Reforma electoral, nueva embestida

0
135

Iniciativa de AMLO pretende sustituir al INE por un “Instituto Nacional de Elecciones y Consultas”, con integrantes electos por votación popular; también, federalización de elecciones y desaparición de órganos electorales locales y legisladores plurinominales; no pasará, advierte oposición

REDACCIÓN

MÉXICO.- El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el envío al Congreso este jueves de una propuesta de reforma constitucional del sistema electoral, después de acusar en reiteradas ocasiones al  Instituto Nacional Electoral (INE) de estar a favor de sus opositores.

El mandatario aseguró, durante la “mañanera”, que el propósito de la reforma es renovar los órganos electorales y “acabar para siempre con los fraudes electorales” en México. Justificó que las modificaciones representarían un ahorro a las finanzas públicas de 24 mil millones de pesos.

La iniciativa propone sustituir al INE por un organismo denominado Instituto Nacional de Elecciones y Consultas, cuyos consejeros electorales serían elegidos a través del voto ciudadano, además de que tendría un presupuesto menor al que actualmente tiene el INE. Plantea también eliminar los organismos electorales a nivel estatal, así como las curules plurinominales en la Cámara de Diputados, para reducir de 500 a 300 el número de diputados federales y en la de Senadores, de 128 a 96.

“Se recorta el número de consejeros de 11 a siete; federalización de las elecciones; desaparecen los OPLES (Organismos Públicos Locales Electorales) y Tribunales electorales locales; son temas que se han exigido por los ciudadanos para ‘hacer un abaratamiento de la democracia’” pues el reclamo de la gente es que “se deje de gastar dinero en los procesos electorales” y que los ahorros se vayan a obras sociales, dijo Horacio Duarte, titular de la Agencia Nacional de Aduanas de México (ANAM), quien fue representante legal de Morena ante el INE y también participó en la elaboración de la iniciativa.

“Se reduce el financiamiento a los partidos políticos, se reduce el costo de las elecciones, se garantiza con la posibilidad del voto electrónico que haya todavía mayor certeza en la participación de los ciudadanos, quienes podrán optar por votar de manera electrónica o en las casillas como hasta ahora se hace”, agregó, por su parte, Adán Augusto López Hernández, titular de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Destacó que con esta iniciativa se facilita “la participación de los millones de mexicanos que viven en el extranjero y que por una u otra razón no pueden estar en el país el día de las elecciones, pero ellos podrán ya hacerlo de manera electrónica mediante un procedimiento más ágil”.

Con la reducción del financiamiento a los partidos políticos “ya los procesos electorales en el país dejarán de ser los más caros del mundo y habrá procedimientos modernos para que finalmente se normalice la vida democrática del país con la participación directa de los ciudadanos”, subrayó López Hernández.

No pasará: oposición

Luego de que el presidente López Obrador presentara su iniciativa de reforma electoral, la oposición no tardó en criticar esta propuesta y adelantaron que no pasará en el Congreso.

Entre los principales críticos se encuentran legisladores y senadores panistas y perredistas, e incluso algunos exfuncionarios públicos conocidos por sus reiteradas críticas al gobierno de la 4T.

El reclamo en contra de la reforma electoral de AMLO se tradujo en el hashtag #YoDefiendoAlINE, el cual se colocó rápidamente entre los principales trending topics de Twitter en México.

El presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, escribió en su cuenta de la red social: “La reforma electoral regresiva, retrógrada y antidemocrática del presidente @lopezobrador_ no va a pasar. Les advertimos que no vamos a permitir que desaparezcan al @INEMexico”.

Otros que manifestaron su oposición a la reforma fueron los diputados panistas Mariana Gómez del Campo, Felipe Fernando Macías y Jorge Triana, las senadoras Kenia López Rabadán y Ale Wera Reynoso también del PAN, el exsenador Javier Lozano y los expresidentes nacionales perredistas Agustín Basave y Jesús Ortega.

En un comunicado, también la bancada del PAN en el Senado rechazó la iniciativa, que, dijo en un comunicado, “pretende aniquilar la democracia. Busca la desaparición del INE, despido de consejeros y magistrados, apoderarse del sistema electoral como cuando lo tenía Bartlett, entre otras arbitrariedades”.

De igual forma, los grupos parlamentarios en la Cámara de Diputados del PAN y Movimiento Ciudadano advirtieron que irán en contra de la reforma electoral. El PAN, incluso, anunció que presentará su propia iniciativa, pues alegó que no permitirán ninguna reforma que represente un “retroceso” y ponga en riesgo la democracia.

Por su parte, el coordinador de los diputados de Morena, Ignacio Mier, anticipó “un amplio debate” para el análisis de la reforma e incluso no descartó un periodo extraordinario. Calificó la iniciativa como “un acto de congruencia para ir consolidando la democracia en México», la cual será debatida «de cara a la nación».

Para que la propuesta del presidente sea aprobada requiere de mayoría calificada, pero no la tiene. En la Cámara de Diputados necesita 334 votos de 500; sin embargo Morena y sus aliados tienen 277 curules. Mientras que en el Senado de la República, de los 128 votos necesita 85, pero su bloque cuenta con 75 escaños.