Revaloran al McCartney letrista

0
0

The Lyrics: 1956 to the Present es una colección de 154 canciones escritas o coescritas por el exbeatle, enmarcadas por anécdotas y comentarios; “la muerte está muy lejos”

AGENCIAS

LONDRES.- «Me resulta increíblemente incómodo no estar haciendo música; y cuando tengo un montón de canciones en proceso de creación me resulta igualmente antinatural guardármelas para mí, sólo quiero compartirlas», dijo Paul McCartney, quien se encuentra promocionando el libro The Lyrics: 1956 to the Present.

El lujoso y grueso volumen aborda una colección exhaustiva de las letras de las canciones escritas y coescritas por él –154 en total– algunas de las cuales son universalmente conocidas y otras son menores, aunque no por ello menos importantes.

Además de reproducir las letras de dichas canciones, incluye además comentarios de su autor basados en 50 horas de conversaciones grabadas y realizadas entre 2015 y 2020 con el poeta Paul Muldoon.

Muldoon explicó que como editor dio forma a estas conversaciones en mini ensayos coherentes, borrando su propia voz en el proceso. El producto resultante, ricamente decorado con más de 600 fotos y reproducciones de recuerdos, es una especie de «autorretrato en canción», dijo.

Mencionó que aunque la principal fortaleza de McCartney (a veces considerada una falta por los detractores) es la melodía, más que las palabras y si bien es cierto que algunas de sus letras pueden ser fáciles, incluso en sus contextos musicales, McCartney puede ser un excelente letrista. Sus letras a menudo trafican con lo inesperado (en el sentido de lo surrealista y / o sin sentido) y lo cómico y se deleitan con los juegos de palabras y su ingenio, a menudo visto por los críticos como un signo de facilidad, aunque es sin duda uno de sus grandes puntos fuertes.

Por su parte, el músico de 79 años reconoció que es consciente de su cercanía a la muerte, pero que no le preocupa. «La muerte no me asustará nunca; cuando llegas a mi edad tienes que aceptar tu mortalidad», confesó: «Tienes que darte cuenta de que es algo finito, pero para mí todavía está muy lejos, de eso estoy seguro».

«Si no tuviera un nuevo proyecto o desafío que superar, me imagino que empezaría a pensar más y más en la realidad de la muerte. Y eso no es algo que se me antoje hacer ahora mismo, la verdad”, añadió.