Mejoría económica mundial, hasta principios del 2025

MÉXICO.- Pese a que el Fondo Monetario Internacional (FMI), pronostica que el incremento de la inflación se detendrá en 2023, no será suficiente para que las proyecciones económicas crezcan, por lo que el coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios (LACEN) de la UNAM, Ignacio Martínez, aseguró que las proyecciones del PIB del próximo año seguirán a la baja incluso más bajos que en 2022.

Expuso que ello implica que a la desaceleración, y posible recesión económica, “será difícil de superar y probablemente comencemos a ver una pequeña mejoría para finales de 2024 e inicios de 2025”.

Martínez indicó que en el caso de México, la expectativa de crecimiento también ha ido a la baja, aunque señaló que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) mantiene proyecciones muy optimistas en cuanto al Producto Interno Bruto (PIB), inflación y tasa de interés en comparación con organismos internacionales y con el propio LACEN.

En este contexto, recordó que la mayoría de los países del mundo enfrentan niveles altos de inflación, por ejemplo, en México la tasa anual en el indicador se encuentra en 7.58% hasta mayo pasado.

Para controlar la inflación el Banco de México (Banxico) ha seguido la política de la mayoría de los bancos centrales y ha llevado la tasa de interés referencial hasta 7.0%.

Con ello se busca fomentar el ahorro, al frenar el consumo, pues es más difícil para las personas acceder a un crédito que facilite el acceso a capital para realizar compras y en consecuencia, los vendedores al tener menos ventas, bajen sus precios.

Además, destacó el coordinador del LACEN, una tasa de interés elevada da mayores rendimientos para las personas que invierten dinero. No obstante, advirtió que el uso de tasas muy altas podría llevar a una desaceleración económica que profundizaría más la estanflación que se vive .

“Eso podría desencadenar una recesión económica, en otras palabras, habría reducción de la actividad económica, disminución del consumo, disminución de la inversión y aumento del desempleo”, explicó el experto. (Con información de La Razón)