La mujer de origen salvadoreño pidió a Biden refugio para sus nietas en EEUU

AGENCIAS

MÉXICO.- La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, conversó con la señora Rosibel Arriaza, madre de Victoria Salazar, la migrante salvadoreña que murió asfixiada por policías de Tulum, Quintana Roo.

A través de redes sociales, Sánchez Cordero confirmó que la conversación se dio telefónicamente y que ella, como titular de Segob, ofreció “todo el apoyo del Estado mexicano”.

En reunión con autoridades de Quintana Roo, la titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), la Dra. Fabiola Alanís, asegura Segob, atiende y da seguimiento al caso, en trabajo coordinado con la subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración, aseguró la dependencia.

A los familiares de Victoria Salazar se les informó acerca del seguimiento al proceso que lleva a cabo la Fiscalía de Quintana Roo y el Poder Judicial.

Victoria Esperanza Salazar, de 36 años de edad y residente en México con una visa humanitaria desde 2018, fue sometida el pasado sábado 27 de marzo por cuatro policías, por supuesta alteración del orden público, quienes la mataron por la ruptura de dos vértebras.

Los cuatro policías, tres hombres y una mujer, que fueron grabados en vídeo durante la detención, ya fueron detenidos por las autoridades estatales y acusados por el delito de feminicidio.

El miércoles, al ser entrevistada por medios informativos, Rosibel Araiza pidió al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que dé refugio a sus dos nietas, hijas de la víctima.

“Yo tengo temor que a mis niñas les suceda algo en México y tampoco quiero traerlas a El Salvador, quiero pedirle al presidente Biden que me ayude, me tienda la mano y les dé refugio a mis nietas en Estados Unidos”, dijo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí