PÉREZ-REVERTE DEFIENDE LA TILDE DE ‘SÓLO’

0
8

“Sólo opino que no estoy solo cuando escribo sólo con tilde, lo que hago sin complejos cada vez que lo necesito; algo que, como escritor profesional que soy, me ocurre a menudo. A mí me enterrarán con las tildes puestas, demostrativos pronominales incluidos, que ésa es otra”. Así, con ese ingenioso juego de palabras publicado en su cuenta de Twitter, el escritor español Arturo Pérez-Reverte salió a defender el uso de la tilde en la palabra “solo”, en abierta contradicción a la postura oficial de la Real Academia Española (RAE), institución que integra desde hace 18 años.

En el marco de un intercambio informal en Twitter, Pérez-Reverte sostuvo que no está de acuerdo con los criterios de acentuación de la palabra “solo”, al responder a una consulta a la RAE realizada por una usuaria que preguntó si existe alguna excepción a la norma que rige la acentuación de la palabra. La Academia se mostró inflexible: “El uso de la tilde en la escritura del adverbio ‘solo’ no está justificada y nuestra recomendación es no escribirlo nunca con tilde”.

Pérez-Reverte intercedió desde su cuenta para dejar en claro que él también integra el grupo de los “tildistas”: “Soy de la RAE (desde hace 18 años y por ahora) y escritor profesional, y sí recomiendo usar la tilde en ‘sólo’ cuando sea necesario. Que a veces lo es, para mayor eficacia y claridad. Porque una cosa es la teoría, y otra darle a la tecla cada día.”

No es la primera vez que el escritor da batalla desde su cuenta en la red social para defender su criterio de acentuación. En el caso de los pronombres demostrativos “este”, “esta”, “estos” y “estas”, la norma de la RAE es no tildar nunca, mientras que Pérez-Reverte recomienda hacerlo. El escritor sigue fiel a la normativa anterior que prescribía el uso de tilde diacrítica en el adverbio solo y en los pronombres demostrativos para distinguirlos, respectivamente, del adjetivo solo y de los determinantes demostrativos, cuando en un mismo enunciado eran posibles ambas interpretaciones y podía generar ambigüedad. (La Nación)

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí