Finalmente, Jerusalén descartó que la caída del proyectil en la zona de un reactor nuclear haya sido un ataque deliberado, no sin antes responder con fuego

AGENCIAS

TEL AVIV.- El Ejército israelí informó que un misil sirio que impactó en el desierto del Neguev no fue un ataque deliberado contra el reactor nuclear de Dimona.

“No hubo intención de atacar al reactor nuclear “, dijo el portavoz del Ejército, Hidai Zilberman. Consideró que el misil es un proyectil errante que entró en territorio israelí proveniente del país vecino. No se reportaron daños ni heridos.

Las sirenas antiaéreas del norte de la región del Neguev, donde se encuentra la central nuclear israelí, sonaron en la madrugada de este 22 de abril seguidas de explosiones que se pudieron escuchar en diversos lugares del país.

El Ejército israelí lanzó un misil interceptor cuando detectó el proyectil sirio entrante para tratar de derribarlo, pero no está claro si la acción tuvo éxito. El Ejército dice estar investigándolo.

“Un misil tierra-aire que fue lanzado desde Siria impactó en la zona del Neguev. Como respuesta, las Fuerzas de Defensa de Israel atacaron la batería que lo había lanzado y otras baterías de misiles tierra-aire del área”, decía el escueto comunicado militar.

Las autoridades locales de la región de Ramat Neguev, en el sur de Israel, informaron a los residentes que se habían encontrado pedazos de misil tierra-aire. Al parecer algunos pedazos llegaron hasta 30 kilómetros del reactor nuclear de Dimona.

Este incidente sucede en medio del repunte de las tensiones entre Israel e Irán, semanas después de que un ataque en la central nuclear iraní de Natanz fuera atribuido a Israel. Irán juró que tomaría represalias contra el supuesto sabotaje israelí.

No es común, pero ha habido otras ocasiones en las que misiles lanzados desde Siria contra cazas israelíes impactaron en Israel e hicieron sonar las sirenas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí