Piden a Profepa actuar contra devastación de selva

0
77

Debe verificar si las obras del nuevo trazo del Tren Maya cuentan con autorizaciones ambientales y, de no ser así, clausurarlas, exigen ciudadanos

REDACCIÓN

PLAYA DEL CARMEN.- Ciudadanos y organizaciones civiles de Solidaridad dieron a conocer que presentaron las correspondientes denuncias populares ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), debido al daño ambiental y ecológico ocasionado por las obras del Tren Maya, tras el cambio de trazo del Tramo 5.

En un comunicado detallaron que en las denuncias populares contra el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) o quien resulte responsable se pide a la Profepa ejercer sus acciones de inspección y verificación en la zona afectada por el desmonte sobre la selva maya hecho con maquinaria pesada para llevar a cabo la obra del citado tramo, que comprende Playa del Carmen-Tulum.

Dichas inspecciones y verificaciones –añaden– deberán demostrar la existencia de las autorizaciones en materias de impacto ambiental y de cambio de uso de suelo en terrenos forestales emitidas por la Semarnat, que requiere el megaproyecto, conforme a la normatividad ambiental federal aplicable, que demuestren su factibilidad técnica y ambiental, debido a la fragilidad del suelo y subsuelo kárstico en la zona.

De no contar con dichos estudios, piden a la Profepa proceder a suspender las actividades y a clausurar las obras, así como a iniciar el procedimiento administrativo y sancionar, ordenando las medidas de seguridad y urgente aplicación para evitar la generación de mayores impactos y daños irreversibles, hasta proceder a la reparación de los daños ocasionados por el megaproyecto en el tramo ya mencionado.

El pasado 2 de marzo, este grupo de ciudadanos emitió un posicionamiento en el que se exhorta al Gobierno Federal, así como a Fonatur, parar inmediatamente la tala masiva de selva maya ocasionada por el megaproyecto.

En ese documento se estimó la tala de más de 8 millones 736 mil árboles nativos ante el cambio del nuevo trazo, afectando el hábitat natural de la flora y la fauna de la región, muchas de ellas en alguna categoría de protección, así como el impacto a los ríos subterráneos, el acuífero, bosque tropical, cenotes y cuevas de la entidad.

Aunado a ello, el daño al patrimonio biológico, cultural, histórico, paleontológico y antropológico de la región, así como la violación de los derechos humanos al medio ambiente sano y al agua, reconocidos por la Constitución, la Agenda 2030 de la ONU y tratados internacionales.

“Por lo tanto –concluyen–, se pide al Sr. Presidente que cumpla su palabra respecto a su lema “AL MARGEN DE LA LEY, NADA; POR ENCIMA DE LA LEY, NADIE””.