A PROPÓSITO DE…

MARISOL BALADO ESQUILIANO

 

Cuando el Presidente afirmó que en los dos primeros años de su gobierno quedarían sentadas las bases de la transformación del país se refería seguramente a los cambios legislativos, reformas que marcan la ruta de a dónde se quiere llegar pero que no definen las líneas de acción para transitar de manera ordenada y clara a la visión presidencial, dejando la percepción al ciudadano de que las soluciones solo empeoran las cosas; un ejemplo es la reforma al sistema de pensiones en la que básicamente se reducen las semanas de cotización del trabajador de 1250 a 1000; se establece un tope a las comisiones que cobran las empresas por administrar las AFORES y se aumenta la aportación patronal a las cuentas de los trabajadores de 5.5% a 13.87%, esto último a partir del año 2023 y llama la atención que se haga esta reforma en plena pandemia cuando las condiciones económicas del sector empresarial están bastante complicadas y no hay información sobre el impacto en las finanzas no de las transnacionales o las grandes empresas nacionales, sino en esa inmensa cantidad de pequeñas empresas que tienen de 4 a 15 empleados y que muy probablemente no puedan con las cargas fiscales y se vean obligadas a cerrar fuentes de empleo.

En el plazo de su entrada en vigor, hasta dentro de dos años subyace un motivo electoral. Maquiavelo escribió en “El Príncipe” que las medidas duras para los gobernados se tienen que implementar en los primeros años del mandato pues mientras más se postergan es más difícil tomarlas y a la vuelta de la esquina está la elección de 2021 en la que se renovará la Cámara de Diputados que puede presentar el mismo efecto que se está presentando en las mediciones de los candidatos a las gubernaturas; es decir que la holgada ventaja de Morena se está acortando considerablemente al contrastar las preferencias entre los candidatos que postularán los partidos. Y el proceso electoral aún empieza.

 

LA RUEDA DE LA FORTUNA

En la práctica política hasta ahora se ha creído que las mujeres son más honestas que los varones y cuando se trata de manejo de recursos o espacios donde se quiere erradicar la corrupción se busca el perfil femenino, tal vez por ello la semana pasada el Presidente de la República propuso a cinco reconocidas mujeres para ocupar cargos clave en materia económica: la Secretaría de Economía, Subgobernadora de Banxico, la Tesorería de la Federación, la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante y la Dirección General del INEGI. Aunque se trata de mujeres con preparación técnica, el rasgo que el Presidente consideró definitoriamente en estos nombramientos fue su Honestidad, que eso es lo que más le importa. ¿Les habrá quedado claro este mensaje a las políticas locales en su búsqueda de una nueva elección que las catapulte a la postulación de la Gubernatura de nuestro Estado? ¿Han vuelto los tiempos en los que para hacer política se tenía que ser como el elefante? Orejas grandes para escuchar, piel muy resistente para que no penetrara la insidia ni la calumnia y la cola muy corta para que no la pisaran.

Aquí le dejo mi correo por si tiene algún comentario: marisolbaladoes@gmail.com

Sonría que hoy también hay buenas noticias.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí