Rafael Nadal está en busca de decimocuarto campeonato de Roland Garros

Rafael Nadal insiste en que no puede saber con seguridad si un partido será su último en Roland Garros, el bastión que ama y donde es adorado. Por ahora, si sigue ganando y jugando como lo hizo el martes, en otro duelo memorable ante Novak Djokovic, el astro español seguirá disputando encuentros aquí. Con una mezcla de disparos brillantes y con su resistencia habitual y sobrehumana, Nadal se impuso el martes 6-2, 4-6, 6-2, 7-6 (4) a Djokovic, para instalarse en las semifinales del Abierto de Francia.

Con su victoria, el español se acercó otro paso a la obtención de lo que sería su 14to campeonato en este torneo del Grand Slam sobre canchas de arcilla. Con ello, extendería además su récord, con su 22do cetro en las grandes citas. La llave indicaba que éste era un duelo de cuartos de final. Pero se sintió como una final, por la calidad de juego, el nivel de esfuerzo, la expectativa generada y el ambiente que rodeó todo. Sólo faltó algo: No había un trofeo para entregar al ganador.

Nadal impidió que Djokovic (1er preclasificado) hilvanara títulos en París. Se aseguró además de que el serbio se mantuviera detrás de él en la lista de máximos ganadores de majors, con 20. El mallorquín mejoró a una foja de 110-3 en su carrera en Roland Garros. Dos de esas derrotas llegaron ante Djokovic, incluida una en las semifinales del año pasado. Este duelo fue el 59no entre ambas leyendas. Ningún otro par de rivales ha chocado con mayor frecuencia en la era abierta. Nadal redujo la ventaja de Djokovic en los duelos entre ambos a 30-29. (El Universal)