NO CONFIAMOS EN LAS AUTORIDADES: LUDOVICO ZAMORA

0
240

La Fiscalía General del Estado incumple acuerdos y mantiene al margen a familiares de desaparecidos; Colectivo “Verdad Memoria y Justicia” urge a trabajar en localizaciones e identificación de los cuerpos acumulados en el Semefo

SALVADOR CANTO

“No le tenemos confianza en las autoridades del estado porque no ha habido una forma correcta de llevar los procesos de búsqueda de las personas desaparecidas y dentro de su inacción y también de su pasividad, ha habido una revictimización”, denunció el abogado Ludovico Armando Zamora Herrera, cofundador del Colectivo de Familiares de Personas Desaparecidas en Quintana Roo “Verdad Memoria y Justicia” en donde funge como vocero, representante y asesor tanto legal como forense.

En amplia entrevista con El Despertador de Quintana Roo, el experto en criminología forense dijo que es urgente que las autoridades cumplan con todos y cada uno de los acuerdos existentes y se pongan a trabajar para la localización tanto en vida como de cuerpos de personas desaparecidas.

De Viva Voz, sostuvo que es necesario que se emprenda a la brevedad posible una amplia jornada de identificación forense para conocer la identidad de los 750 cadáveres que dice la Fiscalía de Justicia tener dentro del Semefo (Servicio Médico Forense), aunado a que se tiene que llevar a cabo una búsqueda exhaustiva los anexos y/o centros de rehabilitación que muchas veces operan de manera clandestina y que no es un secreto que a veces operan como centros de reclusión.

También, refirió que el Colectivo que representa cuenta con personal y equipo dispuesto a participar en estas acciones de búsqueda, pero “sólo es cuestión que la Fiscalía comience con los trabajos y nosotros ahí estaremos porque además también tenemos todo el derecho como está estipulado dentro del Protocolo Homologado de Búsqueda (PHB)”.

—¿Cuál es la labor que realiza el colectivo?

—La labor que estamos haciendo es muy amplia en cuando a la búsqueda de las personas y también estamos en el camino de las gestiones para lograr tener una reunión con el Secretario de Gobernación, con el Subsecretario de Derechos Humanos y con la Comisionada Nacional de Búsqueda, todo esto en función de la orden que dio el presidente el 17 de noviembre pasado en la conferencia matutina que fue Ciudad Militar. Para nosotros es muy importante la concreción de esa reunión en donde definitivamente pensamos que prácticamente nos van a dar un buen punto de partida para iniciar estos trabajos porque tenemos un pliego petitorio que vamos a buscar que se nos de trámite a todo lo que vamos a solicitar.

—¿Cuál es el panorama real que existe en torno al tema de las desapariciones en Quintana Roo?

—Aquí hay que voltear a ver algo, el tema de las desapariciones tiene ópticas distintas, pero ya hablando como un tema de política pública, se centra fundamente en la ley. Entonces, para que tengamos una forma de acceder a la solución de todas las demandas que estamos planteando es necesario que se atienda de manera legal y desgraciadamente aquí en el estado de Quintana Roo todavía no existen esos canales legales que puedan hacer que como Colectivo tengamos una participación concreta, porque hasta el día de hoy no está el Sistema Estatal de Búsqueda, no existe el Consejo Estatal Ciudadano y como tal, las familias, la sociedad civil, las víctimas indirectas no pueden acceder por la vía institucional en el tema y por lo tanto, sus demandas no pueden ser cumplidas porque los organismos que tenemos como la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas del Estado de Quintana Roo están pasando por una crisis tremenda de personal, de recursos y definitivamente no nos han atendido como lo marca la ley.

—¿Qué nos puede decir de la Comisión de Búsqueda del Estado?

—Ese es otro organismo que tenemos, pero no se nos ha atendido, hemos estado teniendo reuniones y prácticamente ese nivel de desatención y la falta de canales de participación para las víctimas y la sociedad civil es lo que hace que nosotros estemos buscando en las autoridades federales un medio para que puedan destrabar varias cosas.

—¿Qué ha pasado con el tema de las leyes y la propia Legislación?

—Tenemos temas pendientes por parte de la Legislatura, hay pendientes por parte de la Fiscalía, hay pendientes por parte del gobierno del estado. Nosotros consideramos que otro de los puntos importantes que se deben resolver son los artículos transitorios del acuerdo de creación de la Comisión Local de Búsqueda y así hay muchísimas tareas pendientes, pero aquí debemos de voltear a ver a que es un tema Legislativo, de atención de parte del gobierno del estado; hay un exhorto de parte del Consejo Nacional de Búsqueda para que el secretario general de gobierno impulse los trabajos de creación del Consejo Estatal Ciudadano pero no se le ha dado respuesta, no ha habido ni siquiera una manifestación al respecto y entonces el estado general es de estancamiento, es de inacción, es hasta de cierta indiferencia, hay compromisos que se han establecido de parte de la Fiscalía, por parte de la Comisión de Búsqueda del Estado de Quintana Roo que definitivamente no se han cumplido.

—¿Cuáles son los números reales de las desapariciones en Quintana Roo?

—Yo tengo cifras desde 2018 hasta el pasado 5 de enero del presente año y te puedo decir que tenemos contabilizadas 2 mil 399 incidencias.  De acuerdo a mi registro, en el 2018 fueron 386 desapariciones, de esta cifra están activas 227; en el 2019 hay 595 registros de los cuales 340 están activos; 2020 hay 470 registros de los cuales, 198 siguen activos; 2021 se fue hacia arriba todo con 808 registros de los cuales activos hay 306.  

—Estamos hablando de cifras preocupantes

—Hay muchas cosas aquí que se deben atender y creo yo que uno de los puntos que trae muchas complicaciones al tratar este tema, es que la Fiscalía tiene demasiada deficiencia en la emisión de las fichas como en el propio manejo de la información que debe haber, es decir, por ejemplo, las estadísticas, cuántas desapariciones hay porque ahí empezamos a encontrar desgloses como por ejemplo, saber en qué municipios se dan más desapariciones, en cuáles hay menos, cuántos de estos números corresponden a menores de edad, a personas adultas, cuántas son del sexo masculino y del sexo femenino, y esto nos va ayudando a ver cómo se mueve el problema. Desgraciadamente las autoridades no tienen un registro claro, porque si uno entra al Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas, las cifras que yo manejo en mi registro deben ser muy similares al oficial porque estoy sacando las cifras del día a día de la propia fiscalía, pero por el contrario está registrada una cantidad muy pequeña, me parece que hay unas 400 o 450 incidencias y aquí lo que tenemos es que existe un hueco de información y mientras la autoridad no tenga las cifras reales, no podemos analizar el problema de la desaparición criminológicamente hablando.

—¿Cómo se distribuyen sus estadísticas?

—De las cifras que yo tengo, te puedo decir que la mayor parte de desaparecidos que hay en el estado de Quintana Roo corresponden a varones entre la mayoría de edad hasta los 60 años y esto es bien importante porque si nos fuéramos a lo que regularmente se piensa, pudiéramos suponer que la mayor parte de desapariciones es de personas del sexo femenino y no es así, y con esto no estoy minimizando el problema, pero lo que sí estoy diciendo es que en cifras, la mayor incidencia se da sobre personas varones mayores de edad.

—¿Qué pasa cuando la autoridad emite una ficha de no localizada y se queda así?

—Esto es algo muy importante para destacar y que he señalado mucho en redes sociales, el término de no localizado desde el mes de abril del 2021, ha sido una constante en las fichas de desaparición de las personas menores de edad y de las mujeres, es decir, si se revisan estas fichas que publica la Fiscalía o la Comisión de Búsqueda, cuando son de protocolo ALBA o de alerta AMBER, se darán cuenta que en la mayoría dice que tiene un estatus de no localizado, esto quiere decir que la mayor parte de desaparecidos que se reporta y de acuerdo a como lo está planteando la fiscalía, muchas veces se localiza a la persona sin vida. Entonces, aplican el término no localizado porque afirman que de acuerdo a la información que reporta el denunciante, la desaparición no se relaciona con probable comisión de un delito y seguramente eso lo hace la autoridad por un tema de impacto social, pero el detalle aquí es que nos damos cuenta que la mayor parte de los protocolos ALBA y AMBER, los ponen con el rubro de no localizado.

—La Fiscalía de Justicia habla de una efectividad en las búsquedas, ¿existe realmente eso?

—Nosotros nos vamos al argumento de la Fiscalía o de la Comisión de Búsqueda para poner este estatus de no localizado; esto quiere decir que esas desapariciones son ausencias voluntarias, porque desde el inicio ellos están señalando, de acuerdo a la información que está reportando quien denuncia, que el impedimento para localizar a esta persona, llámese menor de edad, varón o mujer, son ausencias voluntarias. Esto quiere decir que la mayor parte de efectividad de la localización también es voluntaria, pues así con la misma voluntad con la que se fue también regresó, y por eso no podemos estar hablando de que la autoridad está siendo efectiva. Aquí nosotros pudiéramos hablar de la efectividad de las autoridades para localizar a una persona cuando está sujeta a circunstancias de delito; entonces, si esa efectividad que están señalando sobre la localización de personas se debe a que voluntariamente regresaron con sus familiares, ¿en dónde está la efectividad?

—¿Son muchos los casos que sí están relacionados con la comisión de algún delito?

—Hay un gran número de personas que no son localizadas y que están relacionadas con algún delito y nos hemos dado cuenta que en las privaciones de la libertad de manera violenta se están dando en todo el estado, lo que se conoce como “levantones”; cada vez están siendo reportados más casos de secuestro, cada vez existen mayores reportes de gente desaparecida y definitivamente algo está ocurriendo en el estado, pero el punto aquí que no debemos perder de vista, es que hoy tenemos un alto número de personas desaparecidas en el estado de Quintana Roo, con la independencia de las que son localizadas, y no quiero dejar de remarcar el tema de las ausencias voluntarias y que regresan también voluntariamente, en donde la autoridad no interviene. Por eso, al hablar de que la desaparición forzada es un delito al igual que la cometida por particulares, mis preguntas serían, ¿cuántas carpetas de investigación al día de hoy están abiertas en la Fiscalía por delitos de desaparición forzada o desaparición cometida por particulares?, ¿cuántas personas al día de hoy están siendo sujetas a proceso por este tipo de delitos?, ¿cuántas sentencias tenemos de estos delitos en los últimos años en donde se ha incrementado este fenómeno como una circunstancia delictiva? La respuesta queda muy corta y te puedo decir por ejemplo que también debemos voltear a ver que están los abusos de autoridad cometidos por la policía municipal, estatal y todas las corporaciones policiales, incluso la Guardia Nacional.

—El Fiscal Oscar Montes de Oca ha dicho en varias ocasiones que tienen alrededor de 750 cuerpos sin identificar en el Semefo, ¿qué hay de eso?

—Desafortunadamente ahí puede estar la respuesta para muchos de los familiares que buscan a sus seres queridos. Lo que se tiene que hacer en ese sentido es una jornada amplia de identificación forense, pero aquí el detalle radica en que por eso queremos la participación de las autoridades federales, porque también sabemos y reconocemos que las autoridades estatales tienen ciertas limitaciones; nosotros lo que queremos es que esto se resuelva de manera integral y como Colectivo tenemos un equipo forense independiente, que está dispuesto a coadyuvar con esta tarea.

—¿Cómo funcionaría esta jornada de identificación forense?

—Primero se tienen que individualizar los 750 cuerpos que están sin identificar en el Semefo, lo que significa que hay que tomarle huellas, fotografías, hacerles todo un análisis antropológico de identificación e incluso dentro de ello, también la prueba de ADN, tener un perfil genético para una posterior confronta.  Una vez que se tengan individualizados todos estos cuerpos es necesario que los familiares de las personas desaparecidas presenten también las muestras referenciales para que se haga la confronta y aunque pareciera una labor fácil no lo es, todos estamos plenamente conscientes de eso y por eso también estamos en la disposición de colaborar con profesionales que pueden facilitar estas labores y sobre todo, algo bien importante, y lo digo abiertamente: no ha habido una forma correcta de llevar a cabo todo esto y dentro de su inacción y pasividad ha habido una revictimización y desgraciadamente eso hace que el día de hoy los familiares de este Colectivo no tengan confianza en las autoridades del estado y eso tiene especial relevancia cuando hablamos de confiar en la identificación forense, es muy duro pero es una realidad.

—Si el Colectivo tiene equipo y personal para colaborar, ¿por qué la Fiscalía no les ha permitido hacerlo?

—Desconocemos el motivo, nosotros desde el mes de junio (del 2021) que iniciamos los trabajos de este Colectivo solicitamos que se nos tomara en cuenta para las búsquedas, pusimos a disposición de las autoridades la base de datos que yo he hecho a lo largo de todo este tiempo con la finalidad de unificar una base confiable, pero desconozco por qué la Fiscalía no tiene datos concretos, me atrevo a decir que la base de datos que tengo es una de las más amplias del tema de desaparecidos en el estado de Quintana Roo. El punto aquí es que nosotros tenemos un poquito más desde que empezamos, también dijimos que tenemos un equipo especializado que nos va a ayudar en las búsquedas e identificación forense, en procesamiento criminalístico y están listos para cuando se den estas jornadas de búsqueda, pues esperamos integrar en este derecho a la participación un equipo profesional para que coadyuve también en toda la labor de la gestión de resultados, una vez que se empiecen a tener localizaciones positivas.

—Pero la búsqueda también se tiene que hacer con la esperanza de encontrar a la persona con vida, ¿no?

—Desde luego, esto es algo que no debemos de perder de vista, que uno de los puntos importantes es la búsqueda en vida y esa es otra labor que se tiene que hacer de manera muy exhaustiva, se tienen que llevar búsquedas en los anexos, en esos centros de rehabilitación que muchos de ellos operan de manera  clandestina y no es un secreto que a veces operan como centros de reclusión, pero hay mucha labor que tiene que hacerse.

—Por otro lado, ¿qué pasa con el tema de las fosas comunes y las clandestinas?

—Es una labor impresionantemente grande que se tiene que hacer en todo este tema. Yo he trabajado desde hace varios años con un mapeo geodelictivo, he mapeado homicidios dolosos a partir del 2016 en todo el estado, y dentro de toda esta labor de mapeo he realizado uno de fosas clandestinas, hallazgos de cadáveres en cenotes, localización de cuerpos de desaparecidos sin vida, es decir, estoy ampliando esto porque si nosotros tenemos la ubicación de ciertos eventos, podemos direccionar las búsquedas a través de métodos científicos, son herramientas que nos van a ayudar a cómo direccionar las búsquedas porque, insisto, actualmente no tenemos confianza con los datos de la Fiscalía. Aquí hay que ver varias cosas, porque las fosas clandestinas no solamente es el lugar en donde cava y se entierra, en términos del protocolo homologado de búsqueda, son de diferentes tipos. Por ejemplo, un cenote puede ser considerado como una fosa clandestina porque es una fosa natural que se utilizó para inhumar un cadáver de manera ilegal y entonces, hasta donde voy en mi registro, hemos localizado 18 fosas clandestinas en el estado, de las cuales la mitad están en Benito Juárez.

—¿Considera que todo esto abona al fenómeno de la descomposición social?

—Desgraciadamente una de las consecuencias indeseables que ha traído toda esta violencia es que la sociedad la ha normalizado poco a poco, ya prácticamente se nos hace común vivir en estos estados de inseguridad, en las circunstancias en las que está y esto sí es muy complicado; pienso que los candidatos tanto a la gubernatura como los que pretendan un espacio dentro de la Legislatura del Estado deben abordar este tema, ya no es algo que se deba dejar de lado y nosotros como Colectivos vamos a seguir muy activos, buscando concretar reuniones porque es muy importante tener ya un compromiso definido para que el próximo gobierno del estado, sea de la extracción política que sea —es algo que a nosotros no nos interesa, lo que buscamos es solución a nuestras demandas—, aborden el tema tanto en lo que corresponde a la Fiscalía como lo que le corresponde al Ejecutivo del Estado, como al Legislativo.

 *****

¿Quién es Ludovico Armando Zamora Herrera?

  • Cofundador del Colectivo de Familiares de Personas Desaparecidas en Quintana Roo “Verdad Memoria y Justicia” en donde funge como representante, asesor legal y forense, designado como vocero de las familias, brindando acompañamiento legal desde un enfoque psicosocial.
  • Es licenciado en Derecho, egresado de la Maestría en Criminalística en la Facultad de Criminología y Criminalística del Colegio Libre de Estudios Universitarios (CLEU) Campus León, Guanajuato.
  • Ha sido asesor externo en la Comisión de Búsqueda de Personas del Estado de Quintana Roo.
  • Perito particular certificado en las materias de criminalística, hechos de tránsito terrestre y documentos cuestionados.
  • Instructor del Protocolo Homologado de Búsqueda y protocolos policiales del primer respondiente, policía con capacidades para procesar, guía nacional de cadena de custodia y protocolo para el tratamiento e identificación forense.
  • Consultor en la estandarización normativa, procedimental y material del sistema de cadena de custodia criminalística.
  • Estudios de formación inicial en el Colegio de Criminología de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).
  • Diplomado en Métodos y Técnicas de Investigación Criminalística.
  • Perito certificado en criminalística, hechos de tránsito terrestre y documentos Cuestionados por la Academia Mexicana de Ciencias Periciales, S.C. y el Colegio Mexicano de Ciencias Forenses, A.C.
  • Integrante durante 10 años consecutivos del Padrón de Peritos del Poder Judicial del Estado de Quintana Roo en materias de criminalística, hechos de tránsito terrestre, grafoscopía y documentoscopía.
  • En el servicio público se ha desempeñado en instituciones de seguridad pública y procuración de justicia como agente recolector de evidencias en lo que era la Procuraduría General de Justicia del Estado de Nuevo León.
  • Perito en hechos de tránsito y criminalística de campo de lo que era la Procuraduría General de Justicia del Estado de Quintana Roo, institución en la cual posteriormente se desempeñó en el encargo de coordinador de Servicios Periciales en la zona norte
  • También fue Subdirector de Control de Procesos de la Cárcel Pública Municipal l (en funciones de Centro de Readaptación Social) del Municipio de Benito Juárez.