OMBLIGO VERDE: POLÉMICA, OTRA VEZ

0
68

Obras del gobierno federal en el principal pulmón de Cancún —sobreviviente de varios  intentos depredatorios— despierta temor y rechazo entre los vecinos; es un proyecto de bajo impacto, defiende AC; falta de información, por los tiempos electorales

 

SALVADOR CANTO

En pleno proceso electoral y a poco más de 10 años de la polémica que generó el proyecto que pretendió la administración de Gregorio Sánchez Martínez para construir ahí la Plaza Bicentenario que incluía el Palacio Municipal de Benito Juárez, de nueva cuenta el “Ombligo Verde” se encuentra envuelto en una nueva discusión entre vecinos y organizaciones civiles por los trabajos que se realizan alrededor de la zona desde hace algunas semanas y que, todo apunta, forma parte de un proyecto federal del Programa de Mejoramiento Urbano (PMU).

Sin embargo, la inquietud surgió porque los trabajos comenzaron en un momento donde las autoridades están impedidas a informar sobre obras públicas por cuestiones de la “veda electoral” y el temor se acrecentó entre muchos vecinos porque sospechan de que se trate de un proyecto similar al cancelado hace varios años y se convierta a dicha reserva en un espacio para eventos masivos, por lo que han externado su rechazo total.

A la polémica no sólo le entraron vecinos de las Supermanzanas 33 y 34, sino también expresidentes municipales como Carlos Cardín Pérez, quien compartió un mensaje en su Facebook, en donde se advierte que el tema de la calle con banqueta ampliada y la reducción a la vialidad a un solo sentido, pasa a segundo plano al descubrir que el proyecto abarca muchas más modificaciones que afectarán directamente al lugar considerado como el último pulmón de Cancún.

En ese contexto, al quite de todo este embrollo salió la Asociación Civil “Ombligo Verde” que preside Tulio Arroyo Marroquín, quien desde 1993 junto a muchas personas más han emprendido una lucha por la defensa de dicho predio, pero a diferencia de las otras ocasiones, ahora mostró su aprobación a las obras que ya se realizan, e incluso avaló lo que podría venir al alegar que son de bajo impacto y que mejorarán el aprovechamiento de ese espacio natural por las familias cancunenses.

No obstante, reconoció que si los trabajos adentro del predio no han comenzado, es debido a que todavía no cuentan con los estudios de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), aunado a la socialización del proyecto por parte de las autoridades pues “estamos en proceso electoral”.

El Despertador de Quintana Roo buscó a funcionarios de la Dirección de Desarrollo Urbano Municipal para que explicaran realmente de qué se tratan esas obras, pero se indicó que por cuestiones electorales no se puede dar información al respecto ni de otras que se llevan a cabo, pero lo único que se refirió es que la del “Ombligo Verde”, es un tema federal.

 

Vecinos preocupados

Con mensajes y cuestionamientos en redes sociales, vecinos de las Supermanzanas que rodean a la Reserva Ecológica “Ombligo Verde”, comenzaron a inquietarse al ver que desde hace más de una semana, una cuadrilla de trabajadores comenzó a laborar en el acondicionamiento de la zona e incluso llevaron volquetes de sascab que fueron depositados sobre la avenida Ixcún que ya fue establecida en un solo sentido y conduce de la avenida La Costa hacia la Kabah.

Uno de los usuarios de Facebook identificado como Norma Zamanillo, alertó: “Hola! Están trabajando en Av. Ixcún, Ombligo Verde. ¿Alguien me puede ayudar diciéndome con quién debo hablar para saber que está pasando?”.

Otro vecino que dice llamarse Julián Ramírez, en otra publicación reportó: “Cancún SM32, Reserva Forestal Urbana Ombligo Verde, hay maquinaria al interior y ya empezaron a quebrar las banquetas. Todos los trabajadores dicen que es distintas cosas (sic)”. Y prosiguió: “ya una vez Greg Sánchez trató de hacer el palacio municipal aquí y todos los vecinos con el colegio logramos evitarlo, pero dejaron un cráter horrible en el centro de nuestro pulmón de la ciudad… alguien sabe ¿qué carajos van a hacer ahora?.

Entre los primeros en responder ante estos cuestionamientos e inquietudes de vecinos, fue la activista Bettina Cetto, quien expuso: “es una canija lata que las autoridades no difundan la información del proyecto –muy bello, por cierto–, debido a la veda electoral. Por eso los vecinos brincan al observar cualquier movimiento en la SM 34”.

En el mismo comentario, dijo: “a grandes rasgos, así es la tónica del proyecto de SEDATU: Senderos como los del Parque Ecológico de la SM 33 e instalaciones de muy bajo impacto ecológico. Habrá más áreas de juego, con mayor variedad, y una palapa grande. Por supuesto, baños también. Todo rodeado por una amplia banqueta-trotapista. El acceso principal será por la Av. Kabah”.

Sostuvo además: “Me preguntaron por ahí amablemente si yo sabía dónde y si es posible acudir para conocer el proyecto. Aquí mi respuesta: Claro que sí, en la oficina del Director de Desarrollo Urbano se puede consultar. Falta todavía buen rato para que inicien cualquier trabajo dentro de la SM-34 pues primero deben solventarse pasos previos, como la aprobación de la MIA, y la socialización del proyecto”.

 

Expresidente municipal abona a la polémica

Aunque se desconoce su autoría, con el hecho de haberlo compartido en sus redes sociales, el expresidente municipal de Cancún Carlos Cardín Pérez se hizo partícipe de este reclamo de vecinos por lo que se hace y viene para el “Ombligo Verde”.

Ese mensaje ha sido difundido por múltiples ciudadanos y personalidades del ámbito político y llama la atención porque se habla de que el proyecto que se pretende hacer viola totalmente el resguardo del que debería ser objeto por ser un área de conservación.

“El tema de la calle con banqueta ampliada y reducir la vialidad a un solo sentido pasó a segundo plano al descubrir que el proyecto abarca muchas más modificaciones que afectarán directamente al ombligo”, se explica en uno de los párrafos.

Y se indica que desgraciadamente por la ley electoral, en este momento no es legal que ninguna autoridad publique nada de lo que se hace, porque se considera violación a la veda electoral de publicidad a partidos o candidatos específicos.

Por esa razón –se añade–, además de que aprovecharon el tiempo para empezar, ya que no tenemos conocimiento de lo que hacen, no se puede compartir abiertamente el proyecto.

De hecho, en un párrafo de dicho mensaje difundido en redes sociales y que Cardín Pérez también compartió en su Facebook, se habla de una “vecina mezquina” que se verá beneficiada con ese  proyecto junto a  miembros de su familia.

Se afirma además que el proyecto contempla hacer un parque recreativo donde se podrían practicar deportes extremos y habría palapa y espacio abierto (estilo Parque Las Palapas) para eventos, lo que afectaría totalmente a la biodiversidad tanto de fauna como de flora que habita hoy día en dicho lugar.

También se advierte que lo más grave que está por suceder; sin mencionar los efectos secundarios que traerá para todas las colonias alrededor, es que se acabó la tranquilidad de la mismas, sobre todo en fin de semana pues traerá mucha gente, coches, ruido, basura, aunado que alejará a todos los bello pájaros que se oyen cantar diariamente.

Finalmente, en esa publicación se hace un llamado urgente a la ciudadanía para apoyar la defensa de ese espacio que es el último que queda en Cancún con estas características y se acusa que desgraciadamente la Asociación Salvemos el Ombligo Verde, que lo defendió con mucha fiereza y lograron que hasta hoy exista como se conoce, ya aceptaron el proyecto y no harán nada para evitarlo.

Ante este mensaje, Bettina Cetto que forma parte de dicha Asociación Civil, consideró esto como “inventos y chismes”, pues insiste que no se ha tirado ni se va a tirar un solo árbol.

“Este espacio lo hemos defendido durante 30 años a fin de que fuera destinado a pulmón para la ciudad y para la comunidad. La declaratoria de zona de preservación ecológica que logramos el 22 de octubre de 2012 fue con esa intención, no para impedirle a la comunidad el acceso y disfrute del espacio”, explicó.

Añadió: “los invito a que visiten el Parque Ecológico Ombligo Verde de la SM 33. Si lo utilizan, comprenderán que el de la SM34 será muy parecido al ya existente en esa parte de la reserva. Salvo por el ruido de la catedral, nada hay en él que atente contra la preservación de flora y fauna”.

 

Ambientalista defiende proyecto

Ante todas las inquietudes que han surgido en torno al nuevo proyecto, el presidente de la Asociación Civil “Ombligo Verde”, Tulio Arroyo Marroquín, defendió las obras y dijo que se trata de inversión del gobierno federal, que mejorarán el aprovechamiento de ese espacio natural a favor de  las familias cancunenses.

En rueda de prensa, lamentó que por cuestiones electorales esté cerrada toda la información oficial, pero dijo: “es una obra muy botina y benéfica para todos”.

Desestimó las quejas de vecinos por el ruido de las obras, al argumentar que es mucho mayor el volumen que emite la catedral, con sus bocinas, sin que alguna autoridad los haya frenado por el daño que causan a las aves.

De la objeción que una banqueta más ancha pudiera reducir el ancho de las avenidas, Arroyo Marroquín dijo que es preferible darle prioridad al peatón, y que cuente con espacios amplios para transitar.

Aclaró que hasta el momento, las obras no inician porque todavía no se ha aprobado la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA); “en lo único en lo que se avanza es en la banqueta”.

Consideró un error pensar que un área de preservación ecológica debe permanecer sin tocar, cuando es más beneficioso que pueda ser aprovechada por la comunidad, como sucede con el Bosque de Chapultepec, con andadores y hasta locales comerciales.

El proyecto que nos ocupa –dijo al leer un comunicado ante los medios de comunicación–, se pretende en la parte de la  34 que a diferencia del parque de la 33, es de un menor impacto y una primera razón es que la primera cuenta con el doble de superficie 4 hectáreas y el parque de la  33 sólo con dos, las otras dos hectáreas son ocupadas por construcciones edificadas por la hora diócesis Cancún-Chetumal entre las cuales está una catedral.

“En octubre del 2020 en el marco de la celebración del octavo aniversario de la declaratoria de la primera zona ecológica protegida a nivel municipal, las autoridades informaron sobre una importante inversión para el remozamiento de más de 4 hectáreas pertenecientes al ombligo verde proveniente de recursos federales específicamente de la Sedatu además de otros 4 proyectos para Cancún y el propio gobernador, en marzo del 2021, informó que se aplicarán 193 millones de pesos en total para las cinco obras para un teatro en la ciudad dos parques y dos mercados total de 5 localidades”, recordó Tulio Arroyo.

Agregó que el mismo gobierno del Estado ha destacado que en el “Ombligo Verde” se pretende un parque urbano con áreas para actividades deportivas recreativas y culturales, conservándolo como el pulmón verde de la ciudad de Cancún.

“El proyecto del parque sobre el Ombligo Verde aún no cuenta con la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) aprobada y éste es uno de los trámites aún pendientes, aparte de la socialización del proyecto; de manera que aún no se puede ni se pretende iniciar obra alguna dentro del predio y lo único que ya hacen es la construcción de banquetas de las cuales carece la Supermanzana 34 y que dará continuidad la existente en el perímetro de la 30 y 31, lo cual es un deseo añejo de los vecinos, especialmente de quienes gustan de trotar y caminar en la zona todas las mañanas o regresando de trabajar (sic)”.

En cuanto a las denuncias e inconformidades, Tulio Arroyo explicó: “hemos sabido que hay críticos del ruido que produce la construcción de las banquetas y que dicen, afecta a las aves, pero sería más razonable que reclamaran a la dirección de Ecología por el alto volumen del ruido de las bocinas de la catedral y a todas horas día y noche molestan a aves pequeños mamíferos y a los humanos”.

Finalizó diciendo que la dirigente del Grupo Ecologista del Mayab (GEMA) Araceli Domínguez, también conoce el proyecto para el “Ombligo Verde” y que lo considera necesario para darle funcionalidad al parque y para el disfrute de jóvenes y niños.

Cabe destacar que Tulio Arroyo Marroquín, quien ya fue Diputado Local por el PRD, más allá de la política siempre ha estado vinculado por la defensa del Ombligo Verde y distintas causas urbanísticas, como denuncias contra la Iglesia Católica por la apropiación de espacios públicos, incluida la catedral.

No obstante en el 2018 formó parte de un grupo de activistas que interpusieron una demanda amparo para frenar el Plan de Desarrollo Urbano (PDU) de Benito Juárez, pero de un momento a otro, Arroyo Marroquín se desistió del mismo y la también activista Tiziana Roma que formaba parte de este movimiento, denunció que el exdiputado sostuvo un encuentro en privado con funcionarios del ayuntamiento y a raíz de ello deslindó de su grupo.

 

Defensa del Ombligo Verde, lucha interminable

El Ombligo Verde ha sido considerado uno de los últimos pulmones urbanos de Cancún, y su lucha se remonta a 1992 cuando eran dos manzanas que habían quedado al margen de la urbanización y en aquel entonces propiedad de Fonatur, se pretendía construir una subestación de energía eléctrica de la Comisión Federal de Electricidad (FCE).

Luego se pretendió hacer ahí una central camionera, a lo cual también hubo oposición de los vecinos que no bajaron la guardia hasta que fue declarado terreno de equipamiento urbano y en el 2005 fue reconocido como parque.

En medio de todo este panorama, dos hectáreas del lugar fueron donadas de forma poco transparente para la construcción de la Catedral de Cancún, para lo cual ya no pudieron hacer nada los vecinos, quienes ya para el 2010 frenaron el intento de Gregorio Sánchez Martínez, entonces presidente municipal, quien quería construir ahí el nuevo Ayuntamiento y de paso la Plaza Bicentenario.

En ese entonces la lucha fue jurídica, pues comenzaron las demandas de amparo, protestas y hasta cadenas humanas para evitar el derribo de árboles, muchos de ellos endémicos, así como la introducción de maquinaria pesada.

La lucha rindió frutos, pues a pesar del daño ambiental causado, el proyecto de Sánchez Martínez no prosperó y para marzo de 2012 la administración presidida entonces por Julián Ricalde Magaña, inició el proyecto para constituir la primera reserva ecológica municipal, decretada en la 28ª Sesión Extraordinaria de Cabildo el 22 de octubre de ese mismo año.

Es importante destacar que a pesar de toda esta lucha de colectivos y ambientalistas, hasta la fecha no existe un Programa de Manejo para la operación del “Ombligo Verde” y a pesar de ello, las autoridades federales pretenden un proyecto que iniciaron en pleno proceso electoral.

 

Proyectos frenados

Hace más de 15 años se pretendió hacer también el proyecto “Aldea Cultural”, un gran centro de esparcimiento para los cancunenses, con andadores, teatro al aire libre, museo y otras instalaciones recreativas y culturales, pero no prosperó.

Lo único que avanzó fue la donación que hizo la entonces alcaldesa de Cancún, Magaly Achach, quien cedió al clero una importante superficie de ese terreno para construir una catedral y una serie de edificios para renta pero solo la catedral, a medias es lo que se ha construido.

Durante la administración 2008-2011 que encabezó Gregorio Sánchez, se pretendió construir en el predio “Ombligo Verde” una plaza que denominó Bicentenario, además de un nuevo Palacio Municipal junto a la catedral de Cancún.

Este último proyecto provocó una férrea lucha jurídica entre ambientalistas y autoridades locales, por lo que tuvo que ser la federación quien interviniese a través de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) para revocar el permiso ambiental que ya se había otorgado para la obra, que incluía además del nuevo palacio municipal y la Plaza Bicentenario, en el ala izquierda del predio que da hacia las avenidas Ixcun y Kabah, de acuerdo con el dictamen de las autoridades ambientales, un edificio habitacional que se iba a llamar “Quinta La Costa”.

Todas estas obras ya estaban “apalabradas” con la empresa constructora “INDI” filial de ICA que había ganado la licitación para esos trabajos, pero al ver todas estas oposiciones ciudadanas y los conflictos jurídicos, decidió hacerse a un lado y la administración municipal siguiente que encabezó Julián Ricalde Magaña le rescindió el contrato.

 

La catedral, un proyecto inconcluso

Construida pese a la oposición de vecinos y organizaciones civiles, y en medio de fuertes polémicas por la forma en que el gobierno municipal cedió a la Iglesia una importante superficie de predios del “Ombligo Verde”, la catedral de Cancún se ha mantenido inconclusa durante muchos años.

De hecho, siempre se ha dicho que desde la adjudicación hasta la forma en que se construyó, el proyecto ha tenido en todo momento más visos políticos que religiosos.

Es de recordar que el conflicto en torno a la construcción de la catedral de Cancún data desde el 31 de enero de 1999, cuando se colocó una primera piedra en otro terreno que era más adecuado, en la Supermanzana 21-A, aprobado por el entonces obispo Jorge Bernal Vargas quien incluso celebró una misa a la que asistió el gobernador de aquélla época, Mario Villanueva Madrid.

Pero al entrar la administración municipal de Magaly Achach se cambió la ubicación del proyecto a la Supermanzana 33, donde se generó la polémica que existe hasta la fecha, pues no se ha aclarado del todo la forma en que se hizo la donación del predio.

El Despertador de Quintana Roo pudo conocer que de acuerdo a la escritura pública 2,708, Volumen 11 Tomo “A” de fecha 17 de septiembre de 2009, pasada ante la fe del Licenciado Alfredo Cuellar Notario Público Auxiliar de la Notaria Publica No. 37 del Estado de Quintana Roo, con residencia en Cancún, es en donde se encuentra plasmada la protocolización y subdivisión No. DCM/6036/2009 de fecha 04 de septiembre de 2009, expedido por la Dirección de Catastro de Benito Juárez sobre predios en el “Ombligo Verde”.

Es decir, fue hasta en la administración de Gregorio Sánchez que se hizo la legalización formal del predio, pues en esas escrituras consta el contrato de permuta celebrado entre la asociación denominada Prelatura de Chetumal Asociación Religiosa y el H. Ayuntamiento de Benito Juárez.

La iglesia católica, por su parte, siempre ha dicho que la catedral de Cancún dedicada a la Santísima Trinidad, se ubica en el centro geográfico del asentamiento planificado por Fonatur, en el así llamado ombligo verde, el conjunto arquitectónico acordado era de 12,000 m2 para una nave principal, un edificio anexo de salones y auditorio; un complejo de criptas-capillas, como servicios complementarios un estacionamiento para 180 autos; oficinas para la residencia y los servicios obispales; y un atrio para acoger hasta 3 mil congregados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí