agua para no arrojar desechos sin tratar, o una desalinizadora para agua potable o de ósmosis inversa, si se va a retirar vegetación que se siembren 10 hectáreas en alguna otra zona… En fin, considero que los empresarios tienen que salir a decir que cumplen con el marco legal y qué proyectos compensatorios harán, antes de difundir que vienen tres mil nuevos cuartos hoteleros; hay casos muy exitosos de arquitecturas exquisitas en las cuales conviven muy bien en armonía con la naturaleza, y eso es parte del mayor éxito que podría tener un nuevo proyecto que se lleve a cabo aquí y en todos lados.

 

—En torno al tema del Tren Maya, ¿cuál es la postura del sector hotelero luego de la reunión que tuvieron con el diputado Luis Alegre Salazar como representante del presidente para el proyecto?

—En todo este proceso hemos estado trabajando de la mano con Fonatur y hemos participado, tan es así que nuestras opiniones y preocupaciones han sido escuchadas, y tan es así que el proyecto original se modificó para que fuera elevado y tratar menos afectación. Sin embargo, sí habrá afectación, no podemos negarlo, sería completamente absurdo, y eso por supuesto que nos preocupa y nos ocupa. Todavía estamos a tiempo para que se considere que se vaya por el tendido eléctrico, que sería lo mejor, incluso lo más barato, pero bueno, si no es así, pues veremos que sí habrá una seria afectación.

 

—Recientemente la Cámara de Diputados aprobó el uso lúdico de la mariguana, ¿qué opina el sector hotelero sobre un tema que durante décadas ha generado polémica y que sin duda ha provocado violencia en México, y Cancún no ha sido la excepción?

—Como bien lo dices, lo que se autorizó fue un cierto gramaje para uso lúdico, para uso personal, arriba de lo permitido entran ya en prohibición, entonces hay que tener muy claro eso; pero sí, es un tema controversial que ya desde hace muchos años se había puesto sobre la mesa. Sin embargo, hay casos de éxito en algunos lugares del planeta, en Estados Unidos cada vez más entidades se han ido adhiriendo a esta aceptación y ha mejorado su economía, el deterioro que en muchos lados había con el tema de las drogas, entonces, este asunto bien llevado, es un tema que va a dar mucho de qué hablar.

 

—Finalmente, ¿qué opinión tienes respecto a la política de cara al próximo proceso electoral?

—Nosotros siempre como gremio nos hemos manifestado apartidistas y no debemos externar ser afines a algún partido político; sin embargo, lamentamos que las notas que surgen de los ataques que hay entre los aspirantes se diga que es en Cancún, pues su repercusión no es únicamente local, sino nacional e internacional y ahora lo que menos queremos es que haya noticias negativas de nuestros destinos turísticos, que se esté hablando de Cancún y no de Benito Juárez, por ejemplo, aunque nosotros sabemos que es el municipio; esa es la parte que yo cuidaría si yo fuese candidato, que no se afecte la imagen de los destinos.

 

 

*****

 ¿Quién es Roberto Cintrón Gómez?

  • Actual presidente del consejo directivo de la Asociación de Hoteles de Cancún, Puerto Morelos e Isla Mujeres, cargo que asumió en 2018, para suceder a Carlos Gosselin Maurel, y en febrero del presente 2021 fue reelecto para un nuevo periodo al frente de los hoteleros.
  • Es director del hotel Flamingo Cancún desde 2009, centro de hospedaje en el que tuvo oportunidad de aprender mucho de la mano de su padre en sus últimos años.
  • Llegó al Caribe Mexicano procedente de la Ciudad de México con su familia en 1983, a la edad de 10 años; después de estudiar los primeros niveles educativos en la entidad ingresó a la Universidad Anáhuac en la Ciudad de México.
  • Estudió en una escuela militar de los Estados Unidos.
  • En 1996 se integró a las funciones en la hotelería, en puestos gerenciales y de ventas, pasando por centros de hospedaje no sólo en Cancún y Cozumel, sino también en ciudades de otros estados como Huatulco, Oaxaca; Acapulco, Guerrero; y Loreto, Baja California. En todos siempre ha estado muy vinculado a los trabajos de las asociaciones hoteleras.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí