Reconoce MIA daños “severos” y “críticos” en Tramo 5

Habrá una afectación al sistema de cuevas, cenotes y cavernas de la zona, aunque la construcción “es ambientalmente viable”, según el documento elaborado por Conacyt

MÉXICO.- El Tramo 5 del Tren Maya causará daños “severos” y “críticos”, admite la Manifestación de Impacto Ambiental, modalidad Regional (MIA-R), que presentó el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), para la evaluación del proyecto.

De acuerdo al documento, tanto trabajos preparatorios y provisionales, así como la construcción de un conjunto de obras para el desarrollo del Tramo 5 Sur —de Playa del Carmen a Tulum— afectará una superficie total de 516 mil 758 hectáreas, con impactos que calificaron como “severos” y “críticos” en los sistemas kársticos, por derrumbes y hundimientos por la operación de maquinaria, daños a la integridad de cenotes y pérdida de cobertura vegetal.

El  documento, de 6 mil 54 páginas, reconoce que habrá una afectación al sistema de cuevas, cenotes y cavernas de la zona y apunta a que las mayores afectaciones se producirán en la etapa de preparación del sitio y construcción.

El mayor impacto, calificado como un efecto “adverso crítico”, se da justo en la etapa de preparación del sitio, por “la pérdida de la cobertura vegetal en 485 hectáreas por desmonte”. En esta etapa se encuentra el proyecto.

Durante la preparación de la zona también habrá afectación de especies de flora y fauna en alguna categoría de riesgo de la NOM-059-SEMARNAT-2010.

No obstante lo anterior, “a partir de la evaluación realizada, se concluye que el proyecto producirá impactos ambientales no significativos y/o relevantes, sin embargo, en ninguna etapa del proyecto se prevén impactos irreversibles o irremediables, todos los impactos observados son impactos mitigables y/o compensables” por lo que el proyecto es “ambientalmente viable”, apunta.

Al darse a conocer la entrega de la MIA a la Semarnat, el miércoles, grupos ecologistas alertaron por la posibilidad de que el documento sea aprobado “fast track” y sin mayor revisión, sólo para cumplir con el trámite, aunque esto implique la destrucción de un hábitat crítico para especies en peligro de extinción, dijo Alejandro Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica.