Villazón.- El expresidente de Bolivia Evo Morales fue recibido como un ídolo por miles de simpatizantes eufóricos que acudieron a Villazón, una tranquila y pequeña ciudad en la frontera con Argentina, donde hizo su entrada con aire triunfal, un día después de que su partido recuperara el poder y tras casi un año de haberse marchado del país ante la grave crisis que cortó su mandato de 14 años consecutivos como presidente. Su exministro de Economía Luis Arce, fue investido el domingo tras ganar los comicios con más de 55 % de los votos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí