A PROPÓSITO DE…

MARISOL BALADO ESQUILIANO

Actualmente se cree que el juicio de amparo es la panacea a cualquier problema legal o un medio dilatorio en un juicio o que es el instrumento predilecto de los delincuentes para evadir la justicia, nada más alejado de la verdad.

Una resolución de un juicio de amparo se confunde con la suspensión provisional que ante un daño de imposible reparación generalmente es otorgada por un Juez de Distrito, el procedimiento dicta que una vez que se presentan las pruebas puede otorgarse la suspensión definitiva o revocarse la provisional y el juicio de amparo proseguirá su curso hasta que se revise el fondo del asunto y se dicte sentencia. El hecho de que se conceda una suspensión provisional, incluso otorgándose la suspensión definitiva no quiere decir que en automático se gane un juicio de amparo.

Un amparo es un medio de defensa que tenemos los ciudadanos y que tiene como objetivo proteger nuestros derechos que están en la Constitución y en los Tratados internacionales que hayan sido aprobados por el Senado de la República y publicados en el Diario Oficial de la Federación.

La razón de ser de un juicio de amparo es proteger a las personas frente a normas generales, actos u omisiones por parte de los poderes públicos o sea proteger a los ciudadanos de abusos o excesos de la autoridad.

Es preocupante que en la Cámara de Diputados, de la bancada de Morena haya salido una iniciativa para reformar el artículo 129 de la Ley de Amparo, Reglamentaria de los artículos 103 y 107 de la Constitución para agregar los incisos XIV y XV que prohiben que los jueces otorguen amparos contra leyes que afecten a las empresas productivas del Estado y de pasadita pues también contra disposiciones en materia de “austeridad republicana” y remuneraciones de los servidores públicos porque de la lectura de exposición de motivos de la  iniciativa presentada por la Diputada morenista Reyna Celeste Asencio Ortega se puede advertir una práctica cada vez más común en este sexenio, el oportunismo para hacer leyes con dedicatoria perdiendo de vista que las leyes rigen y aplican a todos los mexicanos. No exagero si afirmo que al parecer  estaríamos ante la posibilidad de la eficacia de este recurso legal que tenemos los ciudadanos para que “EL PODER JUDICIAL DE LA FEDERACION NOS AMPARE Y NOS PROTEJA” contra un exceso, abuso u omisión de un servidor público o la promulgación de una ley que contravenga a la Constitución lo cual sería un enorme retroceso para la vigencia del Estado de Derecho. Así de graves podrían ser los efectos de esta iniciativa.

 

PARADOJA

Hace poco más de 20 años las oposiciones minoritarias de la democracia mexicana enarbolaron la lucha para incorporar en la Constitución que ningún partido en la Cámara de Diputados podría tener mas del 8% de sobrerrepresentación y el argumento era evitar la mayoría aplastante que la fracción parlamentaria mayoritaria pudiera ejercer sobre las voces discordantes al régimen. El viernes pasado el INE divulgó un acuerdo en este sentido en cumplimiento a la Constitución. Las respuestas en redes de los afines al morenismo fueron virulentas como si el acuerdo del INE hubiera sido a modo para fastidiarles. Nubarrones en el horizonte que presagian tormentas para la democracia.

Aquí le dejo mi correo por si tiene algún comentario es marisolbaladoes@gmail.com

No todos los días son buenos pero en todos hay algo bueno.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí