AGENCIAS

MÉXICO.- Tras negarse a reparar el daño al erario público por cerca de cinco mil millones de pesos, Rosario Robles ofreció a la Fiscalía General de la República aceptar la culpabilidad y recibir un condena de seis años, con el fin de tener un procedimiento abreviado.

Sin embargo, sólo representa una tercera parte de la condena que podría alcanzar y el daño al erario público se mantendría sin repararse.

Si la Fiscalía General de la República accediera al arreglo, esta disminución de la pena dejaría el castigo en cuatro años, y la exfuncionaria estaría en posibilidad de solicitar su libertad al cumplir la mitad de la pena, lo que sucedería el próximo 13 de agosto.

Esto no necesariamente significaría su salida del Penal de Santa Martha Acatitla, pues tiene pendiente una orden de aprehensión por delincuencia organizada y lavado de dinero, cuya vigencia o cancelación dependería del resultado de una negociación por separado con la SEIDO.

Fuentes allegadas a la defensa de la exsecretaria de estado explicaron que la oferta es aceptar la pena mínima de dos años de prisión por cada uno de los dos delitos de ejercicio indebido del servicio público, uno presuntamente cometido durante su gestión en la Sedatu y otro en la Sedesol, lo que sumarían cuatro años.

Adicionalmente, aceptaría otros dos años, que equivalen a la mitad de la pena de cada ilícito, por la agravante de haberse cometido en forma continuada durante todo el sexenio pasado y en dos dependencias federales.

La manzana de la discordia entre la FGR y Rosario Robles es la reparación del daño que le pretenden hacer pagar, que equivale al monto de los supuestos desvíos y ascienden a 5 mil 73 millones 358 mil 846 pesos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí