Psicosis en el Aeropuerto

Información de presunta balacera en la terminal 3 da la vuelta al mundo; tras la versión de un supuesto escáner que habría explotado, finalmente la SSP dijo que el pánico fue ocasionado por el estruendo de un letrero al caer

REDACCIÓN

CANCÚN.- Reportes de una presunta balacera en el interior de la terminal 3 del Aeropuerto Internacional de Cancún cundieron alrededor del mediodía de este lunes en redes sociales, donde se difundieron con profusión varios videos de turistas y trabajadores cuando salían corriendo despavoridos del edificio.

Varias versiones que referían detonaciones de armas de fuego, personas tiradas en el piso y hasta información detallada de un automóvil Aveo de color gris en el que habrían huido los supuestos sicarios fueron compartidos en redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea y posteriormente por medios informativos nacionales e internacionales, ante la falta de información oficial.

La alerta ocasionó el retraso de 21 vuelos de salida internacionales y otros nueve que no pudieron aterrizar en esos momentos.

Cabe recordar que el control de la seguridad en el Aeropuerto Internacional de Cancún es ejercido por la Marina desde el pasado mes de enero, cuando por instrucción presidencial relevó a los mandos de la Guardia Nacional que se encargaban de ello.

La confusión alcanzó incluso a las autoridades estatales; en entrevista para Milenio Televisión poco después de los hechos, el fiscal Óscar Montes de Oca señaló inicialmente que “no se habían detectado indicios balísticos en el aeropuerto ni personas heridas” y estaban a la espera de recabar otros indicios para dar más información. “El estruendo pudo deberse a la explosión de una máquina que recoge equipaje”, señaló en aquellos momentos.

Mientras tanto, el secretario estatal de Seguridad Pública, Lucio Hernández Gutiérrez, escribió en su cuenta de Twitter: “Todas las autoridades del @GrupoQroo, Agencia Federal de Aviación Civil, Centro Operativo de Emergencias y ASUR, trabajan para encontrar las causas de las múltiples versiones en torno al aeropuerto de Cancún, NO existiendo indicios de detonaciones ni explosiones de ningún tipo”.

Pasaría una hora más para que el jefe policiaco emitiera un nuevo tuit, en el que compartió imágenes de un letrero tirado en el suelo de la terminal y explicó: “La caída de este anuncio a nivel de piso, instalado al interior de la terminal 3 del aeropuerto de Cancún, coincide con el momento en que las personas corren, presumiblemente por el ruido ocasionado provocando la confusión entre los usuarios de la terminal aérea”.

Por su parte, la concesionaria aeroportuaria Asur emitió un comunicado en el que explicó: “El Centro Operativo de Emergencias del Aeropuerto Internacional de Cancún informa que a las 11:23 de la mañana se decretó la alerta de 3 por reporte de un incidente en el que se manejaron múltiples versiones de lo que sucedía, se aplicaron los protocolos de seguridad del establecidos para estos temas, reuniendo en el COE (Centro Operativo de la emergencia) a la Agencia Federal de Aviación Civil, la Guardia Nacional, Secretaria de Marina, y ASUR, entre otras autoridades, para dar seguimiento a los acontecimientos e iniciar las investigaciones para encontrar las causas de lo que sucedió, no existiendo indicios de detonaciones de arma de fuego o explosiones en ningún área del aeropuerto.

“Las operaciones de la Terminal 3 fueron suspendidas momentáneamente para garantizar la seguridad de los pasajeros, misma que nunca estuvo en riesgo, reanudándose minutos después”.

Lo sucedido en el Aeropuerto queda como una lección sobre la necesidad imperiosa de un manejo informativo más eficaz, oportuno y coordinado de las autoridades involucradas en circunstancias similares, para contrarrestar la inmediatez de las redes sociales —donde, cabe señalar, la dilación de la versión oficial ocasionó que fuese recibida con mucha incredulidad— y no causar mayor afectación a la imagen de Cancún y su proceso de reactivación económica.