De Viva Voz

SALVADOR CANTO

 

Dirigir al principal destino turístico del país “es un gran orgullo y no me rajo”, pese a los detractores y a los ataques mediáticos, dice la presidenta municipal de Benito Juárez; obra pública en puerta

A pesar de que el 2020 ha sido un año más que complicado para Benito Juárez a causa de la pandemia por COVID-19, que ha mermado en gran medida la economía del municipio por la caída del turismo, la presidenta municipal Mara Lezama Espinosa confía en que para el 2021, que será el último de su administración, se apuntalen los trabajos de obra pública con recursos propios y participaciones del estado y la federación para proyectos como la construcción de la nueva celda del relleno sanitario, la unificación de las ciclopistas y de ser posible, atender el problema del bulevar Colosio para que sea una rehabilitación completa, pues destacó que se trata de la puerta de entrada a la ciudad, a la zona turística de Cancún y Zona Continental de Isla Mujeres.

En entrevista con El Despertador de Quintana Roo, Lezama Espinosa afirma que a pesar de los ataques mediáticos de los que ha sido objeto en los últimos meses no sólo en su desempeño como presidenta municipal de Benito Juárez, sino que además se han metido con su familia, que nada tiene que ver con la administración pública, dirigir al principal destino turístico del país “es un gran orgullo y no me rajo, tengo  un gran compromiso y creo que la historia es la única que nos juzgará”.

Durante muchos años fue portavoz de las denuncias ciudadanas con mucho éxito en una radiodifusora regional y un día, a invitación directa del hoy presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, aceptó ser candidata y tras ganar las elecciones se convirtió en la segunda mujer en dirigir a Cancún, la primera fue Magaly Achach Solís (1999-2002).

En cuanto a los últimos hechos de violencia en contra de mujeres y que han generado manifestaciones de grupos feministas, se dijo a favor de las protestas pacíficas e incluso cuando han mostrando un encono por la situación que se está viviendo, pero lamentó que esta situación sea aprovechada por grupos ajenos a Cancún que buscan en todo momento desestabilizar a su gobierno.

También dijo tener un enorme compromiso con el tema de la seguridad que ha sido uno de los problemas más difíciles en resolver por todo lo que se viene arrastrando desde otras administraciones, pero afirmó que se está buscando la manera de recuperar la paz.

 

—Este año ha sido difícil por la pandemia por COVID-19 que ha cambiado al mundo y en Cancún, además del tema de los contagios y las complicaciones, la economía se ha visto afectada por ausencia de turismo, ¿cómo ha atendido esa situación el gobierno municipal?

—Empezó el 2020 con muchas ilusiones, es el año del 50 aniversario de Cancún, un año importantísimo para el gobierno y teníamos muchos planes y de repente viene una pandemia. Cuando llegan los fenómenos hidrometeorológicos hay afectaciones severas pero aplican los seguros, siempre ante la adversidad vienen cambios, mejoras, pero cuando viene una pandemia que te impide salir, en donde la gente no puede viajar, en donde se colapsan todas las economías, de ese tamaño es el reto, en una situación donde se tiene el flagelo de los contagios de importación, no sólo es cuidar a la ciudadanía y pasar los mensajes, es qué hacer con los turistas que nos visitan, pues hay que recordar que el Aeropuerto Internacional de Cancún no dejó de operar y entonces el peligro latente estaba ahí, y pasar el mensaje para que se cuidaran y cuidar a nuestra gente ha sido un importante reto.

Nos dedicamos a actuar en torno a lo que venía, nos sirvió de ejemplo lo que ocurría en otros países y nos pusimos a trabajar de la mano con el gobierno federal y estatal para poder aumentar las camas de hospitales y conocer un poco más sobre esta enfermedad que prácticamente es un virus nuevo.

Es verdad, el COVID-19 nos ha arrinconado en el miedo, pero jamás en la desesperanza porque se ha actuado de manera inmediata.

 

—Ante la falta de empleos, ¿qué acciones tomaron las autoridades?

—Sabíamos que en algún momento teníamos que salir del encierro y nos teníamos que preparar, nos sentamos en todas las mesas para este regreso y preponderar la vida y la salud, pero ver por la economía de las y los benitojuarenses, no sin antes saber que en ese lapso podría haber hambre y por eso nos abocamos a dar ayuda alimentaria con mucho orden, de la mano de instituciones como Guardia Nacional, Marina y Ejército para que la ayuda alimentaria llegara realmente a la gente.

En medio de todo esto y también lo recalco, hubo golpeteo, pues si alguien puede golpear lo va a intentar a hacer, pero nosotros tenemos que seguir trabajando en torno a lo positivo y todos estos rumores que al final se pueden convertir en percepción, hay que irlos desmintiendo para que la gente no se vaya bajo rumores y que en medio de tanto dolor no se causara más dolor, y por ello también se ha estado emitiendo información todos los días para saber sobre las estadísticas y las recomendaciones.

Y eso fue lo que nos pudo hacer migrar de color rojo a naranja y luego al amarillo, Cancún es una ciudad que aprende y aprende muy rápido. Después de este primer paso de la recuperación económica trabajamos mucho en darles a conocer a nuestros visitantes que son bienvenidos y que estamos felices de recibirlos pero que nos vieran como un destino seguro y lo logramos.

Trabajamos de la mano con hoteleros para que se cumplan los protocolos de sana distancia y eso nos hace hoy que tengamos programado para marzo del próximo año el evento importantísimo de la WTCC (Consejo Mundial de Viajes y Turismo).

Tenemos por ejemplo para este diciembre el 18% más de asientos de avión que el año pasado, aun sin pandemia, lo que quiere decir que la gente que ya quiere salir de vacaciones elige a Cancún como destino de viajes y eso nos ayuda mucho a que las cosas sigan de forma positiva para todos, además el gobierno de Estados Unidos sabe que Quintana Roo mantiene un trabajo excelente en materia de prevención y distinto al resto del país en materia turística, e incluso estamos muy en contacto con los cónsules, quienes están atentos a todo para garantizar la estadía de los visitantes y de la gente.

 

—Es la segunda mujer en dirigir al principal destino turístico del país, ¿qué ha representado para usted y cómo ha afrontado los retos?

—En las mesas donde en general trabajo hay un 90 o 95% de hombres; es un gran orgullo, primero, ser mujer; en la campaña mucha gente me decía ‘¿será que puedas?’, me daba mucha tristeza que las mujeres me lo me preguntaran, hay que dejar en claro que las mujeres podemos, que estamos capacitadas, que en cualquier faceta en las que nos encontremos podemos salir adelante y hacerlo bien.

No ha sido fácil porque cuando vienes a hacer un cambio de manera radical y lo que te importa es el bien universal sobre el particular, cuando lo que quieres es que las verdaderas cosas cambien en el lugar que amas —y yo amo a Cancún, tengo 30 años de hacer labor social y dedicarme a escuchar y a atender a la gente— salen detractores por todos lados, pero sin duda alguna, ser la segunda mujer como presidente municipal de Benito Juárez es un gran orgullo y una inmensa responsabilidad.

 

—Ha sido un año difícil con el tema de la pandemia, pero la administración ha tenido que seguir y en medio de todo esto, ¿qué nos puede decir del tema de la corrupción, sobre todo en dependencias donde este flagelo se ha enquistado como Fiscalización, Comercio en la Vía Pública, Tránsito, entre otras?

—Ha sido complicado. Se ha tenido que cambiar de fondo y de raíz y a los que se han acostumbrado a que las cosas funcionen de otra manera no les gusta y de ahí los detractores, la guerra sucia constante y sonante. Nos propusimos tolerancia cero a la corrupción y creo que vamos por buen camino.

Por eso le digo a la gente que nos ayude a denunciar con nombre y apellido, por ejemplo, el personal de tránsito trae un balizado completamente diferente, son patrullas amarillas, tienen un número que ya no es similar al de Seguridad Pública y esto se da porque la gente hoy pide respuesta, toda acción tiene reacción y todo buen acto tiene que tener una consecuencia para bien o para mal.

Y sí, una de las dependencias donde más difícil ha sido es sin duda tránsito, pero con todos los cambios que se han hecho, incluida la imagen, ya tenemos un gran avance porque quiero de verdad que se convierta en una dependencia de respeto, de ayuda, de vialidad hacia la gente y que deje de ser lo que toda la vida ha sido y si en algún momento se tiene que desaparecer se tendrá que hacer, porque tenemos que dar pasos contundentes les guste o no les guste.

 

—¿Cree que todo esto ha sido  un negocio para alguien?

—Seguramente, pero lo que tenemos que hacer es arreglarlo de tajo. Cancún era un municipio que no estaba municipalizado porque en el trato diario del servidor con el ciudadano está el cochupo y eso se acabó, estamos en una era digital donde eso no lo podemos permitir.

Me costó trabajo la digitalización, hasta hace unos días intentaron volver a hackear el servidor y no lo lograron porque está bien cuidado, pero siguen haciendo los intentos porque quieren regresar a la corrupción.

Yo le pido a la gente que por favor denuncie y si lo pueden hacer directamente conmigo mejor, pues no quiero que las denuncias se queden por ahí.

 

—Sin embargo, esto funciona cuando el servidor público pone de su parte, ¿no?

—Claro que sí, por eso es bien complicado, yo hice un gabinete ciudadano y los que están tienen bien claro que si se corrompen se van. Tengo algunas denuncias en proceso y estoy segura de que se van a fincar responsabilidades en contra de gente que ha actuado mal y los directores saben que ellos tienen un compromiso para que las cosas cambien.

A mí no me gusta que me vean la cara en un mundo tan complejo como es el Ayuntamiento con todo lo que se tiene que checar y por eso es que le digo a la gente que denuncien. Ya basta con la corrupción, queremos gobiernos limpios, sanos.

 

—En otro tema, a lo largo de los últimos meses ha habido señalamientos hacia usted y su familia en medios de comunicación, ¿a qué cree que se deba eso?

—Yo no soy una persona de guerra ni de denostar, soy una persona de paz y de tender puentes y me cuesta mucho trabajo entender la mezquindad, el dolor, la violencia; yo soy mujer y he sido violentada, atacada, lastimada, he sido juzgada y han dicho mentiras tras mentiras de una persona que se ha dedicado durante muchos años a ser una persona de bien, trabajadora porque eso lo aprendí de mis padres y en el momento que te pasas a otra trinchera (administración pública), inmediatamente ya todo lo que has hecho durante todos los años ya no existe y tampoco es justo.

Cuando hablamos de la no violencia y la que hemos vivido también nosotras las mujeres y muchas veces que nos tenemos que callar porque creemos que si respondemos podría ser peor.

Me parece terrible que existan mentes tan perversas por intereses tan mezquinos y con la mano en la cintura me han agredido, diciendo de mis hijos, de mis padres, tomando fotos en las azoteas enfrente de mi casa, enseñando dónde realmente vivo y no la casa que han mentido una y otra vez diciendo que tengo propiedades que no tengo.

Me han seguido, han seguido a mis hijos, yo soy una persona que ando muchas veces sin escolta, voy a misa, ahorita porque hay pandemia no lo he hecho, pero voy con mis padres sin escoltas, mi marido anda sin escoltas y no sé si decirlo porque puede salir contraproducente pues saben que donde más me duele es la familia y es donde me golpean.

Además, nos creen con tan poca capacidad y dicen que el que opera es mi marido y siempre ponen el machismo por delante, afectando la imagen de una mujer que durante toda su vida ha escuchado a sus padres decir que sólo hay un camino y es el correcto.

Ellos me han inculcado que todos los días hay que trabajar y en la medida que se pueda siempre se ayude al otro, se le tienda la mano y ha sido complicado, pero es claro que Dios nunca te manda más de lo que puedas soportar, y creo que cuando tienes una responsabilidad hay que trabajar para salir adelante y hacer lo correcto.

 

—Por los ataques y señalamientos que ha sufrido como persona, ¿va proceder legalmente?

—Claro que sí. Yo tuve la oportunidad de haber estudiado comunicación, y la posibilidad de tener micrófonos y pedir siempre que se denuncie, y hoy que soy presidenta municipal tenemos que alzar la voz. Pero, ¿qué pasa con la gente que no lo puede hacer, a la que juzgan todos los días?

Por eso hay que dar el ejemplo de que se tiene que denunciar, yo he vivido toda mi vida diciendo que se denuncie, pues si no se denuncia no hay delito y entonces ¿por qué voy  a permitirlo?

Debe uno denunciar, porque a veces en el día a día del trabajo hay muchas cosas, y estos ataques se dejan pasar, pero llega el momento de poner un alto, sobre todo porque ya se meten con mi familia. Mis hijos nada tienen que ver, mi marido ha venido a este Ayuntamiento tres veces, cuando tomé protesta, el 15 de septiembre del año pasado y el de este 2020.

 

—El pasado mes de noviembre se vivieron días complicados con las manifestaciones feministas donde hubo destrozos a instalaciones públicas. ¿Cuál es el mensaje que eso representa y cómo ha afrontado ese tema como presidente municipal?

—Habíamos tenido manifestaciones durante toda la administración, ¿cómo te explicas que de repente la situación rebase? Es ahí donde es evidente que hubo infiltrados y eso no lo digo yo, lo dicen las investigaciones que se llevan a cabo por parte de las autoridades correspondientes. Incluso en la primera manifestación, muchas colectivas se fueron al ver que se iba por otro lado.

Yo he sido categórica en reprobar el tema de los balazos y sigo siendo categórica hoy en decir que nos den una respuesta en cuanto a las investigaciones para saber quién dio la orden, por qué dio la orden y cuándo.

También yo había sido tajante, y en todas las manifestaciones anteriores, de que se diera seguimiento a la marcha, las mujeres que se manifiestan en este legítimo derecho de alzar la voz siempre han sido respetuosas, con mucho encono, lo cual se entiende, pero no habíamos tenido esa situación y yo aquí pediría una vez más  que se dé a conocer qué fue exactamente lo que sucedió.

 

—¿Este gobierno se deslinda de los incidentes?

—Claro que sí, yo a la una de la tarde (del 15 de noviembre) giré instrucciones de que se le diera un acompañamiento a la manifestación, de tener cuidado, de que no haya violencia, que si pintaban que lo hicieran, porque al final habíamos tenido otras manifestaciones y la muestra es clara, en la última nos dimos cuenta de que hubo gente de fuera.

Tuvimos otras marchas, una de motociclistas, una en la propia zona hotelera a manera de exigencia pero pacíficas, que son legitimas porque piden justicia por todo el daño que han sufrido. Yo quiero dejar en claro que este no es un gobierno represor.

 

—¿Cree que hubo un plan para afectar a su gobierno?

—Sin duda alguna, he escuchado audios donde se escucha la frase: “vamos a descarrillarla” y se referían a mí persona. Lo que no saben es que a mí me mueve el bien común, yo no tengo nada que esconder, yo sé lo que soy y espero que las autoridades ministeriales avancen en las investigaciones.

 

—Del tema de seguridad, ¿qué nos puede comentar?, sobre todo porque se trata de una situación afecta a todos los ciudadanos.

—Sin duda esta ha sido una de las tareas más difíciles de la administración y la verdad es que estamos buscando la manera de recuperar la paz y hoy estamos trabajando en ello. Por esto, pedimos apoyo a la federación y en conjunto se tomó la decisión de nombrar como Secretario de Seguridad Pública a un marino muy reconocido (el capitán Rubén Oyarvide Pedrero).

Me preguntan ¿por qué de la Marina? y mi respuesta es que se trata de una institución que todo el mundo avala y respalda, cree en ella y el nuevo secretario viene a trabajar mucho la prevención del delito, la policía de proximidad, a trabajar con la ciudadanía, a trabajar con los elementos, hablar con ellos, a hacer un trabajo que creo nos va a generar muchas cosas positivas de la mano de los tres órdenes de gobierno siempre.

 

—¿Seguirán dentro del Mando Único?

—Todo será bajo una coordinación y nunca más por una subordinación  y eso debe quedar bien claro, pues creo que la Secretaría de Marina, que es de donde viene quien está al frente de Seguridad Pública, trae una instrucción muy precisa. Tiene mucho respaldo de todas las instituciones y como tal, la instrucción que tiene es hacer lo que tenga que hacer para cambiar la percepción de la policía y mejorar el tema de la seguridad.

 

—En la recta final de su administración, ¿qué obras tiene en planes para Benito Juárez?

—Es una administración que ha sido muy afectada con este flagelo del coronavirus, pero sí traemos obra, incluso para este fin de año y todo lo que nos queda del 2021, como son las ciclopistas, que es muy importante unirlas para que se tenga otro tipo de transporte intermodal, vamos hacer la nueva celda del relleno sanitario que esperamos sea a la brevedad, traemos obra junto con la federación del PMU (Plan de Mejoramiento Urbano) de cercanía a la ciudadanía, parques, el teatro de la ciudad y estoy en pláticas importantes para atender el problema del bulevar Colosio, pues es imposible atenderlo con un solo recurso, no tenemos ni siquiera el recurso a través de Coplademun o del Fondo Metropolitinano, pero estamos en pláticas para buscar la forma de una rehabilitación completa. Estamos trabajando de la mano con Fonatur y el gobierno federal para que nos ayude pues es la puerta de entrada a la ciudad, a la zona turística de Cancún, Zona Continental de Isla Mujeres, al proyecto del Tren Maya para la gente que baje de la estación que se hará aquí.

 

—¿Cómo le gustaría ser recordada?

—Como una persona que ama Cancún, que dio un fuerte combate a la corrupción, que encontráramos un Cancún que no tuviera niños explotados ni mujeres violentadas, estamos trabajando mucho en ello, que Tránsito haya cambiado como cambió pero que en la práctica sea una corporación que asista a la ciudadanía y que no sea una corporación extorsionadora que regularmente se veía como sacar dinero.

Buscamos tener índices positivos en recuperación de paz, en eso nos vamos a abocar mucho con el nuevo secretario, le dimos un reconocimiento a Puerto Juárez que muchos años había estado en el abandono.

Que nos recuerden como esa administración que volteó a ver a Puerto Juárez que había estado abandonado durante muchos años y también esta lucha en contra de la venta de terrenos irregulares que le han hecho tanto daño a Cancún que se permitió durante muchos años vender a diestra y siniestra predios en donde la gente no tiene ningún servicio y por ende, su calidad de vida es muy complicada porque se permitió ese crecimiento desordenado.

 

—¿Se ha visto la mano del presidente López Obrador en Benito Juárez?

—Siempre ha estado al pendiente, yo agradezco el cariño del presidente, la obra del Tren Maya es sin duda una inversión histórica en el sureste mexicano que se va entender, quizá, cuando opere en beneficio de mucha gente y turísticamente en el tema de conectividad, también ahora después de 15 años de no tener un huracán, inmediatamente nos hizo el favor de enviar al secretario de Marina, Almirante Rafael Ojeda que estuvo aquí trabajando con nosotros.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí