REDACCIÓN

CANCÚN.- Reportes de conductores que transitaban por la carretera federal  307 entre Cancún y Playa del Carmen dieron a conocer la aparición de nuevas fisuras sobre la vía, en el desvío de tránsito a un costado del carril que fue cerrado para reparaciones en febrero pasado, luego de abrirse varios agrietamientos.

Desde el día 11 de ese mes, la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT) en conjunto con el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) trabajan en la reparación de las grietas encontradas a la altura del kilómetro 307+650, a lo largo de un tramo de 400 metros, donde se construyó un cruce de desvío para permitir el tránsito.

Cabe destacar que en 2015 en esa misma zona se abrió un socavón que dejó al descubierto un río subterráneo con dirección al mar. Varios kilómetros al sur, en el tramo Playa-Tulum, sobre la misma carretera federal, en junio del año pasado un nuevo socavón que resultó ser una serie de cuevas y cenotes.

Especialistas han externado su preocupación por la cantidad de oquedades que pudieran abrirse y las potenciales afectaciones por las obras del Tren Maya.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí