Fue devuelto a Italia, luego de años de restauración; sin conocer su origen, una anciana neoyorquina lo usaba como mesa de café

AGENCIAS

ROMA.- Tras sufrir diferentes desventuras, un mosaico que adornaba uno de los lujosos barcos pertenecientes al emperador Calígula finalmente retornó a Italia. El último destino del antiguo objeto fue Nueva York, donde fue usado como una mesa de café.

El mosaico, de unos 2 mil años de antigüedad, fue recuperado del fondo del Lago Nemi, al sur de Roma, en 1929 por órdenes del dictador Benito Mussolini. Sin embargo, tras un incendio, desapareció cerca del año 1955 y fue introducido de manera ilegal a Estados Unidos.

En el 2017, la policía italiana rastreó el artefacto hasta el hogar en Nueva York de una pareja italiana. El matrimonio lo habría comprado, sin saber su real origen, a un amigo aristócrata y lo destinaron para ser utilizado como mesa para las meriendas, té y café.

Tras años de restauración, los expertos lograron quitarles los restos de café y té, para finalmente retornar a Italia.

El objeto ahora está siendo exhibido en el Museo de Barcos Romanos en la orilla del lago Nemi. El barco que originalmente tenía el mosaico, destinado a la ostentación, más que para navegar, estaba inspirado en los navíos de los emperadores egipcios y era usado por el emperador Calígula para realizar fiestas, recibir invitados y hacer sus famosas orgías.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí