CANCÚN.- Los hoteleros de Cancún se mantienen optimistas, pero han debido rebajar su entusiasmo de cara a las ocupaciones de fin de año, pues si bien llegaron a prever el lleno total en los establecimientos, los repuntes de casos de COVID-19 en el estado han retraído los augurios situándolos en el 60% de aforo que se permite en la actualidad sin visos de que los pronósticos mejoren.

Sus previsiones dependían de que el semáforo epidemiológico estatal pasara del actual color amarillo al verde y los datos después de los meses de verano daban buena cuenta de que esto podría hacerse realidad, pero tras las festividades de Halloween y Día de los Muertos, los casos volvieron a elevarse, obligando a las autoridades a conservar las restricciones actuales.

Aunque la tendencia de recuperación en el Caribe mexicano es evidente al pasar de ocupaciones en el mes de junio cercanas al 10%, a superar el 30% en septiembre, e incluso lograr el 60% en destinos como Isla Mujeres, los datos de la pérdida de turismo son reveladores: entre enero y septiembre de este año, en comparación con el mismo periodo de 2019, la caída en llegada de turismo internacional fue del 60.3% y del 49.14% en el nacional. (Reportur)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí