RESULTADOS QUE NI BENEFICIAN, NI PERJUDICAN…

0
38

Roberto Hernández Guerra

 

Terminadas las elecciones de este 2021, a la que algunos consideraron “la madre de todas las  batallas”, podemos hacer un balance mínimo con un recuento de triunfos y derrotas. La coalición opositora al gobierno de la 4T no logró la mayoría en la Cámara de Diputados para frenar los presupuestos del gobierno federal; sin embargo obtuvo un contundente triunfo en la ciudad de México al conseguir el control de gran número de alcaldías. Por lo que se refiere a los partidos que apoyan el proyecto de AMLO, entre sus activos hay que considerar que obtuvieron el triunfo en 12 de 15 estados en los que se  renueva el gobierno, manifestación de la expansión territorial de un proyecto progresista que antaño se concentraba en la capital del país. A final de cuentas, ambos contendientes deberían decir como aquel clásico, que los resultados que obtuvieron sus rivales “ni los benefician, ni los  perjudican, sino todo lo contrario”.

Pero no deja de llamar la atención que la ciudad de México, alguna vez llamada “la ciudad de la esperanza”, ahora como resultado del triunfo de los partidos y grupos coaligados que “Van X México” y lo que puedan recuperar de lo perdido, represente para ellos la esperanza de un regreso al pasado en el que les iba muy bien. Pero debemos recordar que en la azarosa historia de nuestro país, su capital no había sido gestora de cambios progresistas hasta el triunfo de Cuauhtémoc Cárdenas como Jefe de Gobierno en 1997. Recordemos que la Independencia se inicia en el Bajío, que la lucha contra Antonio López de Santa Ana y su Centralismo parte de lo que hoy es el estado de Guerrero y que la guerra de Reforma y la Revolución de 1910 “bajaron del norte”.

Pero es bueno recordar que para  los “conservadores” de ayer, de hoy y de siempre, es de mucho simbolismo controlar ese asiento histórico del poder  que fuera sede del virreinato, asiento del “Supremo Poder Conservador” y capital de los frustrados imperios de Iturbide y Maximiliano. De seguro consideran  muy positivo contar para un futuro 2024 con esa región metropolitana, aunque la geografía electoral la haya dividido en dos zonas, oriental y occidental, de proletarios y burgueses respectivamente, como remedo anacrónico de aquella Alemania también dividida después de la Segunda Guerra Mundial.

La derrota de Morena y sus aliados en la capital seguramente obedece a muchas causas; entre  otras el bombardeo de propaganda que resintieron sus habitantes, un día sí y el otro también, de parte de los medios tradicionales de información que buscaban la revancha. No iban a dejar de cobrar la afrenta de ser olvidados en el reparto del presupuesto público. Pero no debemos hacer un juicio precipitado de la decisión que se expresó en las urnas.

¿Liberal o Conservadora? Creemos que no es correcto calificar a la ciudad de México por un resultado electoral. Vale la pena recordar las palabras del Presidente Carranza, cuando en una comida en la ciudad de Querétaro, mientras se preparaba el Congreso Constituyente de 1916, su amigo el pintor Dr. Atl se expresó en forma negativa de esta ciudad a la que acusó entre otras cosas de haber cobijado a Maximiliano. Al tomar la palabra Don Venustiano, en lo que luego se le llamó “El Discurso de la Cañada”, expresó lo siguiente: “Yo no juzgo que la ciudad sea reaccionaria… la reacción está en las clases elevadas de toda la República, en los próceres del capital; pero el pueblo aquí, como el de Coahuila y el de Sonora, que tanto han luchado por sus libertades, es liberal y tiene confianza en el triunfo de sus destinos”.  Sabias palabras del Varón de Cuatro Ciénegas que  siguen vigentes a pesar del tiempo transcurrido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí