Señalado como uno de los más fuertes prospectos para abanderar la candidatura de Morena al gobierno de Quintana Roo, afirma que su prioridad es el proyecto del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec

 

SALVADOR CANTO

 

“El compromiso con la administración del licenciado Andrés Manuel López Obrador debe de ser claro y de frente, pero hay quienes aún en funciones ya están alzando la mano para otro cargo de elección popular y si bien son aspiraciones legítimas de los compañeros, yo les diría que se pongan a trabajar, que hagan bien su trabajo y las cosas solitas vienen por añadidura y la misma gente te lo va a reconocer, te va a pedir y te va a buscar que seas el candidato, pero bueno, cada quien tiene su modo de pensar y es respetable, siempre y cuando cumplan con la ley; que no se salgan de las normas”, expresó el encargado de uno de los proyectos de infraestructura más ambiciosos del gobierno federal como es el Corredor Transístmico, Rafael Marín Mollinedo, en entrevista con El Despertador de Quintana Roo.

Originario del Estado de Tabasco, pero radicado en Quintana Roo desde hace muchos años, afirmó que en su caso, pese a que muchos lo apuntan como candidato a la gubernatura, “no tengo aspiración a otro cargo, no me interesa y la verdad, yo tengo un compromiso, conozco al presidente desde hace muchos años y sé que no le gustaría que yo me anduviera promoviendo o distrayéndome de mi trabajo, tratando de lograr estructuras o simpatías en el estado de Quintana Roo a estas alturas. Entonces el presidente no me va a soltar, no va dejar que yo me vaya y le deje yo botado el trabajo”.

 

—¿Quién es Rafael Marín Mollinedo?

—Soy licenciado en economía, he estado en el sector público y mucho tiempo en el sector privado, llegué a Quintana Roo en 1987 y fundamos en 1990 una empresa que se llama Tabana Banana, con la que hemos vendido muchas cosas, principalmente llegué con el negocio del plátano y fuimos creciendo, frutas y verduras, distribución de azúcar…

Anteriormente al llegar a Cancún, trabajé en un despacho en oficinas de asesores del entonces presidente José López Portillo por mucho tiempo, luego también trabajé en Petróleos Mexicanos (Pemex), fui coordinador de la zona de reclamación de la zona sureste de país en Villahermosa.

 

—¿Cuál es su relación con el presidente AMLO?

—Luego de estar de 1987 al 2000 en Cancún, me invitó el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, a trabajar en el gobierno de la Ciudad de México y estuve con él cinco años y pico, y al concluir la administración me regresé a mi negocio a Quintana Roo. Ahora, desde el 2018 estoy trabajando en el gobierno federal en un encargo muy importante para su gobierno y principalmente para el país, como es el corredor multimodal interoceánico del Istmo de Tehuantepec.

 

—¿En qué consiste ese proyecto?

—De lo que se trata es de revivir una vieja plataforma de cruce interoceánico que hay aquí en el Istmo de Tehuantepec para volver a unir al puerto de Coatzacoalcos, Veracruz, con el de Salinas Cruz, Oaxaca, a través de una vía férrea. Ese proyecto se inició en el año de 1904, en 1907 entró en operaciones y hasta 1914 fue el único cruce interoceánico que había en América y por aquí cruzaba mucha mercancía hacia la Costa Este de Estados Unidos que era, y es actualmente, la zona más demandante del mundo de mercancías y de servicios.

Pero con la entrada del Canal de Panamá vino a menos este cruce y perdió importancia y se dejó de invertir en el Istmo y se alejaron los proyectos, pero ahora desde la campaña del 2006, el actual presidente propuso revivir este viejo proyecto y ahora ya estamos trabajando en ello.

 

 

 

 

 

—¿Qué contempla dicho corredor?

—Nosotros hemos ampliado el panorama del proyecto porque independientemente de la modernización en lo que es la vía férrea que existe, pues ya los trenes aquí andaban circulando a razón de 20 kilómetros por hora, porque la infraestructura está abandonada, y entonces estamos haciendo de nuevo la vía del tren y estamos modernizando los puertos para que queden en condiciones de que empiecen a cruzar las mercancías de un océano al otro, principalmente los contenedores, y queremos que esa plataforma sirva de atractivo para que se vengan a instalar las empresas, porque vamos a fundar 10 parques industriales aquí en todo el corredor, los cuales van a tener la garantía del acceso a mercados mundiales inmediatamente, pues a menos de 150 kilómetros van a tener un puerto para enviar su mercancía hacia cualquier parte del mundo, Asia, Europa, la Costa del Pacífico y Atlántico, es decir, tendrán una muy buena conexión y la diferencia que tenemos con el Canal de Panamá es que aquí vamos a transformar mercancía, vamos a generar un corredor de valor agregado como corredor de empresas, de mano de obra y generación de empleos y emparejado a ello estamos diseñando los desarrollos de las demás actividades que no nada más va a ser industrial, sino también las agrícolas, las primarias, la pequeña y mediana empresa, y todas las actividades van a ser impulsadas para que el Istmo de Tehuantepec sea un polo de desarrollo en serio

 

—Cambiando de tema, a estas alturas, ¿cuál es la aspiración política de Rafael Marín Mollinedo, quiere ser gobernador?

—Yo no tengo aspiración política, nunca he aspirado a nada; solamente una vez fui candidato a diputado en Tabasco, en 1988, cuando iniciamos el movimiento con el licenciado López Obrador porque me lo pidieron, pero yo realmente nunca he tenido aspiraciones de ocupar un cargo de elección popular sinceramente y tampoco lo tengo para la gubernatura que es lo que mucha gente me ha estado preguntando, porque yo estoy entregado a este proyecto del Istmo de Tehuantepec que es un reto porque es uno de los compromisos  prioritarios de este gobierno y queremos que salga adelante. Entonces el presidente no me va a soltar, no va dejar que yo me vaya y le deje yo botado este trabajo.

 

—¿Entonces está comprometido con su responsabilidad en el gobierno federal?

—El compromiso con la administración debe de ser clara, pero hay quienes aún en funciones ya están alzando la mano para otro cargo de elección popular y esas son aspiraciones legítimas de los compañeros que quieren estos cargos. Como ya dije, yo no tengo aspiración a otro cargo, no me interesa y la verdad yo tengo un compromiso, conozco al presidente desde hace muchos años y sé que no le gustaría que yo me anduviera promoviendo o distrayéndome de mi trabajo, tratado de lograr estructuras o simpatías en el estado de Quintana Roo.

 

—A estas personas que están desesperadas alzando la mano, ¿qué les diría?

—Lo que yo a todo mundo le he dicho es que hagan su trabajo bien y las cosas solitas vienen por añadidura y entonces si tú haces bien tú trabajo, la misma gente te lo va a reconocer, te va a pedir y te va a buscar que seas el candidato, pero bueno, cada quien tiene su modo de pensar y es respetable, siempre y cuando cumplan con la ley, que no se salgan de las normas.

“Yo quiero mucho a Quintana Roo porque allá está mi familia, quiero que le vaya bien al estado pero no está dentro de mí y nunca ha sido mi aspiración ser presidente municipal, diputado federal, gobernador ni presidente de la república, nada de eso está en mis aspiraciones”, concluyó.

Es importante destacar que en los últimos meses existen diversos actores políticos y servidores públicos en funciones ligados de forma directa o indirecta al partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que bajo la mesa han hecho campaña en busca de una candidatura a la presidencia municipal, diputados o senadores, incluso para la gubernatura, pese a que está prohibido por la ley.

En el caso de Rafael Marín Mollinedo, en múltiples ocasiones se le ha señalado, precisamente por su cercanía con el presidente de la República, como el candidato idóneo para la gubernatura de Quintana Roo, y aunque él mismo negó tener esas aspiraciones, únicamente el tiempo y las circunstancias lo dirán, sobre todo porque el partido Morena en la entidad se encuentra completamente dividido.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí