Marta, la futbolista ‘ignorada’ que se convirtió en la mejor del mundo

Parece que fue ayer cuando Marta fue nombrada la mejor jugadora del mundo. La brasileña que estuvo en la cima, algún día fue ignorada.

Hoy puede presumir haber jugado en cinco Mundiales y en todos haber convertido un gol. En Juegos Olímpicos ha participado en cuatro ediciones y en todos marcó, aunque la deuda pendiente fue la medalla de oro. Sin embargo, el camino de Marta a la gloria, estuvo lleno de obstáculos.

“El futbol producía infertilidad”:

En los principios de los 90’s, en Brasil, el futbol era un deporte exclusivamente para los hombres, porque se tenía la creencia de que en las mujeres producía infertilidad. Por eso Marta se escapaba de la escuela para ir a practicar, hasta que fue descubierta por Doña Tereza.

Doña Tereza buscó alejarla del futbol. Primero con un tierno consejo fraternal, que Marta ignoró. Después llegaron los gritos y los castigos, pero nada de eso funcionó. Vieira da Silva ya lo había decidido: iba a dedicar su vida al futbol.

Fue ignorada:

La negativa de su madre, no fue el único obstáculo para Marta. Pese a que tenía ganas y mucho talento, fue ignorada porque el futbol “era sólo para hombres”. Ya no había veto para que las mujeres lo practicaran, pero la supuesta moral, le impedían ser observada.

Por eso la figura de Julio de Frei-tas fue imprescindible en su carrera. Él era profesor de gimnasia pero fue quien descubrió a la brasileña. En un torneo de niños, la más destacada era ella y decidió apoyarla.

La decisión más valiente:

Cansada de los juicios, Marta tomó una decisión valiente: abandonó su hogar para viajar a Río de Janeiro, visitar al Vasco de Gama y probarse ahí, con la esperanza de quedarse. Ese era uno de los pocos clubes que tenía equipo femenil.

El Vasco da Gama no tuvo más qué decir. La zurda de Marta hablaba por sí sola. Los goles convencieron y la magia, los obligó a quedarse con ella. Firmó su primer contrato y lo único que pidió, es que el dinero fuera destinado a su madre.

El salto a Europa y al mundo:

Cuatro años le bastaron para darse a conocer al mundo, al grado de que en el 2004 fue fichada por el Umea IK de Suecia. Marta inició el camino en Europa pero ya nadie la pudo parar, hasta llegar a ser reconocida la mejor del mundo en cinco ocasiones.

No se olvidó de sus inicios y lo difícil que fue para ella. Actualmente, Marta es embajadora de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para luchar contra el sexismo en el deporte.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario