AGENCIAS

VIENA.- La polémica del penacho de Moctezuma que se ha suscitado en los últimos días, luego de que el presidente López Obrador revelara que pidió a Beatriz Gutiérrez insistir en su recuperación durante el viaje a Austria, obligó al director del Weltmuseum de Viena, donde se resguarda el frágil objeto, a aclarar el que piensa es su verdadero origen.

Además, Christian Schicklgruber también explicó por qué no está en condiciones de ser devuelto, ya que es una pieza tan delicada que no soportaría el traslado y todo lo contrario, sería causarle daños, aunado a que “el penacho no era de Moctezuma”.

Esto, porque según afirma, los códices revelan que el Tlatoani nunca llevó un penacho como ese, pero sí pudo portarlo un sacerdote. Lo cierto es que se desconoce cómo llegó a Austria. La primera vez que se menciona es en el inventario de la colección del castillo de Ambras en Tirol, 1596, y posteriormente fue trasladado a Viena en el siglo XIX, donde permanece desde entonces.

La leyenda dice que el penacho, una majestuosa pieza compuesta de miles de plumas de Quetzal unidas por centenares de placas de oro, fue obsequiado en 1519 por el propio Moctezuma al conquistador español Hernán Cortés, quien a su vez lo obsequió a Carlos, soberano de España y Austria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí