Recientemente la OMS publicó una actualización a una guía publicada originalmente el 5 de junio pasado. En ella se incluye nueva evidencia científica relevante para el uso de cubrebocas en distintos entornos, entre los que se encuentran espacios cerrados, como por ejemplo dentro de casa.

El cubrebocas debe ser usado dentro de casa cuando hay un visitante que no es miembro del hogar y que no haya ventilación suficiente, con una apertura limitada de ventanas, puertas o ventilación natural.

De igual forma cuando el sistema de ventilación no puede ser evaluado o no funciona correctamente. Todo esto independientemente si es posible una distancia física de al menos un metro, o de lo contrario, si esta distancia no se puede mantener.

Un estudio realizado en Beijing reveló que el uso de cubrebocas en una familia entera cuando uno de los miembros desarrolló síntomas de COVID-19 fue efectivo en un 79% para reducir la transmisión del virus. Otro en Tailandia reveló que el uso de cubrebocas se asoció con un 77% menos de riesgo de infección al estar en contacto con un paciente confirmado a COVID-19. (Agencias)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí