Reunión sobre Tren Maya, “un montaje”

Consideran ambientalistas que el encuentro en el ejido Jacinto Pat para exponer la MIA del Tramo 5 fue parcial y armado a modo; se mostró que es “viable ambientalmente”: Fonatur

REDACCIÓN

PLAYA DEL CARMEN.- Tras la reunión pública de información sobre la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) del Tren Maya en el tramo 5 Sur celebrada en el ejido Jacinto Pat el pasado martes, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) informó que el tramo 5 Sur del Tren Maya es “viable ambientalmente”; en contraste, ambientalistas consideran dicha reunión como “atípica, irregular e ilegal” y aseguraron que ‘cada vez se va viendo más la inviabilidad de este proyecto”.

En un comunicado, la dependencia federal encargada del proyecto del Tren Maya dijo que durante la presentación de la MIA se detalló que esta “se sustenta en estudios realizados a profundidad, entre ellos, diversas investigaciones geotécnicas sobre las incidencias de karsticidad en el trazo del tramo 5 Sur, de las que se derivan distintas soluciones para lograr una obra que conviva de manera armónica con el subsuelo”.

El tramo 5 Sur consta de 67.67 kilómetros y correrá en las zonas urbanas de Playa del Carmen, Puerto Aventuras, Akumal y Tulum e incluye dos estaciones, una base de mantenimiento, 20 pasos vehiculares y 30 pasos de fauna.

“Frente a la tendencia de deterioro que ya registra la Península de Yucatán, contribuirá a reordenar el entorno con medidas de mitigación y acciones de conservación y protección del proteger el medio ambiente”, aseguró Fonatur.

Reunión, “propaganda para el Tren Maya”

La reunión informativa convocada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en el ejido Jacinto Pat, en Tulum, fue cuestionada por diversas organizaciones no gubernamentales, por considerar que no era un lugar neutral, además de implicar la participación de menos del 5% de la población y circunscribirse a 20 ponencias, por lo que no reunía los requisitos mínimos para poder llamarse “consulta pública”.

Al respecto, el biólogo Roberto Rojo, presidente del Círculo Espeleológico del Mayab, mencionó que acudieron bajo protesta, “porque fue una reunión atípica, irregular e ilegal” pero “era importante que acudiéramos para escuchar lo que se iba a decir, para saber lo que estaba sucediendo, aun con el conocimiento de que esto se preparó como propaganda para el Tren Maya, donde el gobierno está diciendo ‘miren, el pueblo nos apoya, tenemos su venia y podemos seguir adelante’; ese fue el objetivo implícito”.

Explicó que durante el encuentro hubo una sesión de presentación de la MIA, “la cual ya sabemos desde que fue presentada que tiene muchas carencias, fue hecha de una manera apresurada, que tomaron estudios que habían realizado algunos cuantos en el trazo original y después lo enmarcaron en una MIA regional para hacer valer sus datos”; y tras ello hubo 70 participaciones “con varias preguntas, muchas de las cuales no fueron contestadas” y al final hubo una sesión de exposiciones, todas ellas a favor del Tren Maya.

Mencionó que incluso una de las participaciones “la dio una persona que es del núcleo central del proyecto del Tren Maya de Fonatur y se presentó como ciudadana, hablando en tercera persona del proyecto, como si fuera otro ente el que estuviera haciéndolo cuando ella es parte de él, no sé si fue legal pero sí de mal gusto, como un montaje; algunos otros ciudadanos expusieron, todos a favor y las últimas participaciones fueron muy dolorosas para nuestra sociedad pues fueron de comunidades olvidadas, comunidades aisladas, que en su clamor genuino de atención, de servicios, de apoyo, consideran que este proyecto les va a beneficiar de alguna u otra forma, lo cual a todas luces es muy poco probable que suceda; sin embargo ellos ven una luz de esperanza y se manifiestan a favor por esa razón”.

Añadió que fue una sesión muy larga y “en general las preguntas fueron respondidas a medias, se notó mucho la carencia de información, muchas quisieron ser suavizadas hablando de otros beneficios, que no eran directamente la respuesta y en general hubo una conducta que podría calificar de evasión de la mayoría de las respuestas”.

Con respecto a las afectaciones que podrían sufrir las cuevas y cenotes de la zona, deploró que los expositores demostraron “un conocimiento muy superficial, muy escueto si no es que nulo”; ejemplificó que en el caso de la fauna, jamás se habla de la que habita las cuevas, se les hizo un cuestionamiento sobre la anguila ciega, una especie endémica de la que se tienen registrados apenas 50 organismos “y no está pero ni de chiste mencionada en la MIA, ni las especies ni su hábitat ni las medidas de mitigación, ni los riesgos de destrucción, de contaminación, nada de eso”.

Por lo anterior, consideró que “cada vez se va viendo más que se vuelve inviable este proyecto en la región por muchas razones, desde la manera en que se está haciendo, el desconocimiento del territorio kárstico, la prisa, el dinero que se ha gastado, y eso que todavía faltan los tramos 6 y 7, que también van a ser difíciles para todo mundo”.

Llamó a constituir una sociedad informada y vigilante, con un punto de vista objetivo, neutral y propositivo, “no solo de este, de cualquier proyecto que ponga en riesgo la naturaleza que es nuestro patrimonio nacional; se acabó el tiempo de estar con los brazos cruzados, viendo que se nos destruye el mundo, tenemos que ser proactivos y ver que si las cosas se van a hacer se hagan de la manera correcta”.