Fueron arrojados a una fosa clandestina para pretender que se trataba de los normalistas de Ayotzinapa, según un testigo protegido

AGENCIAS

MÉXICO.- Guerreros Unidos eliminó a 20 indigentes para tratar de ofrecerle una salida a las investigaciones del caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa, que en un principio estuvieron a cargo de la Procuraduría de Guerrero, declaró a la FGR el testigo protegido “Juan”.

Este plan lo acordaron los miembros del grupo delictivo con el comandante Wenceslao Elizalde Zempoalteca, ex coordinador regional de la Policía Investigadora Ministerial, cuando le entregaron las cenizas de los estudiantes con el propósito de que “sembrara” la evidencia.

Sin embargo, debido a que la relevancia del caso escaló en los medios de comunicación, las autoridades desistieron en tratar de presentar el hallazgo de los restos de los indigentes como si estuvieran relacionados al de los normalistas desaparecidos.

Es por ello que el comandante decidió ir directamente al basurero de Cocula y las zonas aledañas para plantar los restos de los estudiantes.

“En un primer momento agarraron a unos 20 indigentes y los metieron a las fosas, atrás, atrás de Pueblo Viejo, y dado que el asunto estaba muy mediático, dijeron que la Fiscalía, o sea Iñaky (Blanco, el procurador), que no iba a resultar y fueron a los lugares donde en un primer inicio habían tirado los restos de los estudiantes para ir a preparar lo del basurero de Cocula”, dijo “Juan”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí